Artículos sobre personalidad y atractivo para todos los públicos e interesados en el desarrollo personal. Blog de Psicología aplicada con recursos, materiales, enlaces y los contenidos más útiles.

¿Qué personas hay en tu vida? (con video)

¿Cómo te influyen las personas con las que más te relacionas? ¿Con qué seis personas pasas más tiempo? ¿Podemos esto utilizarlo en nuestro crecimiento personal?

Vamos a profundizar en este artículo para responder a la pregunta de ¿qué personas hay en mi vida?, ver si son las que me interesan, y cómo poder encontrar personas más óptimas, de ser ese el caso.

La teoria de las seis personas

Esta teoría es un muy buen punto de partida, y nos va a servir para abrir boca.

En este artículo profundicé algo más en este tema: Eres como las 6 personas con las que mas te relacionas.

Haz el listado ahora de esas seis personas con las que más contacto habitual tienes. Esto ya te estará dando información relevante. ¿Son familiares, amigos, pareja…? ¿Te ha sido fácil o difícil encontrarlos? ¿Aportan un numero superior de cosas positivas o negativas? Por otro lado, aquí viene una pregunta importante… ¿ellos te nombrarían a ti también como una de esas seis personas?

Aquí, quiero agregar algo más sobre la influencia de esto es nuestras relaciones.

Las personas somos esponjas. Aprendemos, interiorizamos, copiamos y nos inspiramos en los demás. Todo ello obviamente puede ser de forma positiva o negativa. Si es de forma positiva, estaremos creciendo; si es de forma negativa, estaremos tirando piedras sobre nuestro propio tejado.

Sin embargo, la cosa aún se complica un poquito más. Podemos aprender de forma consciente o inconsciente. Por ejemplo, esos buenos hábitos de las personas de nuestro entorno los podemos adoptar de forma consciente y premeditada, o simplemente cogerlos por inercia. Vamos a ver pues la teoria de las seis personas.

En este vídeo respondemos tambien a todas estas cuestiones, añadiendo los testimonios de la gente de la calle.

Cómo encontrar personas potenciadoras

Si eres lector o lectora habitual de mi blog, sabes que siempre me gusta dar consejos prácticos sobre el tema. Aquí no va a ser menos, y te animo a que pongas en práctica estos consejos de inmediato.

1. ¿Con qué tipo de persona quieres relacionarte?

Esta es la parte fundamental. Quien no sabe cuál es el camino que quiere seguir… se acaba perdiendo.

Un buen comienzo es describir a tu “amigo ideal”. Cómo es, que cosas hace, por donde se suele mover, que gustos tiene.

Fíjate en si tal descripción es demasiado generalista o demasiado exigente. En cualquiera de los dos casos, después puedes corregirla.

2. Si quieres amigabilidad, empieza ofreciéndola

Cuando queremos incorporar personas nuevas a nuestra vida, o si queremos reforzar lazos con algunas que ya están, o que están menos, hemos de dar el primer paso.

Sí,  ya sé que es más fácil que los den otros. De ser el caso perfecto, agradezcámoslo. Pero de no ser así, siempre está de nuestro lado el promoverlo.

3. Lanza invitaciones personalizadas

Como un paso más de esa amigabilidad, lo que debemos hacer es también ayudar al otro a que le sea fácil estar en nuestra vida.

¿Le hemos comunicado claramente que queremos y deseamos su presencia?¿Le hemos hecho partícipe de poder estar en nuestra vida?

Una buena fórmula para ello puede ser esta “María, la verdad es que siempre que quedamos me lo paso muy bien, es divertido. ¿qué te parece si nos animamos a proponernos más planes juntos?”

Paso a paso, podremos tener a esas personas que queremos hacer participes de nuestra vida. Espero me vayas comentando 😉

¡Finalmente, comparte el artículo si te ha gustado!

¿Cómo inspirar a los demás y cambiar sus vidas?

¿Alguna vez te han inspirado a cambiar tu vida de una manera significativa que te hizo más saludable, más feliz o más realizado?

Sí es así, entiendes la diferencia que la inspiración positiva puede hacer en la vida de una persona: ésta es poderosa, pero no es fácil.

¿Te gustaría devolver el favor impactando de manera positiva en la vida de tus amigos, familiares o compañeros de trabajo?

Si quieres ser una influencia positiva capaz de inspirar a tus seres queridos a convertirse en mejores versiones de sí mismos, considera estas 13 maneras de inspirar a las personas que te rodean.

Cuidado

Si no puedes mostrarle a una persona que realmente te preocupas por ellos, ¿crees que podrías inspirarlos? La respuesta es un rotundo “NO”. Muéstrale a las personas que te importan las palabras (¿cómo amaneciste hoy?) y tus acciones (pequeños actos de amabilidad que recorrerán un largo camino).

Sé entusiasta

La frase “el entusiasmo es contagioso” es lo suficientemente común como para ser un cliché, pero es un cliché porque es cierto lo que dice. Refleja el entusiasmo de todos los días a las personas con las que estás en contacto, y mantente dispuesto a apostar por sus sonrisas genuinas, energía positiva y preocupaciones.

Gana confianza

Si una persona que conoces y amas te dice un secreto, se queda entre tú y ella. La creación de la confianza lleva mucho tiempo, pero se puede destruir de la noche a la mañana, así que no participes en dramas o chistes innecesarios en tus redes sociales. De esta manera, las personas a tu alrededor podrán verte con buenos ojos.

Si no es positivo, no lo digas

Es fácil criticar a las personas, pero eso no significa que sea lo correcto. Piénsalo: ¿cómo reaccionas si alguien insulta tu inteligencia, se burla de tu atuendo o critica tu rendimiento?

Si la crítica está justificada o no, apuesto a que te enojas. No es un secreto que a nadie le gusta que lo critiquen, así que si no tienes algo positivo que decir, lo mejor es que selles tus labios.

Desarrolla a la gente

Los cumplidos pequeños tienen una forma de iluminar cualquier día, independientemente de las sombras oscuras que pueden estar sobrecargando a cualquiera. No me creas, encuentra a alguien en tu oficina con el ceño fruncido, cuéntales cuan lindos se ven hoy, y mira cómo una sonrisa brillante se adueña de su rostro.

Defiende tu posición

Es fácil dejar que el estrés de la vida sacuda nuestra fortaleza interna como seres humanos, pero si quieres inspirar a las personas que te rodean, aprende a defender tu posición contra viento y marea.

Mantente firme si quieres mostrar a las personas que te rodean que incluso las peores circunstancias se pueden superar con pensamiento positivo, mejora continua y una actitud de nunca morir.

Admite tus defectos

Aunque es importante no estremecerse cuando la vida nos arroja una pelota curva, es igualmente importante reconocer el hecho de que todos somos seres humanos aquí, y por lo tanto todos son intrínsecamente defectuosos.

Todos tienen al menos una debilidad fragante o dos, así que acepa tus defectos para humanizarte con el fin de que la gente pueda relacionarse contigo en un nivel más profundo. Muéstrame una persona que no acepta sus culpas y te mostraré a un gran mentiroso.

Sé un oyente activo

Cualquiera puede escuchar las palabras que vienen de otras personas, pero no muchas personas pueden escuchar activamente y comprender el significado que está detrás de ellas.

Haz contacto visual si alguien te habla de sus problemas, y realiza preguntas de seguimiento para mostrarles que te importa lo que están pasando. De esta manera le haces sentir reconfortado.

Busca las estrellas

Nadie se sentirá inspirado por una persona que se resigna a la “realidad” (un lugar tan terrible, que en mi opinión, carece de esperanza o de crecimiento personal).

Sé ambicioso, apunta alto y nunca te rindas, si deseas inspirar a la gente para que también ellos puedan lograr cualquier cosa que se propongan.

Critica de manera constructiva

En primer lugar, la crítica constructiva solo debe ser dicha si así se solicita. Como dije anteriormente, “si no tienes nada bueno que decir, mejor no digas nada”.

Si críticas a alguien por sus defectos sin que le solicites ninguna información, lo harás molestar fácilmente. Pero si solicita alguna opinión, hazla de manera positiva.

Por el bien del ejemplo, supongamos que alguien te pidió comentarios sobre un artículo, blog, ensayo o currículum que escribió, en ese caso, puedes enviar comentarios como este:

Primero debo darte las gracias por pedirme tu opinión: ¡significa mucho que confíes en mí! Lo analicé y solo debo decir que me encanta lo que hiciste (inserta un cumplido positivo aquí). Sin embargo, creo que podría ser incluso mejor se hicieras esto en su lugar (inserta críticas y comentarios para mejorar aquí)”.

Trata a todos por igual

Todos somos seres humanos iguales, independientemente de nuestro género, política, raza, religión, y otros factores. Ama y cuida a las personas sin tener en cuenta estos valores irrelevantes que no influyen en la calidad de una persona.

Trata a los demás como quieres que te traten a ti. De esto modo no habrá manera de que vayas por el mundo sin inspirar.

Camina con confianza

Mantén la cabeza en alto y los ojos hacia adelante para poder decir “hola” o “¿cómo estás?” a todos los que pasen. Camina con una energía amistosa que refleje la confianza que vive dentro de ti.

Mantén la calma

La forma en que las personas reaccionan ante los insultos o las críticas habla mucho sobre tu capacidad de inspirar a los demás. Si respondes al odio con más odio, ¿cómo vas a ser mejor que la persona que comenzó el enfrentamiento?

No importa cuán fuera de lugar o duro sea el insulto, lo mejor es mantener la calma, porque enojarse no te hará sentir mejor (y ciertamente no inspirarás a las personas alrededor tuyo).

Evita los insultos a pesar de cómo te trate la otra persona. De esta manera, aquellos que son de naturaleza inquebrantable podrían sentirse inspirados a hacer lo mismo.

¡Todos, absolutamente todos, tenemos la capacidad de inspirar a los demás! ¡Vamos, atrévete a cambiar y comienza a ser una mejor persona desde ya!

7 pasos para establecer amistades

Como sociedad, nos estamos volviendo cada vez más solitarios. En un estudio de 1985, la persona promedio declaró que tenían tres confidentes cercanos. El mismo estudio se realizó de nuevo en 2004, y la respuesta más común a la misma pregunta fue cero. Así que si te sientes solo, no eres el único.

En estos días, estamos más conectados de una manera superficial, pero faltan conexiones profundas. Y son principalmente estas conexiones más profundas donde realmente se obtienen los beneficios de salud y felicidad que provienen de los lazos sociales.

“Los resultados de una encuesta demostraron que las personas realmente felices, son quienes tienen relaciones sociales de calidad” (https://gananci.com/como-hacer-amigos)

Esta es una inquietud bastante común: “Tengo XX años de edad … y no tengo ningún amigo. ¿Cómo hago para hacer amigos como un adulto? “. Si has luchado con este problema en el pasado, o estás luchando con él hoy en día, los siguientes consejos podrían literalmente añadir años a tu vida.

Un estudio demostró que la ausencia de amigos tiene un impacto en la salud similar a fumar 15 cigarrillos al día. De hecho, las conexiones sociales son el indicador más alto de nuestra felicidad total, junto a los niveles de éxito financiero.

Sin más preámbulos, aquí se presenta cómo hacer amigos cuando se está en la etapa adulta sin que resulte incómodo. Si bien solía ​​ser muy fácil cuando estabas en la escuela, y tu círculo social estaba pre-construido a tu alrededor, ahora que no estás en la escuela y no te sientes en confianza con tus compañeros de trabajo, ¿cómo puedes hacer amigos a esta edad?

1. Reconecta o profundiza más, con tus amistades existentes

Lo más probable es que tengas algunos amigos con los que solías estar más cerca, que todavía viven en la misma ciudad. Reactiva estas amistades contactando a algunos de ellos. Llámalos y diles que los extrañas. Pídeles que salgan a caminar o a comer. Haz lo que sea que solían hacer juntos, y permite que la relación florezca de nuevo.

Obviamente sólo haz esto si realmente disfrutas de su compañía, y no sólo por tener algún tipo de conexión social. Si tus viejos amigos solían arrastrarte a un estado depresivo, entonces no hay vergüenza en permitir que tus relaciones se queden como están y busca en otras partes nuevos lazos sociales.

2. Llena tu vida de juego

Una de las formas más rápidas de aprender a hacer amigos cuando se es adulto es hacer una elección consciente para llenar tu vida de diversión. Cuanto más priorices momentos de recreación y diversión en tu vida, más feliz serás, más oportunidades tendrás para conocer gente nueva y más atractivo serás como amigo para las personas que encuentres cuando comiences a conocerlas.

Como un ejemplo rápido, digamos que encuentras diversión en el ajedrez, bádminton, baile y pintura. Ahora, imagina que te unes a un grupo de ajedrez, a un taller de danza y comienzas a asistir a una noche semanal de arte. ¿Sería seguro pensar que el número de oportunidades para conocer a nuevos amigos aumentará significativamente? Por supuesto.

¿Requiere tener coraje salir de tu zona de confort para salir de casa y hacer estas cosas divertidas? De nuevo, sí. Pero te divertirás en el camino. El peor escenario es salir, que te diviertas mucho y no conozcas a nadie con quien realmente puedas conectar.

El mejor escenario es que aprovechas un momento de diversión y conoces a varias personas que se convertirán en amigos para toda tu vida, incluso si te sientes incómodo en un principio con la gente nueva.

3. Muéstrate interesado en los demás

Cuando comiences a conocer a nuevos amigos potenciales, asegúrate de que estás demostrando interés en ellos. Todo el mundo tiene la necesidad de querer sentirse visto y escuchado. Pero si diriges tus interacciones solo a que otras personas muestren un interés en ti, tendrás más dificultades para hacer amigos.

Para demostrar interés no sólo debes mostrarte interesado sino además ser vulnerable. Así que empieza por preguntar a la gente acerca de sí mismos. Aprende cómo es su mundo. Descubre lo que les apasiona. Concéntrate en sus temores, alegrías y preocupaciones.

Y luego respóndeles con tu opinión sincera. Diles lo que te importa. Permítete ser quien eres, sin máscaras. Esto es lo que une a la gente para construir bases duraderas de amistad.

4. Cuando encuentres a alguien que te guste, hazle saber tus intenciones directamente

Cuando encuentras a una persona con la que sientes una conexión, hazle saber tus intenciones directamente. Los seres humanos no somos capaces de leer la mente. Y la franqueza es un rasgo de carácter atractivo. ¿Ves algo en ellos que te agrada? Identifícalo. ¿Aprecias algo sobre alguien? Indícalo directamente. ¿Quieres ser amigo de esta persona? Diles esto.

Puede ser tan literal y sin filtro como como decirle a alguien, “Realmente he disfrutado esta conversación. Me llamas la atención y te encuentro realmente interesante. Actualmente busco a algunos nuevos amigos en mi vida y me gustaría que fueras uno de ellos. ¿Quieres almorzar más tarde esta semana? Yo invito.”

Existe la posibilidad de que se sientan halagados por el gesto y te tomen la palabra. Y si no lo hacen, también está bien. Hay mucha gente por conocer para que sean tus amigos. No hay necesidad de forzar estas cosas. Las personas adecuadas llegarán a tu vida cuando estés alineado con ellos y seas honesto contigo mismo.

hacer amigos

5. Unirse a grupos

Esto se relaciona con la intención de llenar tu vida de diversión. Si todas las cosas que tienden a llenar tu tiempo son actividades que te aíslan de manera excesiva, entonces será bueno para ti el que hagas un esfuerzo concertado para unirte a unos cuantos grupos sociales. Clubes de libros, clubes deportivos, clases de cocina, clubes de aficionados. La lista de opciones es interminable.

Dirígete a tu centro comunitario local, carteleras de anuncios, o incluso en las redes sociales y encuentra algunas cosas que te atraigan, y luego ponlas en tu calendario y haz que no sean negociables. Recuerda que tu salud y longevidad dependen de ello.

6. Inicia un grupo

Si has estado investigando durante semanas y no logras conseguir nada que te atraiga, entonces puede ser hora de que inicies tu propio grupo. Inicia tu propio club de lectura o grupo de interés especial. Comienza tu propio equipo de Ultimate Frisbee. Organiza tu propio grupo semanal de aficionados. Inícialo.

Deja que la gente se entere (de nuevo, a través de tu centro comunitario local, tableros de anuncios cercanos o MeetUp.com), y ubica un lugar para conectar con el tipo de personas que deseas conocer, apoyar y con quienes te gustaría establecer una amistad.

7. Pauta reuniones con tus nuevos amigos

Una vez que tu vida esté repleta con momentos de esparcimiento con los diversos grupos de los que eres miembro, empezarás a tener más amigos de los que podías imaginar.

Si manejar a 10-20 buenos amigos es demasiado para hacer malabarismos, entonces otra opción es comenzar a organizar cenas (u otras reuniones de grupo) con tu nuevo círculo social.

Tus amigos se beneficiarán de esas reuniones, y obtendrás la ventaja adicional de ser visto como alguien que conecta a personas con intereses similares, como alguien que les brinda más valor a sus vidas.

Cómo afrontar tus nervios al iniciar conversaciones (con vídeo)

¿Te pones nervioso o nerviosa al conocer gente nueva? ¿Ese primer momento te ha desbordado alguna vez? ¿Te has visto en la situación de querer conocer a alguien y no atreverte a acercarte?

Tirando a la baja al menos apostaría que un 50 por ciento de la población respondería que sí.

En este artículo (con vídeo incluido) respondemos a todas estas cuestiones. Que el primer momento con los nervios de rigor no te impidan acercarte un poco más a quien quieres ser.

Yo mismo respondería que sí a esas preguntas, al menos en algún momento del pasado remoto. Te cuento.

La ansiedad, la timidez y yo.

Siendo psicólogo he trabajado con muchas personas con  ciertas dificultades a la hora de afrontar el iniciar conversaciones. Igualmente he formado parte del proyecto puntero en seducción y habilidades sociales en español, Egoland Seducción.

Tiempo atrás, no me eran ajenos esos miedos. Si bien nunca he sido una persona con una timidez acentuada, mi personalidad tira a introvertida. Prefiero  los pequeños grupos a los grandes, y los entornos tranquilos a los hiperestimulados.

En todo caso sabía que podía mejorar a la hora de relacionarme. Que si hay otras personas con esta habilidad desarrollada, yo también podía mejorar. Y me convertí en mi conejillo de indias.

Por supuesto, decidí aplicar los conocimientos que tenía como licenciado en psicología; fíjate que lo he expresado así y no psicólogo. En la carrera se nos enseñan muchas cosas imprescindibles, pero no siempre a aplicar esos conocimientos. Ahí van cinco consejos que a mi me sirvieron – y que posteriormente apliqué con mis consultantes – para eliminar esos nervios.

Consejos para eliminar los nervios al iniciar conversaciones.

Sigue estas pautas al conocer gente nueva y los nervios dejarán de ser tu peor enemigo:

  • El plan más sencillo es normalmente el mejor.

    En tales situaciones, si somos algo nerviosos, tendemos a complicarnoslo. Nos ponemos en mil posibilidades catastróficas diferentes, cavilamos sobre las cien y una cosas que podemos decir de primeras…  Prueba un hola, o una sencilla pregunta. Simplifica como norma general.

    Con una hola bastará en un 90% de casos. De verdad.

    Con una hola bastará en un 90% de casos. De verdad.

  • La ansiedad nunca se va del todo.

    Cuanto antes entiendas esto, mejor te irá. La ansiedad es una reacción normal, sólo se convierte en patológica cuando es demasiado repetida, y demasiado fuerte. Algo de nervios en situaciones a las que no estamos acostumbrados es algo natural.

  • Respira.

    Por algo será que una cantidad muy alta de técnicas de relajación, meditación y visualización se centran en la respiración. Claro, siempre respiramos… pero no siempre somos conscientes de cómo nos influye a la hora de tranquilizarnos. El tan sencillo hecho de enlentecer el ritmo en el que respiramos en muy pocos minutos te hará sentirte mejor.

  • Ser sociable es algo positivo.

    Acercarse a decir algo positivo, educado y con empatía a una persona o a un grupo que no conocemos es algo bueno. Es menos bueno pensando en las cosas que podrían pasar si nos acercamos e irnos a casa cabizbajos.

  • Hazlo. Y luego vuélvelo a hacer.

    El éxito con hábitos, los hábitos constructivos nos llevan al éxito. Si lo haces una vez está bien, si lo haces diez mejor, si los haces 10000 serás un genio en ello.

Quiero que ahora veas este vídeo. Tuve la oportunidad de participar en esta serie de vídeos instructivos y divertidos a la vez. Las Egolandswers son una comunicación directa entre las personas que siguen el magazine de Psicología Heterosocial donde he colaborado muchos años y los autores del mismo.

Además, te animo a leer allí todos los artículos que he escrito allí sobre Psicología Positiva, relaciones personales, seducción y más temas.

¡Finalmente, comenta y comparte el artículo si te ha gustado! Mejorando un poco cada cual podemos hacer que las relaciones sociales sean fuente de gozo para todos 😉

Conocer gente de manera fácil (artículo + video)

¿Es posible conocer gente nueva tras haber estado mucho tiempo en pareja? ¿O cuando uno lleva mucho tiempo siendo soltero o soltera? ¿Te sientes oxidado u oxidada al conocer personas nuevas? En este artículo quiero compartir contigo diferentes formas de poder volver a conocer gente en cualquiera de esas situaciones, o cuando creas que lo necesites.

En primer lugar si uno quiere abrirse y conocer gente nueva, es decir, ampliar su círculo, debe de tener claro que este es un proceso activo. Es decir, vamos a tener que ser nosotros los iniciadores, o como dice el sabio refranero, “el movimiento se hace andando”.

Seguimos con los refranes, “nadie da duros a pesetas”. Realmente este refrán debería ser sustituido por “nadie da euros a céntimos” pero la verdad es que suena menos poético. Sigamos con lo nuestro, en todo caso.

conocer gente nueva

Del mismo modo que cuando queremos iniciar una relación de pareja siempre te recomendaré que des los pasos adecuados tu, o que al menos señales la disponibilidad para ello, en el ámbito de conocer gente nueva sucede similar. Te daré tres recomendaciones.

Consejos para conocer gente nueva y ampliar tu círculo.

Vamos a ver tres claves que te permitirán quitarte esa capa de óxido social:

      – Si quieres amigabilidad comienza ofreciéndola.

Muestra que quieres ser amigo y sé propositivo. Para ello normalmente tendrás que salir de tu zona de confort. Si has cambiado de domicilio, de ciudad o de trabajo la situación te va a empujar a ello, ya que en cierto grado deberás empezar de nuevo. Ten detalles, saluda, acércate progresivamente a los demás. Inicia las interacciones y habrá un cierto número de personas que responderán bien.

     – Muestra la parte buena de tu personalidad sin ocultar la mala.

Los demás sienten atracción por nosotros por nuestros puntos fuertes, nos acaban queriendo cuando conocen también nuestros puntos débiles. Si eres generoso muéstralo, si eres divertido sé divertido, si la ciudadanía te define sé ético y responsable.

Si bien al principio esto es lo que por lo que los demás van a tender a acercarse a ti, entiende que es cuando los otros nos conocen bien -también lo malo- que nos dan entidad de alguien real, de alguien imperfecto o por ello humano. No te preocupes por ello ya que nos sentimos más cercanos de personas que sentimos que conocemos en sus diferentes dimensiones.

     – Interésate por las habilidades sociales.

Esta serie de habilidades son las que nos hacen llevar vidas más felices, equilibradas y nos permiten conectar con los demás. No el dinero, la inteligencia o de donde seamos. En la red hay muchos recursos gratuitos. Yo mismo buena parte de mi labor profesional la desarrollo en este ámbito ya que me parece primordial.

(Aclaración sobre la foto de portada. No he podido resistirme al buscar fotos con la búsqueda “sociabilidad” a elegir esta. Para hablar con perrines las cobayas deben de aprender su lenguaje. Y lo mismo a la inversa. Ese lenguaje que deben de aprender son las habilidades sociales).

Si has estado un tiempo en que no te preocupaste por todo esto quizás te sientas oxidado u oxidada.  Aquí tienes un vídeo donde preguntamos a gente de la calle y respondemos a algunas de las cuestiones anteriores.

Este vídeo pertenece a Egoland Seducción, el proyecto de Psicología Heterosocial donde colaboro. En él enseñamos habilidades sociales de manera creativa. Las Egolandswers son una comunicación directa entre las personas que siguen a Egoland y los autores del mismo. Además, te animo a leer allí todos los artículos que he escrito allí sobre Psicología Positiva, relaciones personales, autoestima, seducción y más temas.

¡Finalmente, comenta y comparte el vídeo si te ha gustado!

Guía sencilla de cómo vencer la timidez

Si eres del tipo de personas que le gusta relacionarse con la gente o que le cuesta mucho expresar sus opiniones y sentimientos, probablemente seas una persona tímida. Si también prefieres evitar las reuniones sociales y das mucha importancia a la opinión de los demás, definitivamente la timidez es parte de tu vida.

Pero no te asustes. Esto no significa nada malo. Puedes avanzar hacia tu bienestar emocional aceptándote a ti mismo. Lo más importante es que puedes vender la timidez y volverla un rasgo de tu persona que no te causará ningún tipo de limitaciones. Para eso debes aprender cómo atraer pensamientos positivos a tu vida que te darán la suficiente confianza en ti mismo.

Debemos identificar las diferencias entre ser tímido y ser introvertido. Si se trata de una persona introvertida, esta prefiere pasar tiempo a solas realizando actividades por su cuenta. Sin embargo, cuando se trata de interactuar con otras personas no tienen ningún problema. Cuando se trata de personas tímidas, estas quisieran tener mayor contacto con otras personas, pero el miedo a ser rechazados o juzgados les producen sensaciones de frustración y ansiedad que los alejan de todo tipo de contacto social.

¿Cómo se puede vencer la timidez?

Debemos comprender cómo se ha originado y qué factores la determinan. Pueden ser varias las causas. Incluso puede tratarse de tener baja autoestima. De esta manera nos preocupamos tanto de lo que piensan y opinan lo demás sobre nosotros que preferimos cerrarnos y no tener interacciones con otras personas.

Cuando ya tenemos identificada la causa, podemos prestar atención a los factores que desencadenan la timidez. Quizá se trate de momentos en donde estamos rodeados de personas conocidas, o de estar en un grupo de personas al cual no podemos aportar nada cuando comenzamos a sentir mayor ansiedad.

confianza

Debemos aceptarnos tal como somos. Tal como se indicó anteriormente, ser tímido o introvertido no determina un grave problema para la persona. De hecho, si se le pide a alguien no ser de tal manera, esto quedará en la mente de esta persona y automáticamente estará experimentando tendencias a ser de tal forma.

Si el cerebro realmente no quiere pensar en alguna cosa, sea por la razón que sea, por ejemplo porque no le hace bien o porque quiere olvidar estos pensamientos, de alguna u otra manera siempre terminará pensando en lo que tanto se evita. El cerebro está diseñado para aprovechar los recursos que dispone, y es por esto que lo que hará en primera instancia será pensar en lo que no se quiere pensar. Esto se hace de manera automática.

Se ha demostrado que cuando se le pide a una persona cosas como que no sea tímida o que no se sienta ansiosa, en vez de ayudar a la persona a relajarse, más bien produce el efecto contrario, enfocándose cada vez más en su problema. Lo que debes hacer es identificarte a ti mismo como una persona tímida y aceptarlo para que así tu mente pueda superar esa parte de ti que quieres cambiar.

Puedes hacer una lista con todas las áreas en donde sientes que la timidez te afecta. De esta manera puedes comenzar a identificarlas una por una y buscar una alternativa para abordarlas individualmente. Poco a poco y con la suficiente determinación, podrás vencer todos esos miedos que no te permiten mostrarte al mundo como quieres.

 Toma en cuenta los siguientes pasos y aprende a hacer de la timidez un aspecto sin importancia en tu vida:

  1. No te limites:

Cuando identificamos lo que cada emoción nos quiere decir referente a alguna situación social en específico, debemos aprovechar esta ventaja y será más fácil para nosotros abordar el problema directamente. Si existe alguna situación que te incomode, exponte la misma y comunica tus inquietudes abiertamente sin reprimirte.

  1. Enfócate en el éxito:

Cuando sabes exactamente qué es lo que quieres, debes visualizarte alcanzando el éxito. Para esto debes trabajar fuerte en cada paso que debes dar. Si dejas que la timidez se apodere de ti, probablemente no puedas dar todo tu potencial, pero cuando en cambio te sientes con la suficiente confianza y seguridad en ti mismo, tu mente te indicará que no hay nada que temer y las cosas comenzarán a fluir satisfactoriamente.

  1. Comunícate con claridad:

Aprende a comunicarte sin cohibiciones, pero asegúrate de que no ser muy agresivo cuando te expresas. Trata de encontrar tu equilibrio emocional y mantente en una posición que sea lo suficientemente cómoda para ti, pero sin acostumbrarte a estar en una zona de confort. Cuando encuentres esa paz interior dentro de ti, tu timidez tendrá menos control sobre ti.

Cuando algo no te guste o si simplemente es algo que te incomoda, exprésalo. No permitas que te etiqueten de una manera que pueda resultar despreciativa. Hazle saber a esta persona de una muy buena manera que no te sientes a gusto y que por favor no lo repita. Al hacer esto estarás ganando mucha confianza en ti mismo.

  1. No te compares con otras personas:

Lo que importa es lo que tú haces. Esto es lo que define tu valor. No pierdas el tiempo enfocándote en lo que las demás personas hacen. Siempre puedes tomar como referencia el éxito de otros, pero sin descuidar tu propia vida ya que no hay nada tan reconfortante como estar bien con uno mismo.

  1. Participar en reuniones sociales:

No te cohíbas y permítete desenvolverte en eventos sociales. Asiste a las celebraciones de cumpleaños de tus amigos y comparte con un círculo de personas que pueden tener tus mismos intereses. De esta manera te será más fácil interactuar con ellos.

  1. Vence tus miedos:

Además de todas las recomendaciones que puedes tomar en cuenta, puedes probar también la técnica de la desensibilización progresiva, con la cual puedes enfrentar poco a poco tus miedos.

Si tienes una lista de las 10 cosas que te producen más problemas, puedes ordenarlas de mayor a menor dependiendo de cuanto te afecten. Una vez tengas esto listo, puedes ir analizando cada uno para tratar de encontrar una manera en la que te puedas exponer a él hasta que la mente entienda que no debes temer. Repítelo todas las veces que lo necesites hasta que puedas superar cada miedo. Hazlo uno por uno hasta que termines todos los ítems de la tu lista.

  1. Cuida tu postura corporal:

Levántate y coloca tu cabeza mirando hacia el suelo. Cierra los ojos. Cuanto estés en esta posición trata de pensar en alguna situación que te haya producido timidez. Tómate el tiempo necesario y permítete analizar con exactitud todo lo que sucedía en ese momento y cómo te sentías al respecto. Enfócate en todas y cada una de las sensaciones que experimentas. Es normal que tu respiración se acelere y respires con dificultad. Seguramente también te sentirás incómodo y con malestar.

Después de esto, manteniendo los ojos cerrados, mueve tu cabeza hacia arriba. Sentirás que el malestar ya no está. Te darás cuenta de que puedes mejorar cómo te sientes únicamente cambiando tu postura corporal. Se ha comprobado que mantener una buena postura corporal, teniendo la cabeza en alto y los brazos abiertos con los hombros hacia arriba, nos da una sensación de seguridad y confianza.

Descripción del autor: Edith Gómez es editora en Gananci, apasionada del marketing digital, especializada en comunicación online. Se niega a irse a la cama cada noche sin haber aprendido algo nuevo. Le inquietan las ideas de negocio y, más aún, aportar una mirada creativa al pequeño mundo en el que vivimos.

Twitter: @edigomben

Lo que haces, lo que piensas, lo que sientes… ¿eres tu?

“Quiero cambiar mi forma de ser” es una de las frases habituales en la consulta. Todos podemos entender qué se quiere decir con ello, y como profesional sé como proceder para ayudar a  esa persona y a esa demanda que tiene. Sin embargo, creo que la frase tiene mucha más complejidad de lo que parece. A veces tenemos que preguntarnos, ¿Quien soy yo?”

¿Nos hemos parado realmente a reflexionar sobre lo que implica? Te invito, con muchas ganas, a que nos metamos en ello en este artículo. Para ello vamos a empezar a ver como cambiar; y los psicólogos solemos aproximarnos a ello desde las conductas, pensamientos y emociones.

Soy a lo que me dedico y soy mis comportamientos.

En muchas ocasiones lo que hacemos es lo que nos acaba definiendo. En “lo que hacemos” por supuesto se incluye nuestra profesión, aquella actividad profesional que desarrollamos habitualmente y para la que nos hemos formado. Inevitablemente conociendo a gente nueva, por ejemplo presentándonos en un grupo, contaremos a que nos dedicamos. Soy albañil, soy médico, soy psicóloga.

Por supuesto esto nos ayuda a definirnos y a crearnos un sentido de identidad ante los demás. Hemos pasado muchas horas formándonos para ello, haciendo prácticas, trabajando… y esto es además mucha energía. Además sabemos que la profesión ayuda mentalmente a los demás a acotar la cantidad de información disponible que tiene que procesar a la hora de conocernos.

Este es un primer acercamiento a “qué hago”. Pero no es lo único que nos define delante de los demás, en el plano de lo que fácilmente visible.

Las conductas concretas que hago se ven igualmente y son importantes. Si doy la mano firmemente o no, si soy callado o muy hablador, si soy ágil o torpe y otras tantas cosas. Todo ello también me ayuda a definirme. Pero no dice quien soy yo.

Lo que pienso define mi realidad.

Damos otro paso más hasta el definir quienes somos incluyendo nuestros pensamientos. Cierto. Este principio es algo en lo que personalmente creo a ultranza. Tanto que estaría dispuesto a surcar los siete mares para defenderlo.

Es un principio defendido tanto por la psicología cognitivo conductual como por la Psicología Positiva. Lo que pensamos forma nuestra realidad, y estos pensamientos pueden ser cambiados vía ciertas técnicas específicas. Y funciona con constancia y con el acompañamiento adecuado. Así tal y como pensamos vivimos… pero esto aún no nos hace llegar a nuestro Ser.

Mi vida emocional define mi existencia.antoni martinez psicologo

Otra verdad que puede aportarnos mucho en nuestro desarrollo personal. Tanto las emociones que englobamos como positivas como aquellas que englobamos como negativas influyen de manera determinante en nuestro día a día y por tanto en nuestra existencia.

Si bien tenemos la convicción de que lo que pensamos puede estar influido por mil y una cosas, igualmente suele haber consenso en que las emociones nos engañan menos. Es decir, estas, vienen más de las entrañas, son más directas y más reflejo de lo que realmente nos pasa. Así, de alguna manera ayudan a definirnos mejor ¿Cuál suele ser mi tono emocional, alegre o triste? ¿Qué emociones suelo provocar en los demás?

Del “quiero cambiar mi forma de ser” al ahora.

Si quiero cambiar debo modificar mi forma de actuar, de pensar y de sentir. Este por ejemplo es el trabajo integral que hacemos en Psicología en Positivo. Podemos empezar por uno o otro aspecto que van a influir al resto. Y sí, estaremos cambiando… aunque ahora viene la idea principal de este artículo. Hay algo más profundo que te define y que va más allá de lo que haces, piensas o sientes. Ello es independiente de que seas una persona religiosa o espiritual o no; en algunas tradiciones será tu Ser, tu esencia tu Yo o tu alma. Llamémosle tu Ser.

Tu Ser es inmutable y ya está ahí. Te daré una pista de cómo acercarte a él. Si haces meditación, relajación o mindfulness sabes de lo que estoy hablando, sobre todo si tienes experiencia en ello. Si eres principiante y andas mejorando en ocasiones habrás sentido lo que te estoy tratando de comunicar. Otra manera es si en ocasiones – y esto todo el mundo lo ha experimentado –  es algún momento de gozo y de quietud, por ejemplo esos momentos andando por una playa tranquila, por la montaña, por un parque. Estamos con nosotros mismos y nos sentimos bien, como si todo estuviera en orden.

Si quieres encontrarte bien puedes cambiar tus conductas (te ayudará a tener consecuencias diferentes), modificar tus pensamientos (te sentirás mejor) y gestionar tus emociones (lo cual te relajará). Aunque tu “Ser” seguirá estando ahí. Y con todo ese trabajo de transformación lo que  podrás conseguir es el enorme logro de llegar mejor a él. El trabajo valdrá la pena. Seguro.

Un positivo abrazo,

Antoni

ps.- ¿quieres dar un paso más? Escríbeme aquí abajo en Comentarios o en Contacta haciéndome llegar todas las cuestiones que tengas tras leer este artículo o concertar una consulta ¡Y compártelo en las redes sociales si te ha gustado!

Evita la dependencia emocional.


¿Soy dependiente emocionalmente?
 Este pensamiento probablemente muchas de las personas que leáis el blog lo habréis tenido. Y todos podemos haberla experimentado en algún momento de nuestra vida. La pareja es en donde más fácilmente podemos verla, pero también en otro tipo de relaciones afectivas, como relaciones pasajeras, amigos o la familia. En este artículo quiero compartir contigo algunos puntos importantes para evitar la dependencia emocional y desarrollar relaciones más sanas y equilibradas.

Dependemos afectivamente de los demás cuando sentimos que cedemos en demasía, que nuestro estado de ánimo viene ligado en exceso a la otra persona o cuando en el vínculo que nos une somos nosotros quienes solemos salir perdiendo, a la hora de ceder o de sacrificar cosas que para nosotros son importantes emocionalmente.

evitar la dependencia

¿Dependes emocionalmente de tu pareja?

“Ella cambiará”, “Los malos momentos son compensados por los buenos que a veces se dan” o “Cuando él está bien, yo estoy bien” pueden ser signos de dependencia emocional. ¿Te sientes identificado con estas frases?

A continuación, te presento una serie de afirmaciones. Determina si te ves reflejado con cada una de ellas y en qué grado (estableciendo un número del 1 al 5 para cada afirmación, siendo 1 el nivel menor y 5 el mayor).

  1. Mi forma de amar es tan entregada que me hace daño
  2. Cuando estoy soltero/a y no tengo a ninguna persona en quien pensar, me siento muy mal.
  3. Siento que no podría ser feliz si mi pareja mi dejara.
  4. Siempre he sido quien ha amado más en todas mis relaciones.
  5. Me cuesta tomar una decisión si mi pareja no la aprueba.
  6. En mi vida nunca he estado solo/a, he enlazado una relación amorosa con otra.
  7. Me siento incapaz de cortar una relación, incluso aunque no me encuentre a gusto.
  8. Frecuentemente cedo a mi pareja la responsabilidad de tomar las decisiones que nos incumben a los dos.
  9. Idealizo muy fácilmente a las personas de las que me enamoro.
  10. Siempre he pensado que “el amor puede con todo”.
  11. Si no sé lo que está haciendo mi pareja a lo largo del día, siento ansiedad.
  12. Estar con mi pareja implica mucho sacrificio y esfuerzo, pero merece la pena.
  13. Tengo mucho miedo a que mi pareja me abandone.
  14. La vida no tendría sentido para mí si me quedara solo/a.
  15. Desde que estoy con mi pareja, he dejado bastante de lado otros círculos sociales.

Si te sientes fuertemente identificado con la mayoría de las anteriores afirmaciones, es posible que tengas cierta tendencia a depender emocionalmente de tus parejas sentimentales.

Cómo evitar la dependencia emocional.

Los siguientes puntos te van a proporcionar una guía clara para prevenir y minimizar este tipo de dependencia.

 Date cuenta de tus prioridades.

Pregúntate de manera sincera qué es lo que quieres y de qué forma lo quieres. Puede haber viejas ideas que ya no te sirvan, cosas que aprendiste o que “heredaste” de tu familia. Si notas que dependes emocionalmente, puede que tu prioridad ahora no sea tener pareja o mantener esa amistad que ya no te llena, y sí tu bienestar emocional. Replanteate lo que te dijeron y lo que interiorizaste.

Recuerdos del pasado, sueños de futuro.

Quizás cuando éramos pequeños o adolescentes fuimos creyendo en que necesitábamos a alguien más fuerte o con más experiencia cerca de nosotros para estar bien. Obviamente poder recurrir a personas con estas características nos va a beneficiar. Pero no son imprescindibles para arreglárnoslas en la vida. Imagina qué tipo de personas quieres a tu alrededor en el futuro.

 Tus puntos fuertes.

Valórate y reconócete como persona valiosa y especial. Este punto es tan importante que excede el contenido de este artículo, por ello te presento aquí algunos artículos donde desarrollo a fondo este tema: Personalidad atractiva y carismática.

Evitar la dependencia emocional es posible partiendo de los puntos anteriores y con una dosis de trabajo personal imprescindible. No se trata de pasar de los demás, si no de darles la importancia precisa en nuestras vidas y de tender a ser autónomos emocionalmente.

Seguramente este sea uno de los mejores favores que podemos hacernos a nosotros mismos y a nuestro futuro, y así evitar la dependencia emocional ¡Un positivo abrazo!

 Antoni

 pd.- si quieres seguir profudizando en el tema, en el programa Bioradio hablamos sobre este mismo tema, de forma ampliada 😉

pd2.-¿Quieres seguir trabajando en tu independencia emocional? Te recomiendo seguir un programa terapéutico. También puedes comentar aquí abajo o escribirme en Contacto. 

Cómo nos influye la sociedad y las opiniones de los otros

Dentro de la Psicología Social encontramos numerosos estudios que muestran como cambiamos nuestras opiniones, creencias o conductas cuando estamos acompañados o solos, o cuando estamos delante de una figura de autoridad o de alguien de quien nos creemos por encima.

Somos animales sociales y cambiamos para poder adaptarnos mejor al entorno.

En este blog encontrarás numerosos artículos para encontrar tu propio camino, mejorar tu personalidad y sentirte más equilibrado y adaptado. Quise que fuera así dado que efectivamente la sociedad nos influye, y mucho. Igualmente, para quien quiera empezar a cambiar ya, procesos guiados como el de Autoestima en Positivo.

El primer paso es ser consciente de ello. El segundo, ver de manera más clara cómo podemos cambiar, cómo podemos evolucionar. Vamos a ver ambos hechos y así tener más claro cómo nos influyen las opiniones de los demás.

las opiniones de los demás

Cómo nos influyen las opiniones de los demás.

Muy conocido es el llamado Experimento de Milgram donde personas psicológicamente sanas o “normales” llegaban a administrar supuestas descargas eléctricas realmente fuertes a otras personas (os invito a pinchar en el enlace anterior para conocer las razones).

El anterior caso se trata de un ejemplo extremo y además vemos incluido el factor de obediencia a la autoridad. Sin embargo en  nuestro día a día podemos comprobar muy fácilmente este hecho.

Los grupos son positivos y necesarios y las opiniones grupales nos influyen, pero, ¿hasta que punto? ¿por qué llegamos a manifestar públicamente una opinión sobre la que no estamos de acuerdo? El vídeo siguiente nos enseña algunas de las claves:

 

El caso es que esto tiene unas repercusiones. El hijo que hace algo sólo para obedecer al padre, la amiga que sigue un consejo que su colega le ha dado de forma quizá desganada.

Cómo podemos ser más independientes de las opiniones ajenas.

El primer paso como decíamos es ser conscientes de ello. El segundo dar un paso más.

Si me permito mantener una opinión independiente voy a mantener  mi autoestima saneada. Así que ese primer paso sería saber que yo quiero y puedo hacerlo.

Creo que el punto de partida es saber que las opiniones de los  otros son feedback. ni más ni menos. 

Yo elijo escuchar, y yo elijo si reacciono, cuando y como.  A partir de ahí, me empezaré a acostumbrar a actuar según mi propio juicio.

¿Difícil? No tanto como pensamos. Puesto que no sólo vamos siendo mejores cada vez en ello… ¡si no que se le acaba cogiendo el gusto!

Si quieres empezar a cambiar, un primer paso puede ser dejarme un comentario abajo, que responderé antes de 48 horas.

Antoni Martínez Psicología en Positivo Valencia

Positiviza tus relaciones.

Hoy tengo el placer de presentar en el blog a Álvaro Tejedor. Álvaro para mi es uno de los mejores comunicadores en Psicología que conozco y tiene  experiencia ya de muchos años trabajando en habilidades sociales y seducción, como podrás comprobar en nuestro podcast:

Puedes conocerle mejor aquí en su google plus. Hoy nos va a hablar de un tema fundamental que a todos nos toca, cómo desarrollar relaciones más positivas con los demás. ¡Os dejo con él!

◊◊◊

Antes de empezar este artículo me gustaría agradecer a Antoni la posibilidad de compartir este espacio y este tiempo que vas a dedicar a leerme. Admiro su trabajo y desde luego me apasiona la psicología positiva, me parece una herramienta preventiva cómo ninguna otra.

Hoy voy a hablarte de cómo mejorar tus relaciones sociales, cómo aplicar la psicología positiva a cómo te perciben las amistades, los conocidos e incluso con cualquier transeúnte de tu ciudad.

En primer lugar, me gustaría analizar las ventajas que mejorar la calidad de las relaciones sociales puede tener en tu  autoconcepto o autoestima:

-Si mejoras en las relaciones sociales…

Cambiará la percepción de ti mismo cómo persona. Te sentirás una persona con más opciones y posibilidades, te verás con más recursos para conseguir lo que tú quieres. Eso aumentará tu autoestima social.

-Si mejoras en las relaciones sociales…

Tienes más posibilidades de recibir feedback positivo. Si hablas con 50 personas al mes en lugar de con 5 tienes más opciones de que te valoren positivamente más personas. Y lo mismo pasa si hablas con 500 en lugar de con 50. El hecho de recibir más valoraciones positivas aumentará tu autoestima social.

positiviza tus relaciones

-Si mejoras en las relaciones sociales…

Adquirirás un mayor conocimiento del mundo. Las personas son un recipiente casi infinito de historias, anécdotas, apreciaciones, matices y emociones. Si compartimos tiempo, apreciaciones y sonrisas con cualquier persona se nos queda impregnado una pequeña parte de su esencia, aprendemos de sus experiencias e interiorizamos algunas lecciones ajenas a nuestra vida pero que pueden enseñarnos a cómo vivir mejor.

-Si mejoras en las habilidades sociales…

Te sentirás más vivo. El ser humano es un animal social. Necesitamos de contacto humano para sentirnos realizados. En la calidad de ese contacto humano es donde se construye o deconstruye nuestro bienestar.

Viendo todo lo que sales ganando… ¿Nos ponemos a la obra con mejorar tus relaciones sociales?

Positiviza tus relaciones sociales:   3 consejos para mejorar tus relaciones sociales.

Vamos a ver tres pautas eficaces para  mejorar tu relación con los demás:

1. Aumenta un escalón con todas las personas de tu entorno.

risa

El primer pasos será cambiar tu  predisposición y la actitud con la gente. Debes empezar a tomar la iniciativa, generar cambios en tu relación los demás. Fabricar relaciones más íntimas y positivas

A)     El primer paso será comenzar a perder la timidez. A los desconocidos se les saluda con un “buenas tardes” y “buenos días”. ¿Por qué? Porque es de buena educación, porque quieres ser más social y porque una sonrisa con un buenos días es capaz de mejorar un inicio del día. Y ahora quieres ser una persona capaz de mejorar sus inicios del día.

B)     A los conocidos párate a preguntarles “¿que tal?  ¿como va el día?”. Todos sabemos lo que es mirar hacia otro lado cuando es a alguien que no te apetece saludar por pereza o timidez. ¿Mejoran la timidez o la pereza alguna vez tu estado de ánimo? Me atrevo a decir que no. Trata de pararte, mostrar interés en cómo le va su vida. Quizá  esa persona conocid@ pueda convertirse en alguien importante en tu vida.

C)     A los compañeros de trabajo, universidad ofréceles planes para hacer juntos. Hay mucha gente con la que nos llevamos bien, con las que estamos a gusto e incluso consideramos nuestras amigas, pero que sólo estamos con ellas en un contexto establecido. Si esa persona te hace sentir cómodo a su lado, ¿Por qué no invertir un poco de tiempo en profundizar en esa relación? Dedícale tiempo a pensar que planes pueden gustarles y toma (otra vez) la iniciativa de mejorar esa relación en calidad.

2. Premia lo que te guste de tus amigos.

Si quieres tener relaciones más positivas tendrás que incorporar la generosidad en uno de los atributos con los que la gente te identifique. La gente está acostumbrada a no mostrar sus sentimientos, ya sea por vergüenza, por orgullo o por una mezcla de ambas. Nuestro objetivo será erradicar la vergüenza y el orgullo de nuestras relaciones.

 El truco es el siguiente: Dile a la gente lo que te gusta de ella, lo que admiras o incluso porque son tus amigos. Ellos agradecerán esas muestras de cariño y de generosidad y, no sólo eso, es más probable que ellos se comporten de manera más generosa contigo y también sean más cariñosos.

3. Cultiva y dirige tu vida hacia donde a ti te interese realmente.

A la hora de encontrar gente nueva para incorporar a nuestra vida, es más probable que encuentras a gente con las mismas inquietudes e intereses  que nosotros en lugares relacionados con nuestros intereses e inquietudes. Es decir, si quiero conocer a gente vegetariana para seguir desarrollando esa faceta de mi vida tiene poco sentido buscarla en un asador argentino. Para desarrollar este punto, me parece interesante este vídeo de una charla que di en la FNAC porque creo que es bastante clarificante.

Ahora, ¡a hacer los deberes!

pd.- ¿prefieres escucharnos en audio? En este podcast tratamos acerca de las relaciones sanas vs relaciones tóxicas 😉