,

Cómo afrontar mejor nuestras responsabilides diarias

psicologos en valenciaEl miedo a responsabilidades es algo que tememos desde jóvenes en algún momento de nuestra vida ¿Seremos capaces de formar una familia? ¿De formar un verdadero hogar? ¿De tener un buen trabajo e ingresos? Son causas que nos atormentan psicológicamente, y más en estos tiempos que corren.

Es inevitable tener responsabilidades a lo largo de nuestra vida, familia, trabajo, amigos, etc..

 No todo el mundo tiene la misma predisposición a la hora de mostrar habilidades en cuanto a responsabilidad se refiere, aunque en gran parte, este motivo es psicológico, es necesario tener una gran fuerza mental y una buena psicología para afrontar los diferentes problemas derivados de las responsabilidades.

¿Cuáles son los problemas que pueden provocar las responsabilidades?

 Cuando una persona no es capaz de aceptar con naturalidad las responsabilidades y el peso moral que conllevan, se pueden provocar problemas de salud, moralidad e identidad.

 El estrés es sin duda el mayor de los problemas resultantes por la falta de psicología a la hora de manejar responsabilidades.  No saber manejar situaciones puede llevarnos a un grado de estrés bastante elevado.  No aplicar el grado de gravedad adecuado a situaciones concretas son un lastre para el nivel de estrés que puede llegar a padecer la persona.

 Los problemas de identidad y moralidad también derivan de esta incapacidad para manejar responsabilidades. Sentirse poco útil o tener un estado de ánimo continuo de pesimismo son síntomas directamente relacionadas con estos problemas de responsabilidad. Al final de estos procesos, si no se tratan bien psicológicamente, pueden llegar a concluir con falta de amor por uno mismo.

¿Qué podemos hacer para afrontar mejor  nuestras responsabilidades?

 Para manejar responsabilidades, la mejor solución es simplemente aceptarlas, con tranquilidad, con trabajo, con esfuerzo, pero sin olvidar lo fundamental en todo esto, la vida es para vivirla y disfrutarla.

 Otro de los consejos es la de intentar enfocar a las responsabilidades desde otro punto de vista, en lugar de cómo obligaciones, transformarlas en placeres. Querer a tus hijos, darles lo mejor, intentar realizar un trabajo gratificante, etc…

 Intenta encontrar momentos para realizar actividades de ocio, en las cuales desconectar de las responsabilidades, cambiar de ambientes y darle un pequeño respiro a tus responsabilidades te ayudará a retomarlas con más fuerza.

 Llevar un camino recto, en el cual tengamos la convicción de que lo hacemos en cada momento es lo correcto, nos dará mayor tranquilidad en nuestra vida y nos dará un punto de vista más positivo sobre nuestras responsabilidades.

 Es ley de vida, tenemos etapas en las que somos seres dependientes, y otras en las que otros dependen de nosotros, tener una figura ejemplar nos puede ayudar en momentos en los que tengamos que coger las riendas de nuestras vidas, e incluso las riendas de otras vidas. Al final de todo, lo que queda es satisfacción.

 Agradecimientos a esta colaboración de “Cómo afrontar nuestras responsabilidades diarias” enviada por Gabinete Psicología Granada

3 comentarios
  1. Antoni Martinez
    Antoni Martinez Dice:

    Muy bueno lo de tratar de cambiar las responsabilidades a placer y desde luego el aceptarlas como parte de la vida. Al final es tratar de optimizar el proceso. ¡Gracias por el artículo!

    Responder
  2. psicologo barcelona
    psicologo barcelona Dice:

    También está el caso en que en ocasiones asumimos o nos autocreamos más responsabilidades de las que serían necesarias. Nuestras propias autoexigencias o las inculcadas pueden llevarnos a vivir en un estado de estrés por no ser capaces de cumplir todos esos objetivos y responsabilidades que nos hacemos nuestras.

    A veces hay que pararse a pensar, si realmente lo que consideramos un deber, realmente lo es, preguntarse porqué lo es y que ocurriría si no lleváramos esa actividad que nos supone una obligación ¿Se acabaría el mundo? ¿Saldría alguien perjudicado? Lo más probable es que no.

    Hay que relativizar y aprender lo que realmente son deberes y lo que son costumbres que en ocasiones nos podemos saltar. Estas preguntas nos ayudarán a vivir más tranquilos y más en armonía con lo que realmente nos apetece hacer.

    Responder
    • Antoni Martinez
      Antoni Martinez Dice:

      Gran respuesta. En ocasiones nos calibramos bien las exigencias que nosotros mismos nos ponemos. Y si el poder gestionar mejor esto lo unimos a relajarnos de tato en tanto, yendo por ejemplo a la playa a pàsear, a la montaña a oxigenarnos o a pasar una velada genial en buena compañíairemos teniendo una vida balanceada 😉

      Responder

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *