,

Lecciones de vida (III). En la Sala de los Mil Espejos.

 

En algún lugar, en un templo, había una “Sala de los Mil Espejos”.

Sucedió que un día, un perro se perdió y fue a parar a esa sala.

De repente, se encontró con mil reflejos en los espejos, rugió y ladró a sus contrarios, tan parecidos a él. Estos, le mostraron igualmente mil veces sus dientes y también le ladraron, a lo que él reaccionó más enfurecido.

Esto le condujo a un estrés tal, que el perro murió.

Pasó algún tiempo y un día llegó otro perro a la misma Sala de los Mil Espejos. También él se vio rodeado por sus parecidos mil veces.

Entonces agitó el rabo lleno de alegría y mil perros sacudieron también el rabo y se alegraron con él. Feliz y contento, el perro abandonó el templo.

 

De Bärbel Mohr, “Las órdenes del universo” Ed. Omega Verlag.

 

¿Has pensado en acudir a la consulta? Hay maneras muy diferentes en que podemos ayudarte y que puedas elegir lo que deseas que te suceda en la sala. Consulta nuestros servicios.

 

Antoni 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *