Aprende a decir que no: claves de la asertividad (II)

Antoni Martínez - Psicología en Positivo

Antoni Martínez - Psicología en Positivo¡Seguimos con la segunda parte del artículo sobre asertividad y aprender a decir no!

 

 En ocasiones el ejercicio de la asertividad se puede confundir con el egoísmo. Poco que ver: el egoísmo implica falta de sensibilidad por el otro, cierta avaricia y codicia. Pensar en mí como un ser merecedor no es egoísmo, sino dignidad personal. Es tener una ética de amor propio. La asertividad resalta la autonomía, cuando el egoísta es típicamente individualista y egocéntrico. El pensador Comte-Ville nos dice que el egoísmo no es amor por uno mismo, sino incapacidad de amar al otro, o de no poder amar de una forma que no sea en beneficio propio. El asertivo, el que tiene dignidad por sí mismo, ama y respeta asertivamente.

 

En este avance hasta poder decir “no”, podemos enfrentarnos a inseguridades que bloqueen el ejercicio de nuestros derechos. Para superar esto, la única herramienta es la aceptación incondicional de uno mismo, el permitirse cometer errores, no autocastigarse. La condenación del yo implica la idea de tener ciertos errores o fallas que no puedan superarse. Cuando estas creencias se instalan deberemos pedir ayuda profesional.

 

Sin embargo, siempre podremos por nosotros mismos dar pasos en enfrentarnos al miedo a ser evaluados negativamente por los demás. Requeriremos cambiar la idea de que las opiniones de los demás nos determinan. Hagamos lo que hagamos, a algunas otras personas no les va a gustar. El miedo se vence afrontándolo, no hay anestesia para ello. Una buena recomendación sería en atacar al miedo poco a poco, y a la vez, cambiar las autoverbalizaciones negativas por otras más racionales.

 

La practica de la aserticidad requiere práctica y disciplina, pero más a medio plazo que a largo plazo. Sin embargo, hay personas que tienen una mutación casi instantánea. Captan rápidamente la filosofía que subyace al asertivo, y comienzan a trabajar para mejorar en todos los frentes. Cuando alguien está muy harto, ambos factores pueden servir de motivador. Si la meta es defenderse de alguien específico o de una situación determinada, puede resolverse  en corto tiempo. Pero si se trata de un cambio general en la manera de procesar las relaciones interpersonales y crear un estilo de vida, se tardará más.

 

En todo caso, el primer paso puedes darlo ahora. ¿En qué aspectos puedes mejorar ya para aprender a decir no?

 

Antoni Martínez. Psicólogo en Valencia y online. Tel: 616 19 92 11

Email: contacta@antonimartinezpsicologo.com

 

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *