La gratitud o la varita mágica para llevar una vida con bienestar (II)

Antoni Martinez. Psicología en Positivo. Psicólogo en Valencia y online.

www.antonimartinezpsicologo.comUna de las cosas que más resalta la Psicología Positiva para ser felices es el ejercicio activo de la gratitud,como empezamos a ver en la primera parte de esta serie de artículos. Las personas que agradecen de continuo las cosas buenas que les suceden son más felices tanto a corto como medio y largo plazo. ¿Por qué? Una de las explicaciones es que al focalizarnos en todo aquello que queremos agradecer, en vez de en aquello que nos pone furiosos,  es que ponemos el foco en lo positivo en vez de en lo negativo. El cerebro aprende a seleccionar y recordar unas cosas u otras, y podemos hacer que esto juegue a nuestro favor.

Las personas felices son agradecidas. Saben darse cuenta de todo lo positivo que sucede en sus vidas y sienten un regocijo (que bella palabra)  por las buenas nuevas. Y no sólo eso, si no que lo estimulan y comunican aquello que agradecen en sus vidas.

Una manera directa de sacar más partido a nuestra personalidad es precisamente agradecer nuestra forma de ser. Nuestros puntos fuertes, lo que nuestros padres nos han enseñado, agradecer su ejemplo y enseñanzas así como los de nuestros profesores, amigos y otras figuras importantes en nuestra existencia. Ellos, y el entorno en el que hemos vivido, nos han forjado. Seamos agradecidos por las oportunidades que hemos recibido.

Ejemplo: en absolutamente cada día de nuestra existencia, incluso en aquellos menos buenos, seguro que nos ha pasado algo destacable, positivo o que por algún momento nos haya hecho sentir bien. Piensa si no en hoy mismo: ¿qué emociones positivas has sentido? ¿qué situaciones agradables has vivido? ¿algo te ha hecho reír? Puede ser ese momento donde por la tarde te has sentido a gusto charlando con tu amigo, aquí queremos incluir también las pequeñas grandes cosas. Hay diferentes maneras de potenciar el agradecimiento; a continuación te propondré una manera eficaz.

Te propongo pues un ejercicio clásico de la Psicología Positiva, “Mi momento de la semana“. Haz cada semana un listado con tres cosas buenas que te hayan sucedido durante la jornada. Puede ser ese paseo recibiendo la cálida luz del sol, la tarde de inesperado sexo que has gozado o esa llamada que has recibido y que te ha alegrado. Tras ello puntúalas del 1 al 10 (mejor anota sólo aquellas a partir de cinco, que indicaría cierto bienestar, hasta diez, el mayor éxtasis que jamás hayas sentido) y escribe una frase de porqué agradeces eso que te ha pasado. Haz este ejercicio durante al menos dos meses seguidos… y por experiencia propia probablemente le cojas el gusto y sigas haciéndolo durante bastante tiempo más.

psicologo en valencia y online

pd.- si me quieres comentar algo o agradecer este artículo, te animo a dejar aquí abajo cuantos comentarios quieras acerca del agradecimiento y sobre las cosas por las que vale la pena vivir 😉

3 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *