,

Pasión por aprender y perseverancia: tu motor de cambio.

En la consulta y en los talleres de crecimiento personal en los que participo hay muchos factores que influyen para que la persona acabe cambiando y evolucionando. Pero estoy convencido de que el principal estímulo para superarse es el deseo genuino de aprender, el amor por el conocimiento.

Te sentirás identificado o identificada con este rasgo si siempre te ha gustado aprender cosas nuevas, tanto en un ambiente más académico como por tu cuenta, aprovechando cualquier situación o persona que te permita aprender.

Hay mil maneras para conseguirlo y actualmente disponemos de mil modos de nutrirnos en este aspecto.

www.antonimartinezpsicologo.com

Alcanza la bola mágica… aprende a ello 😉

Este punto es básico si quieres acabar desarrollando una personalidad dinámica y que crezca. Me viene a la cabeza la frase de que un día sin que hayamos aprendido algo nuevo es un día perdido, así que podemos procurar que no pasen nuestras jornadas sin que hayamos interiorizado, captado o probado a adquirir conocimientos o destrezas nuevas.

Hoy día disponemos de recursos infinitos gracias a las nuevas tecnologías. Gracias a internet tenemos infinidad de webs, foros temáticos, magníficos blogs, enciclopedias colaborativas (p.ej. wikipedia), aplicaciones de móvil y muchas más herramientas.

A algunas personas el poder conectar con otras que tengan un toque intelectual les es básico; sin embargo aquí lo fundamental y aplicable a todo el mundo es el tener esa capacidad y deseo de aprender, sea cual sea la base de la que uno parta.

Este rasgo es normalmente apreciado y conecta con la curiosidad. La capacidad de querer y desear saber más me atrevo a decir que está muy conectado con el éxito en la vida. No podemos saberlo todo, pero sí podemos tener esa voluntad, esa voracidad por conocer más cosas.

Aún más, las personas que nos hacen ver que gozan con lo que sabemos nos están premiando, cualificando. Piensa en qué ocurre cuando nos preguntan sobre alguno de los temas que más dominamos, fluimos hablando de ello. Esto podemos utilizarlo para conectar mejor con los demás y ser focos de conocimiento.

Cómo desarrollar tu pasión por aprender

Aquí te propondré un ejercicio para mejorar en este rasgo. Los libros nos proporcionan una vía clara para trabajar esta clave. En todo barrio o pueblo suelen haber bibliotecas públicas gratuitas.

Una manera más de explotarlas es participar o crear un club de lectura con amigos interesados en ello, compartiendo libros, leyendo párrafos en voz alta o participando en iniciativas tipo Book Crossing, “liberando” libros en lugares públicos para otras personas. Además hay librerías de canje y de segunda mano. Una manera de seguir aprendiendo utilizando tus libros favoritos y, además de conectar con otras personas, divirtiéndote con ello.

Por ejemplo, las películas Billy Elliot y Una mente maravillosa nos proporcionan dos ejemplos muy diferentes de este amor por el aprendizaje. ¿Se te ocurren otras películas, libros o materiales que motiven este deseo de aprender, como motor del cambio personal?

Aprendizaje + perseverancia = éxito

Éxito y perseverancia suelen ir de la mano. ¿Cómo definiríamos a la perseverancia? La perseverancia es aquella cualidad positiva que nos permite seguir avanzando hacia nuestros objetivos a pesar de los obstáculos.

Precisamente en esta definición encontramos la clave para poder desarrollar la perseverancia en la segunda parte de la frase. A pesar de los obstáculos. Pese a las dificultades que nos surjan en el camino.

De buenos mentores se hace el camino. En los años 2005-2006 al acabar la facultad pude conseguir una beca para irme a trabajar a Francia. En concreto a una asociación llamada Avenir Santé, que trabajaba en la prevención de las conductas de riesgo en jóvenes.

Pese a ser un equipo de no más de seis personas, los objetivos estaban claramente marcados y se llegaba a hacer el trabajo de 8-9 personas. La perseverancia para alcanzarlos era el factor que marcaba la diferencia.

Para poder alcanzar el éxito debemos tener claros cuáles son nuestros objetivos como un paso fundamental. 

perseverancia y exito

“La esperanza es el sueño del hombre despierto”

Cómo definir nuestros objetivos para alcanzar el éxito.

Estos deben de ser:

Realistas, ni imposibles ni tan por debajo de nuestra posibilidades que no impliquen un reto.

Cuantificables, se deben de poder medir y hacer operativos.

Deseables, que realmente supongan un estado o logro apetecible.

Por ejemplo, uno puede tener el objetivo de gozar de mejor estado físico, lo cual sería deseable, pero no sería cuantificable y no sé si realista (¿Cuál es nuestro estado físico actual?¿Cómo vamos a mejorarlo?). Modificado, este podría ser “Hacer ejercicio al menos media hora durante tres veces por semana para poder correr moderadamente sin cansarme”.

Una vez definidos los objetivos, para poder ser perseverantes, estos deben de extenderse en el tiempo. Es decir, debemos de crear un hábito, una costumbre, una rutina.

Una vez esta creada, será mucho más fácil lograr aquello que nos proponíamos enlazando con este propósito perseverante. Los seres humanos, por cómo trabaja nuestro sistema nervioso, sobre todo el cerebro, somos animales de costumbres. Una vez instaurado un hábito, tanto positivo como negativo, no es fácil de modificar… por supuesto esto lo podemos utilizar a nuestro favor.

El factor secreto del éxito.

Para establecer dichos hábitos es fundamental la continuidad en la práctica. Sucede así en los cambios físicos que decíamos antes y desde luego en los cambios psicológicos.

¿Cómo perseverar? Proyectando lo que queremos conseguir. Mirando más allá. No desfalleciendo ante los esfuerzos continuados que deberemos realizar.

Pero no sólo eso. Premiarnos y reforzarnos en el camino será fundamental también. Sonriendo, haciéndonos un regalo… Paso a paso se hace el camino.

Te propongo que, por otro lado, en tu ánimo perseverante, te premies por los logros parciales conseguidos. Esto te hará más fácil y agradable el camino. ¡Éxito, aprendizaje, perseverancia, y mucho ánimo!

 “La sabiduría mayor es tener sueños lo suficientemente grandes para no perderlos de vista mientras los perseguimos” (William Faulkner)

Antoni

Antoni Martinez
Psicólogo y psicoterapeuta apasionado por la Psicología Positiva. En Valencia y activo online. Me encanta el proceso de enseñar y aprender en cada taller que imparto y de cada persona que conozco. Conoce mucho más Sobre mi
Antoni Martinez on EmailAntoni Martinez on InstagramAntoni Martinez on LinkedinAntoni Martinez on Youtube
4 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Comentar enriquece el debate :)