,

¿Cuál es tu excusa para no cambiar?


La diferencia principal entre vidas promedio y vidas excelentes no es la ausencia de miedo. El miedo es un escalón natural como comentaba en este artículo: 15 escalones para tu desarrollo personal,  parte I y parte II. Tampoco es la confianza; el sentir seguridad en uno mismo es algo que se hace andando. Ni siquiera es el nivel de habilidad y de desempeño que tengamos en un momento dado.

excusas para no cambiar

Nuestro cerebro es especialista en encontrar excusas para no cambiar

En mi opinión, la diferencia radica en el compromiso con el seguir adelante y actuar pese a todo ello.

¿Estás comprometid@ con lo que deseas de verdad?

Es un sesgo de pensamiento muy común el de que tenemos que sentirnos bien o ser suficientemente buenos para efectivamente hacer algo. Nos sucede cuando estamos buscando un trabajo que nos satisfaga más, cuando queremos apuntarnos a clases de tenis o queremos comunicar lo que sentimos a quien nos gusta.

Sentimos que nos falta algo y aquí entra la hoy día famosa palabra procastinar… que no es otra cosa que dejar para mañana lo que podríamos estar haciendo hoy.

En ocasiones esperamos la fórmula mágica que nos haga salir de esta encrucijada, como si la hubiera. A veces dejando pasar el tiempo, leyendo libros (únicamente) o yendo a la consulta del psicólogo. En este punto aprovecho para remarcar que si algo no hacemos los psicólogos es el hacer que la gente cambie per se… somos el turbo, el 3 en 1, los facilitadores… ¡pero no el mago Merlín!

Sólo la experiencia te hará ser mejor en todos los ejemplos anteriores. Únicamente con la experiencia te acabarás sintiendo más seguro o segura.

Y solamente haciendo, actuando, moviendo ficha acabarás teniendo experiencia. La palabra clave es la disciplina, el compromiso con uno mismo.

¿Hacemos de verdad… o pensamos que hacemos?

Aquí hay una salvedad importante. Se trata de hacer, no de simular que hacemos, aunque esto parezca un sinsentido. Te pongo varios ejemplos para que quede más claro. Ver partidos de tenis por la tele no nos hará jugar al tenis (aunque pueda ayudar a algunas cosas). Mandar un whatsapp a la persona que nos gusta diciendo “Hola, ¿cómo estás?” no es manifestarle lo que sentimos (aunque sea un signo de educación y de que pensamos en ella).

excusas para no cambiar

Por supuesto en este camino habrá idas y venidas. Pero piensa en ello como si fuera una tela de araña; para llegar al centro hay giros a la derecha, a la izquierda, adelante y atrás, no es un camino en línea recta.

Así, todo lo que puedas pensar de tu vida, de tu proceso, de tus circunstancias seguramente sea cierto. Esto no es lo más importante. Lo más importante es dónde quieres llegar… y dar el paso siguiente. Hacerlo, de todos modos, sin excusas.

¿Quieres realmente aprender a jugar a tenis (o a tocar el saxo, o a viajar a Canadá etc.) o sólo lo dices? ¿Cuál es el paso siguiente que puedes dar ya? Sigue motivándote sobre este tema con el maestro Facundo Cabral:  Este es un nuevo día.

Te invito a que veas este interesante vídeo: una charla TED de Yesid Barrera, en la cual explica cómo hacer para cambiar un hábito. ¡Ya no hay excusas válidas!

Antoni

pd.- ¡Comparte en artículo si te ha gustado! Y si te interesa seguir formándote en Psicología Positiva, suscríbete a nuestra lista de correo exclusiva para suscriptores

Antoni Martinez
Psicólogo y psicoterapeuta apasionado por la Psicología Positiva. En Valencia y activo online. Me encanta el proceso de enseñar y aprender en cada taller que imparto y de cada persona que conozco. Conoce mucho más Sobre mi
Antoni Martinez on EmailAntoni Martinez on InstagramAntoni Martinez on LinkedinAntoni Martinez on Youtube
3 comentarios
  1. Psicologo Barcelona
    Psicologo Barcelona Dice:

    Buena reflexión!

    Yo tengo un par de trucos para activarme a la hora de hacer cosas. Muchas veces el miedo, la inseguridad, o efectivamente, el simple hecho de “bueno, ya lo haré mañana” nos va frenando a la hora de hacer cambios en nuestra vida que nos resultarían positivos. Para mí el primer truco es plantearse y decirse la frase ¿Me arrepentiré de ser valiente? Indudablemente la respuesta es NO. Puede que el resultado de “lanzarse” no sea el esperado o sea contrario a lo que nosotros queremos. Pero sin duda de alguna manera será positivo, habremos aprendido, habremos expresado como nos sentimos, y sobre todo, habremos sido valientes, lo cual siempre es motivo de satisfacción.

    Para las cosas que requieren más tiempo, más proceso, más camino (como bien indicabas, ir a derecha, izquierda e incluso hacia atrás), propongo dividir el camino en pasos, escalones o categorías. Sigamos el ejemplo de “Viajar a Canadá”. Por supuesto implica varias cosas: tener tiempo, dinero, buscar vuelo, hotel… En estos casos se ha de ir poco a poco y afrontar las dificultades de una en una. Y cuando tengamos resuelta la primera, pasar a la siguiente. De esta manera, no tienes muchas dificultades juntas. Sino solo pequeños “obstáculos” fáciles de solventar. El primer obstáculo sería la falta de dinero, en ese caso nos tendríamos que proponer ahorrar. Una vez tengamos cierto dinero ahorrado, deberíamos centrarnos en buscar un vuelo barato, de esta manera hemos de buscar mucho y durante un tiempo hasta encontrar el vuelo que nos encaje. Quizás el problema sean los días de vacaciones, habrá que hablar con la empresa o ver que días de vacaciones se tienen o en qué momento es mejor cogerlas. La cuestión es ir haciendo el camino paso a paso y no corriendo, aunque por naturaleza nos guste tenerlo todo YA.

    Saludos!

    Responder

Trackbacks y pingbacks

  1. […] pd.- tras leer este artículo te recomiendo este otro: ¿Cuál es tu excusa para no cambiar? […]

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Comentar enriquece el debate :)