Artículos sobre Psicología práctica para todos los públicos e interesados en el crecimiento personal. Blog de Psicología aplicada con recursos, materiales, enlaces y los contenidos más útiles.

,

PODCAST 27. Averigua tus fortalezas personales

La Psicología, tradicionalmente se ha centrado en los trastornos, síntomas, puntos débiles o aquello que nos hace sentir mal.

En cambio, la Psicología Positiva, nace con una nueva concepción, la de centrarse en aquello positivo de la persona, aquello que nos hace sentir bien; estudiando la naturaleza humana desde sus puntos fuertes, más que en sus patologías.

Esta idea, enfocada en las fortalezas personales,ha generado una nueva ola de tratamiento a la hora de abordar la personalidad y la conducta humana.

Por su parte, Seligman y Peterson, empiezan a investigar cuales son las experiencias positivas subjetivas y los rasgos positivos individuales, con la finalidad de realizar un manual que muestre los puntos fuertes o positivos de la conducta humana. Para ello, se centran en trabajos de filósofos y libros sagrados para tratar de encontrar los rasgos positivos que se repetían y que pudieran conformar conglomerados.

De lo cual, tras análisis estadísticos y correlaciones, sacaron un total de 6 virtudes: sabiduría y conocimiento, coraje, humanidad, justicia, moderación, espiritualidad y trascendencia.

Dentro de estas 6 grandes virtudes, encontramos un total de 24 fortalezas personales.

Todo y que, ya se disponía del listado de las grandes fortalezas humanas, aún se requería un procedimiento validado que realmente pudiera medirlo todo.

Así pues, crearon un cuestionario validado llamado “Cuestionario VIA (Valors In Action) de Fortalezas Personales”.

Este cuestionario, nos permite averiguar nuestras fortalezas, las cuales, tras haber realizado el test VIA online o escrito, nos proporciona un listado de nuestras fortalezas personales ordenadas, desde aquellas que poseemos en mayor grado hasta aquellas que poseemos en un grado más menor.

A continuación, te explicamos el procedimiento a llevar a cabo, para poder obtener tu listado de fortalezas personales, a partir de la realización del cuestionario vía online:

  1. Accede a la web: www.authentichappiness.sas.upenn.edu
  2. Selecciona el idioma que deseas, en la parte superior a la derecha.
  3. Regístrate en la web.
  4. Clica en “Cuestionario VIA de fortalezas personales”, en la columna central y rellénalo.

Una vez realizado el cuestionario, recibirás el listado de tus fortalezas personales, es entonces, el momento perfecto para que te hagas a ti mismo estas preguntas: Te sientes identificado con esas fortalezas? Te gusta tenerlas? Te definen?

Si sientes, que las fortalezas obtenidas te representan, deberás sentirte bien, habrá sido como una buena noticia, lo sentirás como “es mi verdadero yo, mi propiedad”. Y es entonces, cuando llevarás a cabo la parte más enriquecedora, ponerlas en práctica.

Así pues, al ponerlas en práctica, nos solemos emocionar las primeras veces, suele darse también un aprendizaje continuo al conocer nuevas formas de poner en práctica la fortaleza, incluso suele darse un leve estado de ansiedad positiva por encontrar nuevas formas de poner en práctica esta fortaleza, también se da inevitabilidad al ponerla en práctica.

El poner en práctica nuestras fortalezas, nos da energía, nos ayuda a poner en marcha proyectos personales que impliquen varias fortalezas y que conllevaran emociones positivas.

A que esperas? Conoce tus fortalezas personales y ponlas en práctica! Redescúbrete!

PODCAST 26. Como dormir bien sin tomar pastillas

El descanso es un gran desafío para muchas personas; conciliar el sueño bien, tener un descanso más reparador, un sueño más profundo o simplemente no despertarse antes de hora.

En la mayoría de ocasiones, el hecho de no descansar bien es una consecuencia directa de algún tipo de malestar emocional, por ello, no siempre va ligado a un trastorno del sueño.

Muchas personas, que no logran descansar o dormir bien, recurren a la toma de pastillas o fármacos, esto, puede ser una ayuda, pero nunca debe ser la primera opción a escoger, debido que estaremos dejando a un lado el problema de fondo que nos está quitando el sueño. Además, muchos de estos fármacos, al ser tan potentes, nos pueden llegar a crear adicción, en el sentido de que ya nunca seamos capaces de dormir sin habernos tomado esa pastilla; por la asociación que además habremos creado y por la potencia del medicamento.

Así pues, una de tus primeras opciones, si no consigues descansar o dormir bien, es aquello llamado higiene del sueño, esto es una serie de hábitos que nos ayudan a conciliar el sueño y que la calidad de este sea mejor.

A continuación, te mostramos las pautas para mejorar la calidad de tu sueño y con ello aumentar y optimizar la higiene del sueño:

1. Crea horarios regulares para  acostarte y levantarte. Idealmente siempre a la misma hora durante toda la  semana. Incluidos días festivos. En adultos se recomienda un horario de las 00:30 a las 8:30 horas, pero esto podrá variar dependiendo de la persona y de sus horarios laborales o académicos.

2. Limita el tiempo de permanencia en la cama a un mínimo de 6 horas y máximo 8 horas, si sufres de insomnio. Muchas  personas se acuestan demasiado pronto en los casos de insomnio y se levantan demasiado tarde. Evita éste hábito para no favorecer el condicionamiento.

3. Evita estimulantes y sustancias como el alcohol, cafeína, chocolate, té, nicotina y bebidas oscuras a partir de mediodía. Por el contrario, pueden venir muy bien para aumentar nuestra relajación a medio plazo las hierbas e infusiones relajantes como la valeriana, melissa, manzanilla, etc.

4. Usa la cama para dormir principalmente y mantener relaciones sexuales. Evita la rumiación de los problemas del trabajo, del estudio o personales al momento de acostarse (utilizar la técnica “seguimiento del cuerpo”).

5. Evita dormir durante el día, no hagas siestas si sufres de insomnio. En efecto, estas siestas pueden también implicar ondas delta y el sueño delta tomado durante el día no puede ser  retomado durante la noche. 

6. Practica ejercicio suave en las mañanas o temprano en las tardes; por lo menos media hora a cuarenta y cinco minutos, tres veces por semana. La práctica deportiva puede aumentar el sueño delta profundo.  Nunca practiques deporte intenso después de las 4 de la tarde (sí andar, bicicleta o natación suave).

7. Mantén buenos hábitos alimenticios. No comas mucha cantidad de alimentos con hidratos de carbono o grasas en la noche, evita las cenas copiosas y  procura mantener horarios regulares para las comidas.

8. Fomenta el tener condiciones de sueño óptimas, una habitación oscura, sin ruido y con una temperatura entre 18 y 22 grados centígrados y con condiciones de humedad aceptables. Compra un  termómetro de pared y ubícalo en tu alcoba. Evita mirar el reloj, de tener uno a la vista; ponlo fuera de tu campo visual.

9. Acostumbre tener un ritual de sueño determinado y repetirlo todas las noches, para así favorecer el condicionamiento antes de dormir.

Formulando y potenciando esta serie de hábitos, deberás optimizar tu descanso. Pero recuerda, que si esto no funciona, deberás ponerte en manos de un profesional para indagar más a fondo en el problema y solucionarlo positivamente.

Además, dispones de toda esta información, en un podcast, para que puedas escucharlo siempre que quieras:

Tamara Aleixandre Psicóloga, Psicología en Positivo. Facebook.

 

El saboreo: ¿quieres aumentar tu felicidad en menos de una semana?

Las investigaciones en Psicología Positiva han encontrado alrededor de diferentes cosas  que podemos  hacer para aumentar nuestra felicidad a corto, medio y largo plazo.

Si has entrado regularmente por este blog ya conocerás a nuestro viejo amigo el modelo PERMA y un montón de artículos que te animo a descubrir tecleando arriba en la herramienta de la lupa el término del que quieras saber más.

Lo curioso es que de todas esas cosas que sabes o intuyes que te hacen sentir bien probablemente no estés haciendo ni la mitad de ellas, y algunas son bien sencillas.

Para ser precisos, la mayoría de la gente realmente no hace mucho para hacer deliberadamente su vida más feliz. Muchas veces nos falta pararnos a reflexionar y a sentir lo que necesitamos, aunque sea unos minutos.

saboreo

Saca el doble de partido a tus recuerdos mediante el saboreo

¿Eres capaz de identificar todo lo que has hecho recientemente para tratar de aumentar tu felicidad o tu satisfacción con la vida? Quiero ser directo para que así sepas desde que punto partes y ayudarte a dinamizar tu cambio. ¿Te vas a poner a ello? ¿Quieres algo increíblemente fácil de hacer que la investigación ha demostrado una y otra vez que funciona?

Ahí va el primer consejo: la próxima vez que suceda algo bueno, para lo que estás haciendo, dedica diez segundos y aprecia ese momento.

Viejos clichés como “apreciar la llegada del atardecer” y “son las pequeñas cosas de la vida las que nos dan la felicidad”… son verdaderas. Los terapeutas positivos lo llamamos “Saboreo“. Así es como funciona

¿Qué es el saboreo?

Del término en inglés “savoring”. Estamos ocupados, somos seres multitarea y creemos que esto hace la vida mejor, porque tenemos más cosas que hacer, que leer, que experimentar.

Pero el problema es que esto significa que tu estás prestando menos atención a una sola cosa – y por lo tanto gozas de todas esas cosas menos. ¿Usas tu smartphone mientras comes? Esto te aseguro que te hará disfrutar menos de tu comida.

Otra vieja amiga de este blog es la meditación. Cuando acabes de leer este artículo te sugiero este:  Meditación sencilla  y este otro: Como relajarte fácilmente mediante la respiración.

La atención es clave para nuestro cerebrito y  para nuestras emociones. Quienes se centran en lo negativo, se sentirán mal. Concéntrate en lo bueno y adivina qué sucede: el componente clave para saborear efectivamente se centra la atención. Al tomar el tiempo y gastar el esfuerzo de apreciar lo positivo, las personas somos capaces de experimentar más bienestar.

Ahora si que te animo a que pares unos minutos y veas este vídeo:

“Detenerme a deleitarme con el atardecer” Es cierto. Las personas que toman tiempo para apreciar la belleza que les rodea realmente son más felices. Sé lo que estás pensando: correlación no es causalidad. Cierto.

Pero vale la pena averiguar quien fue antes, el huevo o la gallina, ¿o ponernos el traje de faena por lo que mejor que podemos hacer en nuestras vidas, labrarnos nuestra felicidad?

Deja de leer mensajes de tu móvil cuando tus amigos están contigo. Deja de ver la televisión mientras comes. No navegues por la web mientras estás hablando por teléfono.

Sólo haz una cosa a la vez que te guste, y no te apresures para ello. Reduce la velocidad y aprécialo. Sólo haciendo eso – por sí solo – habrás causado una disminución significativa de emociones negativas y el aumento de la felicidad.

¿Y que hay cuando las cosas buenas que nos pasan acaban? Todo es impermanente, de lo que nos habla el budismo a menudo Estamos muy agradecidos porque sabemos que no durarán para siempre, les saboreamos y las apreciamos más.

Busca esos momentos agridulces (dulces porque nos gustan y agridulces porque sabemos que algún día acabarán) porque la investigación muestra que le ayudará a apreciar más las cosas.

Cuando somos plenamente conscientes de la fugacidad de las cosas – un regreso inminente de una aventura en el extranjero, una graduación, nuestro hijo de abordar el autobús escolar para el primer día de jardín de infantes, un colega cerca de cambiar de trabajo, mudarse a una nueva ciudad- nos son más propensos a apreciar y disfrutar el resto del tiempo que nosotros tenemos.

Aunque las experiencias agridulces también nos hacen tristes, es esta tristeza que nos impulsa, en lugar de tomar por sentado, al llegar a apreciar los aspectos positivos de nuestras vacaciones, colega o ciudad natal; que es “ahora o nunca”. Esto realmente puede ayudarle a obtener más de la vida.

Cuatro claves finales para mejorar tu saboreo:

Vamos a ver cuatro formas prácticas para apreciar mejor lo momentos y estimular más intensamente las emociones positivas:

  • Anticipa el placer. Prepáralo, facilítalo e imagínalo.
    Fíjate lo que sucede cuando viajamos. No sólo disfrutamos en el viaje si no que antes también, decidiendo el destino, ilusionándonos con los lugares que vamos a visitar y las personas que vamos a conocer… Y después, al volver a casa con todas esas nuevas emociones, los recuerdos, las fotos, los souvenirs… todo ello nos ayuda a saborear.
  • Saborea el momento como lo experimentes. Concéntrate en ello y goza.
    Las habilidades de mindfulness que habíamos citado más arriba te van a venir muy bien. La habilidad de centrarse en el momento presente es fundamental. No sólo hará que goces más de la experiencia si no que se te fijará mejor como algo para recordar.
  • Expresar tu felicidad para ti mismo o para otros. Tanto si estás solo como en compañía expresa lo que estás sintiendo.
    Esto tiene un gran poder. Pensarlo está bien, expresarlo está muho mejor. Si lo escribimos para nosotros o para otras personas ayuda mucho, al igual que si lo expresamos verbalmente.
  • Reflexiona sobre un recuerdo feliz. Esto hazlo con regularidad, que conforme un hábito en tu vida.
    Puede  ser una vez al día. Pararte un momento en ese recuerdo, te ayudará para ello hacer una lista de recuerdos felices.

¿Podemos conseguir más de una manera más sencilla?

Antoni

Psicologia Positiva pàra el Día a Día

pd.- para profundizar en la Psicología Positiva más este ebook te vendrá de perlas: Psicología Positiva para el Día a Día.

¿Cuáles son los beneficios de la gratitud?

 

El hombre sabio no se aflige por lo que no tiene, sino que se alegra por lo que tiene”

-Epicteto-

Hoy en día, son muchos los beneficios que se conocen de la gratitud. Entre ellos encontramos que nos hace sentir más felices y contentos, nos hace más agradables y mejora nuestra salud.

Los estudios demuestran que las personas agradecidas son, en general, más sanas que las desagradecidas. Tienen menos dolor físico, y una mejor calidad de sueño. Un estudio también demostró que la gratitud ayuda a mantener nuestros corazones saludables.

La gratitud garantiza una vida positiva, y una vida positiva no hace más que atraer cosas buenas: relaciones sólidas, creatividad, éxito, ideas para ganar dinero, y para de contar.

Existen muchos otros beneficios de la gratitud, pues no solo nos hace más felices y saludables, sino que también nos hace mentalmente fuertes.

La gratitud aumenta tu confianza

Este es uno de los principales beneficios de la gratitud. Te hace mentalmente fuerte porque aumenta tu confianza, pues cuando tienes una actitud de gratitud, no pierdes el tiempo sintiendo pena por ti mismo.

La gratitud te permite ver tu vida a través de un filtro positivo. Te ayuda a darte cuenta de que tienes algo por lo que la gente estaría dispuesta a sacrificar sus vidas.

La gratitud te ayuda a cultivar la asertividad

La gratitud te permite reconocer tu propio valor. Debido a esto, te permite defenderte y negarte a aceptar un trato negativo. La gratitud te ayuda a desarrollar la equidad y la bondad, pero también fortalece tu fuerza mental y te ayuda a desarrollar la asertividad.

La gratitud te ayuda a perdonar y avanzar desde el pasado

Este es otro de los beneficios más importantes: la gratitud desarrolla tu fortaleza mental al ayudarte a avanzar desde el pasado. Cuando estás agradecido, es más fácil para ti mirar pasar tus errores previos y aprender de ellos.

La gratitud ayuda a sanar tu pasado. Te ayuda a perdonar a las personas que te han lastimado, a dejar de pensar en el pasado y te permite concentrarte en tu presente y tu futuro.

La gratitud fortalece tus emociones positivas

La gratitud te ayuda a desarrollar fortaleza mental al mismo tiempo que fortalece tus emociones positivas.

Reduce los sentimientos de celos y te ayuda a experimentar buenos sentimientos. Te ayuda a desarrollar una personalidad positiva, te hace más optimista y menos materialista.

Además, mejora tu espiritualidad y tu autoestima, cultiva la bondad y la compasión.

La gratitud elimina tu sentido de exigencia

Este es probablemente uno de los beneficios más importantes de la gratitud. Cuando estás agradecido, no sentirás que el mundo te debe algo, pues ese sentido de exigencia constante se disminuye. ¡La gratitud te permite valorar el trabajo duro!

La gratitud mejora tu paciencia

La gratitud ayuda a mejorar tu fortaleza mental porque contribuye en aumentar tu paciencia. Cuando sientas gratitud, encontrarás la alegría de esperar pacientemente a que tus sueños se hagan realidad.

Te hará darte cuenta de que no puedes alcanzar el éxito de la noche a la mañana, pues todo objetivo requiere de espera y de trabajo duro para materializarlo.

La gratitud te permite dejar ir cosas que no puedes controlar

La gratitud te ayuda a desarrollar fortaleza que te permite soltar cosas que no puedes controlar. Las personas agradecidas y mentalmente fuertes canalizan su energía en cosas que pueden cambiar, y simplemente dejan ir las cosas que ya no pueden controlar.

La gratitud te ayuda a aprender de tus errores

La gratitud te ayuda a superar tus errores pasados, pero también te permite aprender de ellos. Cuando sientes gratitud, te das cuenta de la suerte que tienes de tener una segunda oportunidad a pesar de los errores cometidos, por lo que te asegurarás de no repetir los mismos errores en el futuro.

Por ejemplo, no pasaste el examen final porque festejaste con tus amigos la noche anterior a la evaluación. Pero afortunadamente, tu profesor te dio la oportunidad de tomar un examen recuperativo la semana siguiente, así que te sientes agradecido por eso.

Este sentido de gratitud te alentará a evitar repetir el mismo error. Te animará a estudiar antes del examen recuperativo en lugar de ir a un club con tus amigos.

La gratitud te ayuda a aceptar el cambio

Las personas agradecidas y mentalmente duras saben que no hay nada permanente en este mundo. Ven el cambio como una oportunidad, así que, en lugar de resistirlo, lo aceptan. Confían en que los cambios abrirán un nuevo e increíble capítulo de sus vidas.

La gratitud te ayuda a practicar el amor propio y la autocompasión

Las personas mentalmente fuertes y agradecidas no se castigan a sí mismas. De hecho, practican la autocompasión con regularidad. Descansan cuando lo necesitan, y se enfrentan a su crítica interior como si estuvieran luchando contra un matón escolar.

La gratitud te inspira a usar tu tiempo de manera

Definitivamente, este es otro de los beneficios más resaltantes de la gratitud: la gratitud te pone los pies sobre la tierra. Cuando practicas la gratitud, te das cuenta de que tu tiempo en este mundo es limitado, por lo que decides usar tu tiempo sabiamente.

No pierdes tu tiempo buscando la aprobación de otras personas o controlando lo que otras personas piensan de ti. Tampoco lo pierdes acechando en las redes sociales o viviendo la vida de otras personas en películas y series de televisión.

La gratitud te permite enfocarte en lo que es importante, y utilizar el tiempo inteligentemente para alcanzar tus sueños y construir relaciones felices.

La gratitud te hace dueño de tu propia felicidad

Las personas agradecidas y mentalmente fuertes saben que son las maestras de su propia felicidad, por lo que no pierden el tiempo comparándose con los demás. En lugar de esto, se centran en sacar lo mejor de lo que tienen.

Las personas mentalmente fuertes y agradecidas no permiten que otras personas limiten su alegría ni limitan la felicidad de otras personas.

Evitan juzgar a los demás, y no pierden el tiempo con la envidia, así que están genuinamente felices por el éxito de otras personas. Recuerda: la gratitud puede desbloquear nuestra felicidad.

Hay cientos de otros beneficios que trae la gratitud: ayuda a cultivar relaciones, a mejorar tu salud física y psicológica, mejora tu empatía y reduce la ira. La gratitud también ayuda a mejorar tu productividad en el trabajo, lo que posiblemente podría conducir a un mejor puesto.

Mejora tu sensación de bienestar, te ayuda a lidiar con el estrés, y sobre todo, aumenta su fortaleza mental. Si no sabes cómo empezar a practicar la gratitud, te recomiendo que diariamente escribas sobre las cosas que te hacen sentir agradecido.

Como sanar el colon irritable con la psicología + mi caso personal

A lo largo de 2017 me sorprendió una enfermedad con un tipo de síntomas que nunca antes había experimentado, y que en este post quiero compartir con vosotros.

Voy a hablar del SII (síndrome del intestino irritable), antes conocido como colon irritabale, o también como colitis ulcerosa.

Creo que los profesionales sanitarios tenemos el deber de velar por quienes nos piden consulta, escuchan en el podcast o nos leen como en el caso de este blog.

Y ello implica también claridad y honestidad con los procesos que nosotros mismos experimentamos 😉

Lo primero es que tras este proceso me queda claro que este es un trastorno que implica tres niveles. Quien piense que una enfermedad es simplemente una alteración química, es decir, algo puramente físico o químico… ¡que se lo piense dos veces!

Incluso un resfriado común es más que unos virus que nos han entrado. Sí, ese es el desencadenante, pero siempre hay un nivel emocional y espiritual.

En este proceso hubieron dos personas que me ayudaron  mucho. Mi médico de cabecera, quien al inicio me ayudó a controlar los síntomas, y Carlos Lacomba, de Saliment,  educador para la alimentación, la salud y el bienestar, quien fue quien realmente me ayudó a superar el problema.

Vamos a ver los tres niveles de curación en el caso del SII.

La parte física en el colon irritable.

Indudablemente hay una parte física en el SII que debe de ser considerada.

En este proceso, aprendí que hay ciertos hábitos, alimentos y combinaciones de alimentos que son más óptimos que otros. Esto hace inclinarse la balanza hacia encontrarse mejor o peor y es fundamental; al final del artículo expondré cómo fueron las soluciones correctas para mi.

La parte emocional en el colon irritable.

Para mi, esta ha sido la parte fundamental.

2017 fue un año complicado a nivel emocional. El proyecto colectivo de Psicología en Positivo cambió y mis ex compañeras y yo decidimos seguir caminos diferentes, tuve que mudarme de forma no deseada del piso donde residí muy a gusto cuatro años, mi querido gato Gizmo falleció tras una larga enfermedad, y más cosas.

Todo llegó de golpe y casi al mismo tiempo y perdí diez kilos de peso. Para alguien que no estaba gordo, es mucho peso corporal.

Las emociones están implicadas en esa homeostasis, que es el proceso de adaptación del organismo.

Es decir, cuando hay emociones intensas implicadas estan van a manifestarse de forma diferente. En mi caso fue con los síntomas del colon irritable.

Si nosotros estamos irritados, una parte de nuestro cuerpo (o varias) van a estar irritadas. Y ello nos está pidiendo que hagamos cambios, los cambios que necesitamos para resolverlo. Y con ello llegamos al apartado siguiente.

La parte espiritual en el colon irritable.

¿Qué sentido, significado y lugar ocupa aquello que me está sucediendo en un momento determinado de mi vida?

Ciertas situaciones nos están brindando la oportunidad de poder trabajar nuestras fortalezas personales tras esas pruebas de la vida.

Es cómo un máster vital. Si superamos determinadas situaciones, si les damos un encaje y un sentido… ¿que no seremos capaces de superar?

Consejos prácticos para el colon irritable.

Vamos a hacer un resumen de cosas que a mi me han venido bien y que he podido recoger tanto del médico de cabecera, del educador para la alimentación así como de otras personas.

Como ves, todos estos consejos son muy prácticos y probablemente a ti también te hagan bien. En todo caso, prueba y adopta lo que te convenga y descarta lo que no.

Masticar bien

Comer bien es clave para lograr una digestión completa que evite la sensación de llenura e hinchazón. La digestión empieza en la masticación, así que toma tu tiempo para que lo que ingieras sea completamente una papilla y que por tanto ponerte lo más fácil posible la digestión.

Hidratación.

Siempre es aconsejable el tomar bastante agua. Aumenta la ingesta de agua (de 1.5 a 2 litros diarios), sobre todo si predomina el estreñimiento. Este es un hábito de salud aconsejable para todo el mundo.

No usar medicamentos a largo plazo.

Al principio si te ves desbordado pueden ser buena idea aquellso movimientos que te ayuden a realizar los movimientos intestinales. Pero a largo plazo pueden debilitar tus intestinos y crear dependencia.

Comidas más frecuentes y menos abundantes

Muy importante, hacerlo así es preferible para no irritar el intestino. Seis comidas pequeñas al día en lugar de tres comidas grandes manteniendo un horario fijo para consumirlas. A mi me ha venido bien para hacer digestones menos pesadas pero prueba tu propio patron.

Haz ejercicio aeróbico. 

Mantenerse activo es indispensable para la salud y en este caso el caminar o nadar son las actividades más recomendables. Además, ayudas a que los movimientos del intestino sean más fluidos y si haces ejercicio en postura vertical estarás ayudando mucho a ello.

Combinaciones de alimentos.

Evita alimentos muy grasos y aumente los ricos en proteínas vegetales (la proteína animal cuesta más de digerir). Consume alimentos preferentemente como fruta.

Reacción ante los síntomas.

Cada persona y su SII tiene un patrón diferente. Aquí lo importante es no desesperar y ello nos lleva directamente a los dos puntos siguientes.

Sigue aumentando tu autoconocimiento.

La sensación de estrés está relacionada con el síndrome de colon irritable al causar espasmos en el tracto gastrointestinal. En muchas webs te vana  decir que es aconsejable practicar técnicas de relajación como el yoga y la meditación.

Vamos a profundizar un poco en ello. Sí, claro que te va a ayudar. Aquí lo que te recomiendo es que prestes atención a tus emociones. No para controlaras, pero sí para gestionarlas mejor.

Elimina la palabra “enfermedad crónica”.

Esta palabra debería estar prohibidad. ¿Por qué? Porque nos situa sí o sí en el rol de paciente.

Es decir, en el que poco podemos hacer para sanar, más allá de aliviar los síntomas.

Si quieres que hablemos en persona de ello, estaré encantado de poder ayudarte. Escríbeme a contacta@antonimartinezpsicologo.com, respondo el 100% de correos que recibo 😉

¿Cómo inspirar a los demás y cambiar sus vidas?

¿Alguna vez te han inspirado a cambiar tu vida de una manera significativa que te hizo más saludable, más feliz o más realizado?

Sí es así, entiendes la diferencia que la inspiración positiva puede hacer en la vida de una persona: ésta es poderosa, pero no es fácil.

¿Te gustaría devolver el favor impactando de manera positiva en la vida de tus amigos, familiares o compañeros de trabajo?

Si quieres ser una influencia positiva capaz de inspirar a tus seres queridos a convertirse en mejores versiones de sí mismos, considera estas 13 maneras de inspirar a las personas que te rodean.

Cuidado

Si no puedes mostrarle a una persona que realmente te preocupas por ellos, ¿crees que podrías inspirarlos? La respuesta es un rotundo “NO”. Muéstrale a las personas que te importan las palabras (¿cómo amaneciste hoy?) y tus acciones (pequeños actos de amabilidad que recorrerán un largo camino).

Sé entusiasta

La frase “el entusiasmo es contagioso” es lo suficientemente común como para ser un cliché, pero es un cliché porque es cierto lo que dice. Refleja el entusiasmo de todos los días a las personas con las que estás en contacto, y mantente dispuesto a apostar por sus sonrisas genuinas, energía positiva y preocupaciones.

Gana confianza

Si una persona que conoces y amas te dice un secreto, se queda entre tú y ella. La creación de la confianza lleva mucho tiempo, pero se puede destruir de la noche a la mañana, así que no participes en dramas o chistes innecesarios en tus redes sociales. De esta manera, las personas a tu alrededor podrán verte con buenos ojos.

Si no es positivo, no lo digas

Es fácil criticar a las personas, pero eso no significa que sea lo correcto. Piénsalo: ¿cómo reaccionas si alguien insulta tu inteligencia, se burla de tu atuendo o critica tu rendimiento?

Si la crítica está justificada o no, apuesto a que te enojas. No es un secreto que a nadie le gusta que lo critiquen, así que si no tienes algo positivo que decir, lo mejor es que selles tus labios.

Desarrolla a la gente

Los cumplidos pequeños tienen una forma de iluminar cualquier día, independientemente de las sombras oscuras que pueden estar sobrecargando a cualquiera. No me creas, encuentra a alguien en tu oficina con el ceño fruncido, cuéntales cuan lindos se ven hoy, y mira cómo una sonrisa brillante se adueña de su rostro.

Defiende tu posición

Es fácil dejar que el estrés de la vida sacuda nuestra fortaleza interna como seres humanos, pero si quieres inspirar a las personas que te rodean, aprende a defender tu posición contra viento y marea.

Mantente firme si quieres mostrar a las personas que te rodean que incluso las peores circunstancias se pueden superar con pensamiento positivo, mejora continua y una actitud de nunca morir.

Admite tus defectos

Aunque es importante no estremecerse cuando la vida nos arroja una pelota curva, es igualmente importante reconocer el hecho de que todos somos seres humanos aquí, y por lo tanto todos son intrínsecamente defectuosos.

Todos tienen al menos una debilidad fragante o dos, así que acepa tus defectos para humanizarte con el fin de que la gente pueda relacionarse contigo en un nivel más profundo. Muéstrame una persona que no acepta sus culpas y te mostraré a un gran mentiroso.

Sé un oyente activo

Cualquiera puede escuchar las palabras que vienen de otras personas, pero no muchas personas pueden escuchar activamente y comprender el significado que está detrás de ellas.

Haz contacto visual si alguien te habla de sus problemas, y realiza preguntas de seguimiento para mostrarles que te importa lo que están pasando. De esta manera le haces sentir reconfortado.

Busca las estrellas

Nadie se sentirá inspirado por una persona que se resigna a la “realidad” (un lugar tan terrible, que en mi opinión, carece de esperanza o de crecimiento personal).

Sé ambicioso, apunta alto y nunca te rindas, si deseas inspirar a la gente para que también ellos puedan lograr cualquier cosa que se propongan.

Critica de manera constructiva

En primer lugar, la crítica constructiva solo debe ser dicha si así se solicita. Como dije anteriormente, “si no tienes nada bueno que decir, mejor no digas nada”.

Si críticas a alguien por sus defectos sin que le solicites ninguna información, lo harás molestar fácilmente. Pero si solicita alguna opinión, hazla de manera positiva.

Por el bien del ejemplo, supongamos que alguien te pidió comentarios sobre un artículo, blog, ensayo o currículum que escribió, en ese caso, puedes enviar comentarios como este:

Primero debo darte las gracias por pedirme tu opinión: ¡significa mucho que confíes en mí! Lo analicé y solo debo decir que me encanta lo que hiciste (inserta un cumplido positivo aquí). Sin embargo, creo que podría ser incluso mejor se hicieras esto en su lugar (inserta críticas y comentarios para mejorar aquí)”.

Trata a todos por igual

Todos somos seres humanos iguales, independientemente de nuestro género, política, raza, religión, y otros factores. Ama y cuida a las personas sin tener en cuenta estos valores irrelevantes que no influyen en la calidad de una persona.

Trata a los demás como quieres que te traten a ti. De esto modo no habrá manera de que vayas por el mundo sin inspirar.

Camina con confianza

Mantén la cabeza en alto y los ojos hacia adelante para poder decir “hola” o “¿cómo estás?” a todos los que pasen. Camina con una energía amistosa que refleje la confianza que vive dentro de ti.

Mantén la calma

La forma en que las personas reaccionan ante los insultos o las críticas habla mucho sobre tu capacidad de inspirar a los demás. Si respondes al odio con más odio, ¿cómo vas a ser mejor que la persona que comenzó el enfrentamiento?

No importa cuán fuera de lugar o duro sea el insulto, lo mejor es mantener la calma, porque enojarse no te hará sentir mejor (y ciertamente no inspirarás a las personas alrededor tuyo).

Evita los insultos a pesar de cómo te trate la otra persona. De esta manera, aquellos que son de naturaleza inquebrantable podrían sentirse inspirados a hacer lo mismo.

¡Todos, absolutamente todos, tenemos la capacidad de inspirar a los demás! ¡Vamos, atrévete a cambiar y comienza a ser una mejor persona desde ya!

Estimulación cognitiva

La estimulación cognitiva, engloba todas esas actividades que se dirigen a mejorar el funcionamiento cognitivo en general (memoria, lenguaje, atención, concentración, razonamiento, abstracción, operaciones aritméticas y praxias) por medio de programas de estimulación.

Entraremos más a fondo en sus características. Pero aquí es importante decir que debe de tratarse de una estimulación cognitiva basada en la evidencia. Es decir, basada en aquellos estudios e investigaciones que nos dicen cuáles de esos procedimientos.

¿Qué es la estimulación cognitiva?

Consiste en mantener y estimular las capacidades cognitivas existentes, con la intención de mejorar o mantener el funcionamiento cognitivo y disminuir la dependencia del enfermo.

Lo más importante, es que al trabajar sobre las capacidades residuales (las que aún conservan) de la persona (y no las que ya ha perdido), lograrán evitar la frustración del enfermo.

Todo esto contribuirá a una mejora global de la conducta y estado de ánimo como consecuencia de una mejora de autoeficacia y autoestima por parte del enfermo.

¿Qué trabaja la estimulación cognitiva?

La intervención sobre las capacidades cognitivas tiene como objetivo la rehabilitación o recuperación de la función cognitiva dañada, la habilitación de la misma en aquellos casos en los que no se haya desarrollado o la compensación de la función, cuando no es posible una recuperación.

Esto puede hacerse mediante intervenciones estructuradas, donde se trabaja sobre actividades concretas y organizadas para un fin, mediante intervenciones no estructuradas.

Estas trabajan sobre actividades recreativas o de la vida diaria como medio para el entrenamiento cognitivo o, mediante la combinación de las dos anteriores.

La estimulación cognitiva requiere en el desarrollo de algunas técnicas la intervención de profesionales con una formación más específica, por lo que se puede dar pautas en el tratamiento que sólo puede ser desarrollada por un profesional especializado, mientras que otras serán desarrolladas desde un punto de vista multidisciplinar.

Como ejemplos:

• Entrenamiento cognitivo; desarrollado por psicólogos especializados.

• Entrenamiento en Actividades de la vida cotidiana (AVD): terapeutas ocupacionales especializados.

Todas estas técnicas tienen como objetivo potenciar las capacidades preservadas y compensar el deterioro. Y en los casos en los que nos encontramos ante una demencia o similar, ralentizar la progresión de la enfermedad.

• Terapia de estimulación cognitiva: carácter interdisciplinar.

• Terapia de reminiscencia: carácter interdisciplinar.

Esto permite que la persona mantenga el contacto con la realidad y tenga la máxima funcionalidad posible (mantener la identidad personal).

Ejercicios de estimulación cognitiva

Lectura y escritura
El hecho de mantener unos hábitos de lectura, así como escribir en un diario o transcribir algunos textos, pueden ayudar a proteger y potenciar la creatividad y la atención, así como trabajar los procesos de memoria.

Crucigramas, sudokus y sopas de letras
La principal ventaja de este tipo de actividades es que son prácticamente infinitas, esto significa que la persona puede ir aumentando el nivel de dificultad de los ejercicios.

Así se desarrolla cada vez más aspectos como la percepción, los procesos de memoria, la lógica y el análisis deductivo, las estrategias de planificación, la memoria de trabajo, la coordinación y la paciencia.

Tangram
El tangram es un juego tradicional de origen chino en el que mediante la reordenación de piezas geométricas, la persona debe conseguir conformar una serie de formas preestablecidas.

Gracias a este juego, la persona puede ejercitar destrezas como la capacidad visoperceptiva, la orientación visuoespacial, la atención y concentración, la capacidad de abstracción, la flexibilidad cognitiva, la creatividad y la destreza motora.

Juegos de mesa
Algunos juegos de mesa tradicionales como el parchís, los naipes o el dominó además de favorecer las interacciones sociales, poseen una gran cantidad de beneficios a la hora de entrenar las habilidades de cognición.

Algunas de las funciones o habilidades ejercitadas son la atención y la concentración, la memoria de trabajo y la memoria a corto plazo o el pensamiento crítico y la flexibilidad de pensamiento, puesto que es necesario ir cambiando las estrategias conforme avanza el juego.

Dibujo
Además de resultar una actividad sumamente relajante, los ejercicios de dibujo y pintura ejercitan la creatividad y la concentración y además, resultan muy motivadores para la persona.

El buscador
En esta actividad se le pide a la persona que cree palabras nuevas a partir de un listado de palabras ya dadas. Gracias a ella podemos ejercitar la capacidad de atención, de planificar y las capacidades lectoras o asociadas con el léxico y el vocabulario.

 

 

Neurofelicidad: el cambio está en tu cerebro

Hoy en día la palabra “Felicidad” está de moda. No lo vamos a negar. Vivimos en un siglo donde los avances científicos y tecnológicos nos han aportado y nos aportan una gran comodidad. Disponemos de algunas facilidades que nuestros abuelos/as no podrían casi ni creer.

Aun así, las estadísticas sobre el aumento de las enfermedades mentales y sobre los trastornos psicológicos son alarmante. A nivel mundial, la Organización Mundial de la Salud (OMS) contempla que unos 700 millones de personas en todo el mundo sufren de desórdenes mentales y neurológicos, 30 millones en Europa y más de 500.000 personas en España.

¿Dónde encuentro la felicidad?

El problema es que el foco de atención, según mi opinión, no está bien orientado. Pensamos que la felicidad está allí a fuera: en nuestras redes sociales, nuestros robots aspiradores, nuestras series y películas… En todo lo que parece que nos hace una vida más fácil y simple. ¿Pero y si la felicidad fuera un estado o una respuesta presente en nuestro cerebro?

Estos mismo avances científicos y tecnológicos nos han permitido generar una serie de herramientas que nos permiten poder estudiar lo que ocurre en el cerebro de una persona en vivo y en directo cuando está enfadado/a, triste, ansioso/a, o por el contrario, en estados de tranquilidad, calma y felicidad.

Estos resultados son de un gran valor porque nos acercan más a los estados naturales que todos podemos sentir para encontrarnos más felices.

neurofelicidad

Cuando se estudió a través de las técnicas de neuroimagen al hombre más feliz de la tierra, el monje Matthieu Ricard, demostró que su corteza cerebral izquierda (la que concentra las sensaciones placenteras) disponía de mayor actividad que su corteza derecha (la que concentra las sensaciones de tristeza o miedo).

Esto nos indica que quizás la felicidad está más cerca de lo que pensamos. Concretamente la tenemos en nuestra cabeza.

No hace falta que nos volvamos monjes o ascetas, o que nos retiremos a una cueva. Podemos ser cada día un poco más felices si nos enfocamos en conectarnos con todas estas emociones más positivas, a partir de toda clase de ejercicios, rutinas o pautas. Por ejemplo, la psicoterapia es una vía para también ayudarnos a conectarnos con nuestros recursos y fortalezas y a poder también sanar y liberarnos de nuestras emociones más negativas.

A lo mejor sólo hemos de dirigir la mirada hacia nosotros/as, hacia nuestros sentimientos, nuestros pensamientos y decidir querer hacer crecer aquello bueno que todos/as tenemos. Es una cuestión de práctica, pero los beneficios son enormes.

Quizás la auténtica felicidad ya está a nuestra disposición si nos damos el permiso.

Oriol Lugo

Psicólogo e investigador de la Universidad Ramon Lull de Barcelona

Fuente:

Lutz, A., Greischar, L. L., Rawlings, N. B., Ricard, M., & Davidson, R. J. (2004). Long-term meditators self-induce high-amplitude gamma synchrony during mental practice. Proceedings of the National academy of Sciences of the United States of America, 101(46), 16369-16373.

Las 6 claves de la persuasión

En nuestras interacciones diarias siempre hay una dinámica que se repite. Nosotros tenemos unos intereses que pueden coincidir o no con los de los demás.

Queremos unas cosas y los demás pueden querer otras. Hay una tensión que a veces es ligera y otras más intensa.

Para resolverlo – y esto es algo que sabemos que va a producirse, ya que esas situaciones tienden a esquinarse de un lado u otro- podemos intentar manipular o persuadir, si no queremos ser pasivos en ello.

Hay una enorme diferencia entre ambos conceptos. Manipulando no hacemos cómplice a quien tenemos delante de  lo que queremos; es decir, es un engaño. Persuadiendo incluimos a la persona en ello y le damos argumentos.

Pero hay unas claves de la persuasión para que esto salga bien. En este podcast contamos con Álvaro Tejedor, buen amigo y gran psicólogo, director del proyecto Psicología y Comunicación. Vamos a escucharle y seguimos abajo con el artículo:

¿Qué te han parecido las claves? Creo que con la explicación de Álvaro quedan claras y sobre todo muy prácticas.

Como toda habilidad, la persuasión es algo que requiere práctica. Y lo bueno es que progresivamente vamos a ir siendo mejores en ello.

En ocasiones practicando nuestras habilidades persuasivas podemos tener la sensación de que en verdad no estamos haciendo algo positivo. Nada más lejos de la realidad; lo que estamos haciendo es ser coherentes con nosotros mismos y sin engañar al otros. Nos sentiremos mejor por conseguir nuestros objetivos que además se pueden alinear con los de los demás.

Sigue estas claves de la persuasión, comenta y comparte si te ha gustado este contenido 😉

Cómo dejar de ser una persona insegura y empezar a quererte a ti mismo

Todos tenemos inseguridades, es algo normal, pero también es usual que estas se vayan disipando con el tiempo. Si últimamente te has sentido más inseguro que nunca, entonces va a ser imposible que crees el negocio de tus sueños, o que te vuelvas el mejor inversor del 2018, o hasta que tengas relaciones personales duraderas.

Lo cierto es que en la vida es primordial que sepas quererte a ti mismo y confiar en tus habilidades. No es fácil dejar de ser inseguro, mucho menos si es algo que ha sucedido por largo tiempo, pero el intento vale la pena si te lleva a lograr más cosas en tu vida profesional y personal. Da un paso al vacío y verás que el riesgo vale la pena.

Estas son algunas formas en que puedes dejar de ser una persona insegura y empezar a quererte más a ti mismo:

  • Deja de buscar leer la mente de los otros: usualmente las personas inseguras tienden a sentirse aún más inseguros porque suelen pensar constantemente en lo que los demás opinan o dicen de ellos. Si estás pensando en que dice la mente del otro, nunca vas a confiar realmente en lo que tú estás haciendo y te enfocas en cambio en la perspectiva del otro. La seguridad personal viene de concentrarte en ti y en tu mente, no en la de los demás. Opta por tener una actitud más enfocada en ti y no en caerle bien a los otros o impresionarlos siempre, de esta forma poco a poco vencerás tus inseguridades.
  • No te compares: esto es muy difícil de dejar de lado, pues todos solemos compararnos en algún momento u otro. Toma el reto de dejar las comparaciones atrás por un rato y verás que te sentirás mucho mejor contigo mismo. En el momento en que sabes que vas a hacer una comparación mental, cambia el pensamiento por algo bueno, como un logro personal reciente, o un evento que te haga feliz. Si nos comparamos encontraremos cosas mal con nuestras vidas siempre, pero la verdad es que todos van a un ritmo diferente y sus metas y resultados también lo son.

  • La perfección no existe: las personas inseguras tienden a ser perfeccionistas también, pero la realidad es que la perfección no existe y es importante recodarlo en todas las situaciones. La próxima vez que te sientas inseguro porque no has logrado la perfección en una actividad, o una relación, o una tarea del trabajo, recuérdate a ti mismo que la perfección no es real y que lo más relevante es dar lo mejor de uno mismo.
  • Resuelve conflictos, no los crees: aquellos que sufren de inseguridad constante suelen ver un problema en todo, sea un lugar, una actividad, o una persona. Si todo es conflicto entonces nunca estarás satisfecho contigo mismo y mucho menos con tus logros o relaciones. En lugar de buscar lo que va mal en todo, busca una solución a tus conflictos personales y encuentra el por qué detrás de tu visión negativa. Ten en cuenta que parte de tener confianza en ti mismo es el poder dejar de lado un problema y resolverlo, pero también saber aceptar las debilidades propias y de los demás.
  • Repasa tus fortalezas constantemente: esta forma de reforzar tu autoestima y de sentirte mejor contigo mismo es muy importante para dejar a un lado tu inseguridad. Cuando te sientas inseguro o mal contigo mismo, repasa una lista mental—o física si la necesitas—de tus habilidades, fortalezas, y logros. Todos tenemos algo de lo que estamos orgullosos y no tiene nada de malo sentirnos bien por eso, así que date una oportunidad de ser feliz y sentirte en confianza para lograr más éxito.

Esta es solo una corta lista de las estrategias que puedes tomar en cuenta para dejar de ser una persona insegura y comenzar a quererte más a ti mismo. Recuerda siempre tener la mente abierta y confiar en que eres capaz de cualquier cosa que te propongas siempre y cuando pongas un poco de tu esfuerzo. Ha llegado la hora de conquistar tus sueños y metas sin la inseguridad de por medio.