Trabajando el bienestar: el modelo de Ryff

Uno de los grandes objetivos trabajando en la consulta es mejorar el bienestar general de la persona. Quizás esta sea la demanda terapéutica (a veces es así) pero más comunmente la persona venga por un malestar particular.

Quizá por tener el estado de ánimo bajo por un duelo, por timidez, por el fracaso de una relación… Estoy hay que trabajarlo a fondo, pero como terapeutcas responsables creo que es imprescindible trabajar holísticamente con la persona.

Nos lo acabará agradeciendo.

Así, hay diferentes modelos que nos permiten trabajar de forma holística. El modelo de Carol Ryff es uno de los más conocidos dentro de la Psicología Positiva. Además del modelo PERMA de Martin Seligman, existen otros como este muy útiles a la hora de entender y promover el bienestar personal.

Te animo a que utilices el contenido de este artículo para comprobar en qué punto está la persona con la que trabajas, pudiendo preguntar esta serie de preguntas: ¿En cuál de los factores del modelo puedes mejorar? ¿En qué aspectos dentro de cada factor te sientes más seguro, y en cuáles menos? Te va a llevar menos de diez minutos y puedes cambiar tu vida, ¿no está mal, verdad? 😉

Si eres profesional de la psicología, coaching o formación este modelo te va a servir perfectamente para trabajar con tus clientes o usuarios. Puedes hacer un escaneado en los diferentes factores, para que posteriormente podáis trabajarlos juntos. Tener estrategias concretas para poder estimular el bienestar personal es imprescindible en toda terapia o proceso de cambio. Vamos a ello.

Factores del modelo de bienestar de Ryff.

Veamos ipsofacto el modelo, sus seis factores y cómo se manifiesta cada uno.

Control ambiental.

-Sensación de control y competencia.

-Control de actividades.

-Saca provecho de oportunidades.

-Capaz de crearse o elegir contextos.

Crecimiento personal.

-Sensación de desarrollo continuo.

-Se ve así mismo en progreso.

-Abierto a nuevas experiencias.

-Capaz de apreciar mejoras personales.

Propósito en la vida.

-Objetivos en la vida.

-Sensación de llevar un rumbo.

-Sensación de que el pasado y el presente tienen sentido.

Autonomía.

-Capaz de resistir presiones sociales.

-Es independiente y tiene determinación.

-Regula su conducta desde dentro.

-Se autoevalua con sus propios criterios.

Autoaceptación.

-Actitud positiva hacia uno mismo.

-Acepta aspectos positivos y negativos.

-Valora positivamente su pasado.

Relaciones positivas con otros.

-Relaciones estrechas y cálidas con otros.

-Le preocupa el bienestar de los demás.

-Capaz de fuerte empatía, afecto e intimidad.

Vale, ya lo tenemos ¿Has podido entender bien cada uno de ellos? Te animo a comentar aquí abajo, o si eres un profesional de ayuda o una persona interesada en su crecimiento personal que te unas a la comunidad positiva y hablemos por allí también (tan solo debes hacer click en el enla e y dejar tu correo. No spam, solo contenidos exclusivos).

Trabajando el bienestar.

Fíjate que tal y como nos propone la profesora Ryff cada uno de estos factores es independiente, pero trabajando cada uno de los factores vamos a obtener beneficio también en los otros.

Por ejemplo, si somos capaces de resistir mejor las presiones sociales (factor autonomía) parece tener sentido que nuestra Autoaceptación vaya a mejorar.

O que si cada vez nos vemos mejor y progresando – Crecimiento personal – ello favorezca tener relaciones más cálidas y profundas con los demás (factor Relaciones positivas).

Nuestro paciente ideal con el resultado ideal de nuestro trabajo :)

En todo caso, el reto será poder desarrollar estrategias en cada uno de ellos. Uno de los puntos más fuertes de la Psicología Positiva es el poder aplicarla en sinergia con otras corrientes de la psicología aplicada, sea en unión con la terapia de aceptación y compromiso, las gestalt o la terapia racional emotiva, por ejemplo.

Podemos trazar estrategias generales para cada uno de los factores o para ítems específicos de cada uno. Como trabajamos con las fortalezas personales, yo te recomendaré empezar precisamente por alguno de los ítems o factores más fuertes.

¿Por qué? Porque ello resultará no sólo más fácil si no egosintónico; pega con quienes ya somos. Y luego resultará más fácil el pasar a trabajar aquellos factores o ítems que más cuesten.

Una vez hecho esto, dentro de nuestra planificación de la terapia o de nuestro proceso de desarrollo personal, una buena idea puede ser pasar a trabajar un ítem especialmente significativo. Pongamos por caso que el valorar el pasado   el presente tiene un déficit.

Como ya hemos hecho progresos en otro ítem, ahora podemos meternos a fondo en este que además va a provocarnos aumentar la autoeficacia y por tanto el bienestar.

Te animo pues a probar y a desarrollar tus propias estrategias, el bienestar psicológico será el principal beneficiado, y por tanto la globalidad de la persona  😉

Antoni

Antoni Martinez
Psicólogo y psicoterapeuta apasionado por la Psicología Positiva. En Valencia y activo online. Me encanta el proceso de enseñar y aprender en cada taller que imparto y de cada persona que conozco. Conoce mucho más Sobre mi
Antoni Martinez on EmailAntoni Martinez on FacebookAntoni Martinez on InstagramAntoni Martinez on LinkedinAntoni Martinez on Youtube
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.