,

“Comunicación en la pareja (I): Cuando ella quiere hablar y él sólo escapar”

antoni martinez psicologo


Un problema, que vemos muy habitualmente de terapia de parejas, es la falta de comunicación. Pensamos que nuestra pareja debería ser de la forma que nosotros somos con ellos y recibir lo que nosotros damos, he ahí
el error: creer que hombres y mujeres somos iguales en cuanto a cogniciones, sentimientos y expresiones. Los hombres se guardan todo, mientras que las mujeres son libros abiertos.

Este primer artículo de “Comunicación en pareja” está dirigido sobre todo a las mujeres, para que comprendan por qué a los hombres les cuesta compartir sus problemas y daremos breves pautas para no caer en discusiones ni malentendidos.

Luis llega a su casa después de un largo día de trabajo. Ha sido un día duro: en el trabajo las cosas no van bien y ha escuchado rumores sobre posibles despidos. Está deseando traspasar el umbral de la puerta y sentarse en el sofá para ver el partido de esa noche.

Ana tampoco está contenta pues ha discutido con su mejor amiga esa tarde y espera que llegue Luis a casa para poder contárselo porque está muy agobiada.

Nada más sentarse en el sofá Luis, Ana se sienta a su lado y comienza a sacar el tema de la discusión, pero él no está receptivo. Ella se da cuenta de que no le está escuchando e intenta llamar su atención, sin conseguirlo, sintiéndose triste. Luis se excusa y le dice que no ha llevado un buen día. Ana ve aquí una oportunidad de sacarle conversación y le pregunta por ello, consiguiendo lo mismo que antes: Luis está esquivo y sólo se centra en el partido.

Ana se enfada y le echa en cara que ya no hablan y que parece que él ya no la quiere. Gritando, ella se va a la habitación, mientras Luis no entiende por qué se ha puesto de ese modo.

¿Te suena esta escena? ¿Has vivido esta situación? ¿Qué ha ocurrido?

  • Una aproximación a las diferencias de género

John Gray, en su libro “Los hombres son de Marte, las mujeres de Venus” (1992), lo expresa de este modo: “Una de las mayores diferencias entre hombres y mujeres está en el modo en que hacen frente al estrés. Los hombres tienden a mostrarse cada vez más concentrados e introvertidos, y las mujeres cada vez más abrumadas y emotivas. Los hombres, cuando tienen un problema gordo, se encierran en su “cueva” (como dice Gray) y se centran en él, aislándose de todo lo externo; y, hasta que no le ponga solución, no saldrá de ésta. Pocas veces el hombre compartirá un problema, a no ser que busque consejo (normalmente, tenderá a apañarse él sólo, pues no le gusta delegar en otros). En cambio, las mujeres tienden a ser más emotivas y les alivia contar todos sus problemas, vaciándose de ellos, sin necesidad de buscar soluciones.

En el caso de Luis y Ana, vemos cómo afrontan los problemas cada uno: Ana busca desahogarse contando la discusión con su amiga, mientras que Luis prefiere centrarse en el partido e intentar distraerse, ya solucionará sus quebraderos de cabeza más tarde.

Ana no comprende que Luis tiene su propia forma de hacer frente a sus preocupaciones y piensa que si no hablan de ellas, es que la relación no va bien y teme que ya no la quiera, pues para ella lo normal es compartirlo todo. Sin embargo, Luis está buscando una distracción para no pensar en asuntos del trabajo y, por ello, lo que menos le apetece es hablar de ellos.

Entonces, ¿qué debemos hacer? ¿Qué podría hacer Ana para no sentirse tan apesadumbrada?

  • La cueva: el escondite del hombre

Primeramente, debe conocer bien qué es la cueva y por qué el hombre se refugia en ella.

Cuando un hombre se ve abrumado por sus problemas, tiende a retirarse a un lugar aislado, donde permanecerá absorto buscando una solución y reflexionando. Ese lugar es íntimo y exclusivo para él, ni siquiera sus amigos van a poder entrar. La cueva está diseñada para que el hombre angustiado o disgustado pueda tranquilizarse y recuperarse a sí mismo y su autocontrol. Si alguien intenta traspasar el umbral de una cueva, se encontrará con un ser reacio, no receptivo e, incluso, irritado: es su territorio y el acceso está claramente restringido a todo aquel que no sea él.

Las mujeres tienden a quererse meter en cueva constantemente para poder ayudar a su pareja, haciendo que estos se disgusten y se agobien todavía más. Para ellas mostrar apoyo, compasión o cariño es natural y algo que les reconforta recibir y dar, pero se equivocan al pensar que ofreciéndoles lo mismo a sus parejas van a conseguir el mismo resultado. Para ellos es diferente ya que intentan solucionar los problemas sin ayuda de los demás, de este modo creen que demuestran su valía y se sienten más orgullosos de sí mismos. Cuando alguien se entromete, pueden llegar a pensar que esa persona no confía en que puedan ponerle fin al quebradero por sí solos, menospreciándoles, por lo que se disgustarán.

  • Pequeños consejos para mujeres desesperadas

A continuación, 7 consejos para que las mujeres puedan hacer frente a las situaciones en las que los hombres están “ausentes” y no vean a la “cueva” como su enemiga.

  1. Entender la existencia de la cueva.

La cueva es tan natural para los hombres, como cuidar para las mujeres. Tenemos que entender que existen diferencias y que del mismo modo que a una mujer le gusta demostrar cariño estando pendiente de su pareja, al hombre le agrada tener su independencia de vez en cuando. Tenemos que concebirla como un proceso por el cual pasa el hombre que le hace sentir bien.

  1. Apreciar a la cueva.

En ocasiones, las mujeres pueden llegar a ver a la cueva como una intrusa o como algo malo. Si se ha comprendido el motivo de que los hombres se refugien en ella, deberá concebir que es algo que no puede cambiar y que va ligado a ellos. Si se le culpabiliza por intentar tener su independencia aislándose, él se verá más abrumado, por lo que tardará más en salir de ese estado de ausencia. Además, saber de los beneficios que le proporciona la cueva al hombre, debería hacer que las mujeres la apreciaran, pues es la que les devuelve a su pareja reconfortada.

  1. Apoyar a su pareja.

Las mujeres pueden dar apoyo a sus parejas aprobando que tenga su autonomía, no intentar ayudarles a salir, ni apiadarse o compadecerse de ellos por haber entrado en la cueva o esperar ansiosamente a que salgan.

  1. Confiar.

El hombre sale de la cueva, antes o después, pero sale. Confiar y tener fe en que ese momento llegará, ayudará con la espera.

  1. Distraerse.

Para hacer más llevadera la espera, ¡¿qué mejor que dedicarse un poco de tiempo a una misma?! Hacer actividades que distraigan y entretengan a las mujeres, harán que el tiempo se pase más rápido y también es beneficioso (y necesario) para ellas. Además, el que la mujer esté distraída, sin preocuparse por lo que se cuece en la cueva, hará que el hombre no se sienta presionado para salir y tenga más ganas de abandonar su aislamiento: ver a una mujer feliz, le hará feliz y deseoso de volver a su lado.

  1. Amigas, las eternas confidentes.

Cuando se sienta la necesidad de hablar de los problemas, se puede recurrir a desahogarse con las amigas. Ellas también son mujeres y están “programadas” para escuchar y apoyar, por lo que es una buena vía de escape.

  1. Cuando tengas ganas de hablar, ¿me lo dirás?”

Cuando se vislumbre una muestra de que la salida de la cueva es inminente, se puede formular esta breve frase, de este modo, las dos partes de la pareja saben que están receptivos a tener una conversación sin presiones.

Espero que este artículo haya sido de tu agrado. Sé que puede parecer que existen estereotipos o generalizaciones a lo largo del escrito, pero recalcar en todo momento de la existencia de las diferencias individuales y, ante todo, una igualdad entre ambos géneros.

Próximamente hablaremos de cómo se enfrentan los hombres cuando una mujer necesita desahogarse y daremos consejos para entenderlas.

María Cartagena, Psicóloga.

16 comentarios
  1. MANU
    MANU Dice:

    En serio el problema de Ana es haberse enfadado con una amiga… un problema de lo más trivial y el proble de Luis es miedo a perder el trabajo?. Crees que es un buen ejemplo? Y si el problema de Ana es que su hijo está enfermo y Luis dice que no es nada que no hay que preocuparse y que no hace falta que pierda colegio? Y si el problema de Ana es que su hija está adolescente y saca malas notas y Luis no le da importancia? Y si el proble de Ana es que Luis le dice que prepare una escapada para el 20 aniversario el próximo fin de semana y justo al dia siguiente de la conversación aparecen los suegros proponiendo una comida familiar para el fin de semana siguiente y Luis no sólo hace ver que no se acuerda de qué dia és exactamente el aniversario sino que además empieza a preguntarle a Ana delante de sus suegros -No tenemos nada que hacer para nuestro aniversario verdad?. Y Ana es consciente que en ese momento Luis lo único que le pasa es que no se atreve a decirle a sus padres que ya tienen planes. Ana se siente rota, no sólo porque es la primera escapada sólos en 13 años, sino por el hecho de que a Luis no le haga la misma ilusión que a ella marchar juntos. Ella lo vió como una oportunidad para hacer borrón y cuenta nueva después de muchos problemas los últimos años. Y que después de tantos años Luis siga siendo incapaz de decir a sus padres que no a una cosa tan comprensible. Luis además hace ver que no se acordaba de que el día anterior habían hablado de marchar y niega durante más de un mes que simplemente no se había atrevido a negarles una comida familiar con sus padres. Lo peor de todo la incomprensión de Luis, la negativa a hablar del tema y no comprender el mal que había hecho a Ana con su actitud. Minimizar los hechos delante de los niños dejando a Ana como una persona egoísta que prefiere marxar un finde con su marido antes de una comida familiar en la playa con su familia.
    Las mujeres tenemos problemas más graves e importantes que la discusión con una amiga.

    Responder
  2. GINA
    GINA Dice:

    Hola, fíjate que mi esposo se fue de la casa, hace una semana, en una reunión con nuestros líderes de la iglesia, nos dijeron que necesitábamos tiempo para pensar cada quien solos, esa es la cueva que dices que tengo que respetar para que piense y venga a casa reconfortado?

    Responder
  3. Maria Isabel
    Maria Isabel Dice:

    Hola,
    Yo tenia una relación con un compañero de trabajo, llevabamos 3 meses, todo iba muy bien el era muy atento, especial, pendiente, nos entendiamos muy bien, el me decia que se sentia muy bien conmigo, me llevó a su casa a conocer su familia, fuimos a paseos. El trabaja, estudia, tiene una hija, y se encarga de la mamá y la hermana menor. Estos factores se tenian en cuenta desde que iniciamos. Todos los días tomabamos café todos los dias, estaba muy pendiente de él y lo apoyaba con su estudio y trabajo.Todo iba muy bien hasta que presentó los exámenes parciales de la universidad, cuando se dio cuenta que los perdió su actitud cambio por completo; empezó a llegar tarde al trabajo, se mostraba preocupado, aburrido, casi no escribía ni llamaba, un fin de semana se alejó por completo, no escribió, ni llamó, me manifestó que se sentía muy estresado por pensar que pudiera perder el semestre en la universidad, y estaba aburrido en el trabajo por varios inconvenientes que se habian presentado. Yo le manifesté mi apoyo, pero hace dias me dijo que no era capaz de seguir la relación, que era mejor dejar las cosas asi, que tenia muchas cosas en la cabeza, tenia mucho en que pensar, que despues hablabamos. Eso me dejó en shock, todos estos dias no he hecho sino pensar en que pudo haber pasado si siempre le mostre mi apoyo hacia sus dificultades, y no le exigia nada. No se si esto tenga que ver con lo de la cueva del hombre, que quiera resolver sus problemas y luego decida salir, que debo hacer, si trabajamos juntos?

    Responder
    • Antoni Martinez
      Antoni Martinez Dice:

      Puede ser Maria Isabel, por lo que comentas apunta hacia ello. En ocasiones no lo sabemos todo de nuestra pareja, o de la persona con quien tenemos una relacion. En todo caso ojala ambos podais actuar en libertad.

      Responder
  4. Angela Cortés
    Angela Cortés Dice:

    Doctora mi esposo está pensando en separarse de mi porque no tolera que llegue tarde del trabajo porque le estoy quitando
    El tiempo que debo estar con el. Para estos días si he salido tarde porque habido mucho trabajo. Pero no se como hacerle entender que gracias al trabajo hay otra fuente de ingreso al hogar y el ve mi trabajo como un streess y se pone de mal genio e indiferente cuando llego del trabajo que hago no quiero perderlo

    Responder
    • Antoni Martinez
      Antoni Martinez Dice:

      Hola Angela. Seguramente estes muy agobiada con este tema. No se si sera un problema tanto de tiempo como de comunicacion ¿acabais discutiendo siempre sobre ese tema o podemos conversar normalmente para tratar de arreglarlo?

      Responder
  5. Magdalena
    Magdalena Dice:

    Hola, buenas. Hace un par de meses tuvimos problemas de indole sexual con mi novio (llevamos 6 meses de relación) y estuvo casi un mes saliendo y entrando en “la cueva”, pasamos días sin hablar, hasta que la ansiedad me ganaba aveces e iba a visitarlo y aún se mostraba renuente, aunque después de varias horas él recapacitaba y volvía a ser el mismo de siempre y me decía que lo que pasaba no era mi culpa. Después de la ultima vez que paso eso, estuvimos alrededor de un mes bien, pero hace un par de semanas el rompió conmigo por el mismo problema intimo, el cual era que no lográbamos concretar el acto sexual (ambos somos vírgenes), ya que dijo que se cansó de todo. Me siento muy mal la verdad de que las cosas terminaran así, no se si este rompimiento tendrá que ver con la cueva, la cosa es que este problema nos ha afectado mucho a ambos, yo lo amo y el hasta el día que paso esa situación decía amarme ser feliz a mi lado.

    Responder

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *