Descubre si eres un dependiente emocional

Según Gananci, la vida es única e irrepetible, es importante vivirla al máximo, sin embargo, para muchos esto es difícil cuando se trata de una persona es dependiente emocional.

La dependencia emocional podría ser considerada como la persistencia continua de carencias afectivas, es decir, vacíos emocionales que no han sido satisfechos y se tratan de suplir de forma poco apropiada en la búsqueda de aprobación de las demás personas.

Este tipo de comportamiento podría catalogarse como necesidad emocional excesiva que un individuo manifiesta hacia otro.

Aunque este tipo de dependencia puede darse en diferentes relaciones, como la de progenitores hacia sus hijos, o viceversa, hay una tendencia en el consultorio a observar que se suscita con mayor frecuencia entre parejas.

Esto va ocurriendo de manera paulatina, es decir, una persona puede ir dejando el desarrollo normal de sus actividades, tales como ir al gimnasio, dejar de asistir a sus clases, entre otras, para demandar más tiempo con su pareja.

Cuando esto ocurre a una persona que es madre, por ejemplo, se observa que –una vez que esta inicia una relación nueva- va dejando de compartir tiempo con sus hijos, o los deja al cuidado de otras personas, con la finalidad de poder estar el mayor tiempo posible con la pareja.

Este tipo de dependencia emocional llega a ser tan evidente, y muchas veces sofocante, que pueden darse situaciones en la que los amigos del dependiente –o de la pareja- observen con curiosidad la situación, percatándose que algo extraño ocurre. También puede ocurrir que alguno de los dos se vea perjudicado en el entorno laboral.

Esto último suele pasar porque las personas que padecen dependencia emocional tienden a ejercer presión en su pareja para que esta abandone el trabajo prontamente, o deje de lado sus deberes y acuda al encuentro.

Algunas características presentes en los casos de dependencia emocional

Cuando se trata de las relaciones de pareja, se presentan los siguientes aspectos:

  1. El tipo de relación entre un dependiente emocional y su pareja no guardan un equilibrio, sino que el dependiente se somete al otro.

  2. La persona dependiente experimenta una necesidad imperiosa por la presencia del otro, y una necesidad urgente de acceder a este de forma inmediata por todos los medios posibles, es decir, mediante llamadas, mensajes de texto, redes sociales, entre otras.

  3. Si el otro no se encuentra a disposición de la persona dependiente, o no responde de la manera que el dependiente espera, entonces este último empieza a sufrir, de manera similar a quien atraviesa un síndrome de abstinencia.

  4. El dependiente siempre necesita que su pareja le apruebe constantemente, así como también siente intranquilidad ante la idea de no agradarle.

  5. Experimentan miedos excesivos ante la idea de perder a su pareja, lo cual les lleva a comportarse de manera controladora, así como de vigilar cada paso del otro.

  6. Muchas veces la persona dependiente está consciente que esa forma de amar les produce malestar, tal como ansiedad, desasosiego, e incluso depresión.

  7. Sienten un temor desmedido ante la idea de que la relación pueda terminar.

  8. Los dependientes emocionales pueden ser capaces de someterse a las creencias de su pareja, buscando agradarle, en lugar de mantener sus propias ideas.

  9. Los dependientes emocionales van disminuyendo su vida social, pueden fallar incluso al trabajo, así como también suelen dejar otras actividades que les producían distracción, todo para concentrarse en la pareja, ya que esta persona llega a convertirse en el eje de sus vidas, y le conceden prioridad por sobre otras cosas.

  10. Las personas que padecen dependencia emocional pueden llegar a padecer de problemas para socializar con otras personas.

  11. El dependiente asume un papel de subordinación hasta el punto de considerarse poco útil, y con una autoestima muy baja.

  12. Suelen manifestar pánico a estar solos.

  13. Presentan una tendencia a escoger como parejas a quienes tienen personalidades de tipo narcisista o que los humillan, los cuales llegan a someter al dependiente, quien a su vez termina por sentirse con menos valor y con mayor temor.

Causas que generan dependencia emocional

Vale destacar que en este tipo de relaciones no se da un verdadero amor, ya que la pareja del dependiente sólo siente amor por sí mismo, razón por la cual lo manipula, pero quien padece dependencia emocional tampoco llega a amar a su pareja, sino que únicamente piensa en la idea de que no le abandonen.

En este tipo de relaciones la afectividad nunca está presente, en ninguno de los dos lados.

Generalmente, para determinar el origen que genera la dependencia emocional, es necesario analizar el historial afectivo de quien la padece. Pues, dichas personas, comúnmente, no han recibido ningún tipo de amor o de valor de quienes estuvieron presentes durante la etapa de la infancia.

En la mayoría de estos casos, el dependiente emocional no tuvo vínculos afectivos cercanos, o estos no fueron confirmados, sino que aunque tal vez no padecieron abandono, tampoco sintieron seguridad emocional en su entorno primario.

Cómo superar la dependencia emocional

Uno de los puntos centrales que debe tener en cuenta el dependiente es que realmente no se encuentra viviendo una vida que le sea suya, sino que está destinando toda su existencia a favor de otro.

Por ello, es imprescindible internalizar que el tiempo transcurre y probablemente se encuentra desperdiciando lo mejor de sus años y capacidades. Esto es posible hacerlo recurriendo a la inteligencia emocional.

Las recomendaciones siempre son las de empezar a vivir en sus propios proyectos, invitando a otros a formar parte de su vida, y no centrándose en una sola persona, sino aprendiendo a querer y amar sintiendo y concediendo libertad.

Para poder salir del círculo de dependencia emocional es fundamental estar decidido a romper la cadena, ya que de lo contrario puede resultar muy difícil debido a la situación de apego exagerado en la que se encuentran.

Cuando se ha hecho conciencia sobre la existencia de dicho problema y se ha tomado la decisión de cambiar, entonces es necesario ver cuánto se ha cedido a favor del otro.

Para ello, se puede crear una lista en la que se plasmen todas esas situaciones que han sido nocivas, y en las cuales se ha dejado de experimentar disfrute, para proporcionar sólo felicidad a la pareja.

Aprende nuevamente a estar solo

Aprender a estar consigo misma es la mejor decisión que puede tomarse para que el amor pueda llegar de forma saludable.

Trata de crearte un proyecto de vida del cual sólo tú seas responsable, y que no dependa de la existencia de una relación.

También puedes poner en práctica algunas de las siguientes sugerencias:

  1. Empieza por tener tus amistades, y no las de tu pareja.

  2. Busca un trabajo o una forma de ingreso que te permita tener independencia económica.

  3. Encuentra un pasatiempo que te distraiga y te permita estar con tu propia compañía.

  4. Acostúmbrate a pasar tiempo contigo mismo/a, para ello puedes leer, empezar a tomar algún curso o estudiar algo nuevo, tomar un paseo, comer un día sin tu pareja, acudir al cine, entre otras actividades.

Recuerda buscar apoyo psicológico para que logres tus propósitos, especialmente si consideras que no puedes hacerlo por ti mismo.

De igual forma, empieza a comprender que las relaciones se basan en un intercambio mutuo, en el cual no tienes que dar todo por el otro sin recibir nada a cambio, y que lo único necesario es empezar a cambiar el sufrimiento por la alegría y el verdadero disfrute en pareja.

Edith Gómez

Antoni Martinez
Psicólogo y psicoterapeuta apasionado por la Psicología Positiva. En Valencia y activo online. Me encanta el proceso de enseñar y aprender en cada taller que imparto y de cada persona que conozco. Conoce mucho más Sobre mi
Antoni Martinez on EmailAntoni Martinez on InstagramAntoni Martinez on LinkedinAntoni Martinez on Youtube