Consejos de felicidad para la depresión postvacacional (II)

Antoni Martínez. Psicología en Positivo.

Antoni Martínez. Psicología en Positivo. ¿Seguimos viendo las causas de la felicidad – infelicidad? Vamos a por ellas:

 

5. Envidia – aprecio de los otros

Yo soy yo, los demás son los demás. Lo que a otros contenta no tiene por qué realizarme a mi. No hay un patrón de felicidad común del mismo modo que no debería haber dos persona iguales. Intentemos disfrutar de lo que tenemos y no torturarnos con el anhelo de cosas que no sabemos si nos harán felices.

 

6. El sentimiento de pecado – aceptación

Nuestro subconsciente no puede marcar nuestro yo racional: es difícil pero debemos educar nuestra conciencia para que piense por sí misma y haga frente a aquellas creencias que nos han inculcado sin pasar por nuestra capacidad crítica de reflexión.

 

7. Manía persecutoria – entendimiento

Todos juzgamos a los demás sin darnos cuenta, está en la dimensión valorativa de nuestro lenguaje. Pero eso no quiere decir que haya una conspiración constante para nosotros: el aprecio es subjetivo y no somos tan importantes como para ser objeto de odios colectivos.

 

8. Miedo a la opinión pública – aceptación de opiniones

Como decía un sabio el éxito es algo horrible porque depende la opinión de los demás. La opinión es subjetiva, y desconfiemos del criterio de todos aquellos que en masa opinan lo mismo. Ser uno mismo y mantenerse fiel a los principios generará pocas opiniones positivas en el mundo actual, pero serán siempre mil veces más valiosas porque contendrán sinceridad y afecto a esta actitud: nos querrán por ser como somos.

 

En definitiva, tras las vacaciones es un momento inmejorable para pensar en aquellas cosas que nos hacen más felices o infelices, ¡y enfocar el nuevo curso con un enfoque renovado! pd.- para cualquier duda o asesoramiento personalizado, puedes contactarme aqui.

 

Antoni Martínez. Psicología en Positivo.

 

 

2 comentarios
  1. Cohernan
    Cohernan Dice:

    Ocho puntos muy interesantes no solo para la depresión postvacacional, sino tambien para mejorar significativamente nuestro día a día. Gracias por compartir.

    Responder

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *