Coaching” procede del término inglés to coach, entrenar, tutelar, adiestrar, dar indicaciones, comunicar hechos. Básicamente es un método para entrenar a una persona o grupo de personas fomentando su desarrollo a partir de ellos mismos para que sean capaces de manifestar todo su potencial.


En el entorno profesional y personal se conoce por coaching al proceso interactivo y transparente mediante el cual el coach o entrenador y la persona o grupo (“coachee”) implicados en dicho proceso buscan el camino más eficaz para alcanzar los objetivos fijados usando sus propios recursos y habilidades.

El coaching debe implicar la creación de visión de futuro o de un ideal al que aspirar por parte de la persona a la que se desea desarrollar. El objetivo es mejorar el desempeño de las personas. Por ejemplo, en un partido de tenis tu oponente es tu amigo por que hace que te esfuerces con ahínco y corras para dar a la pelota. Un coach debe ser algo parecido.


Conseguir que las personas se esfuercen al máximo genera autoconfianza en ellos mismos. Debemos aprender a ver a los que que nos rodean (compañeros, subordinados, colegas…) por su potencial futuro y no por su desempeño en el pasado. La meta del coach es desarrollar el conocimiento, la responsabilidad y confianza del otro en si mismo. Es decir, desarrollando su autoestima.


No obstante, un coaching que no dé como resultado el éxito progresivo, sólo ocasionará una reducción en la autoestima de la persona y minará el objetivo del coaching.


Resumiendo, el coaching es una forma de gestión, un modo de tratar a la gente, una forma de pensar y una herramienta de desarrollo personal y profesional.


Si deseas comenzar un proceso de coaching personalizado haz clic aquí.