,

Personalidad atractiva y carismática

Dentro de la Psicología de la Atracción uno de los aspectos que más podemos trabajar y optimizar es el de nuestra propia personalidad.

Básicamente porque el tener una personalidad fuerte, carismática y atrayente depende de nosotros. Sí, hay ciertas características de personalidad heredadas, como la tendencia a ser más extravertidos o introvertidos, o el ser más emocionales o racionales.

Personalidad atractiva: ser tu mejor amante

Pero son exactamente eso, tendencias de comportamiento y podemos potenciar su parte buena y disminuir su influencia si alguna vez nos perjudica. Ser más alto no depende de nosotros… pero el tener un sentido del humor brillante y ágil sí, por ejemplo.

¿Qué es una personalidad carismática? Aquella que provoca que las demás personas se sientan mejor con nosotros que sin nosotros, que las atrae y nos hace resultar como alguien más atractivo.

Esto es la consecuencia de otro hecho más importante aún: una persona carismática lo es porque está a gusto consigo mismo, en su propia piel.

No hace cosas para atraer a los demás per se, si no porque está bien. Le gusta como es básicamente y no hay nadie que nos haga sentir más a gusto que alguien que está bien con su propio ser.

Recordemos además que en la mayor parte de casos cuando alguien tiene una discusión con nosotros, o no nos trata con respeto, raramente tiene que ver con nuestra persona, si no con sus propios problemas internos, con sus propios miedos.

Cuanto más carismático es alguien menos puntos negros internos posee, como regla general. Si quieres además profundizar más en este concepto, te recomiendo sin duda este manual:Carisma. Esa magia especial.

Primer paso para desarrollar una personalidad atractiva. Delante del espejo.

Bien, ¿cómo podemos lograr desarrollar esta personalidad carismática? Hay personas que parece que siempre han sido así.

Sin embargo, aunque alguien nos parezca que este es un rasgo heredado, se puede aprender a desarrollar el carisma, como cualquier otra habilidad. Retomaremos este tema en otro artículo. ¿Ahora bien, cómo empezamos?

Yo, mi, me... contigo

Yo, mi, me… contigo

El igual que para seguir una dieta nos pesamos o para comenzar un plan de ahorro vemos cuanto dinero tenemos, en nuestro caso comenzaremos por una evaluación sincera y realista de nosotros mismos.

Es decir, nos pondremos metafóricamente y literalmente delante del espejo. Pensaremos en cómo somos y comenzaremos por autoaceptarnos incondicionalmente.

No nos hará falta aquí la máscara o coraza protectora, estaremos nosotros mismos mirándonos y dedicándonos una mirada amable. ¿Ya nos hemos “visto” de verdad? Ahora podemos empezar el proceso de  cambiar…

De la inseguridad a la seguridad.

Recuerdo en un pasado curso de Psicología de la Atracción a una de las alumnas con un problema bastante común. Ella comentaba que en situaciones sociales siempre se sentía muy nerviosa y por tanto atenazada, sintiendo la mirada de los demás sobre ella de una manera escrutadora.

Describía esa sensación, literalmente, “como si un enorme letrero luminoso estuviera sobre mi, fijando todos los demás su atención”…

Ella no tenía no remotamente ningún trastorno mental que provocara esa ilusión; simplemente ejemplifica cuan fuerte puede ser esa sensación de inseguridad delante del resto de personas.

La foto clasica sobre este tema… ¡igual de reveladora que siempre!

La inseguridad es el resultado de preocuparse demasiado por lo que otros pensarán. A todos nos resulta importante el resto de personas, cómo nos perciben y el sentirnos queridos, respetados y valorados.

Sin embargo, este deseo legítimo no puede convertirse en una necesidad básica e imprescindible; hay algunas personas especializadas en criticar al resto y debemos estar preparados para cuando nos topemos con ellas.

Las personas que fácilmente desaprueban a los demás tienden a controlar consciente y constantemente todo lo que hacen o dicen, inhibiendo la espontaneidad tan típica de los individuos carismáticos.

Sobre la aceptación de uno mismo

Los demás te aceptarán cuando tú te aceptes a ti mismo. Trabajando con constancia el sentirnos bien con nosotros mismos, sólo entonces ganaremos confianza en lo que podemos hacer y nos sentiremos menos ansiosos por obtener la aceptación del otro.

Ser sinceros con nosotros mismos puede costar más que subir una cuesta con desnivel del 20%

El cambio personal cuesta… ¿pero que mejor inversion por nosotros mismos podemos hacer?

Ya no te preocuparás por lo que puedan pensar de ti y podrás ser libre para concentrarte en otras personas, no exclusivamente en ti mismo. Cuando dediques toda tu atención a escuchar y comprender a los demás, comprobarás que su conducta experimenta un cambio notable.

Las personas que más nos interesan son aquellas que muestran interés por nosotros. Tu interés por los deseos y las necesidades de los demás favorecerá la creación de tu encanto personal: cuanto mejor conozcas lo que motiva a los otros, más fácilmente podrás atraerles y mantener esa atracción.

Aprendiendo a ser felices.

Adquirir la felicidad interior es un hábito que todos podemos cultivar. Cuando tu mente se rige por pensamientos positivos, te sientes bien contigo mismo y alegras la vida de los que te rodean. A pesar de que no siempre resulte deseable o razonable estar en el punto más alto de la escala de felicidad, es recomendable alcanzar las cercanías del mismo con frecuencia para recordar cómo es la auténtica felicidad y para que nos resulte más sencillo reproducirla en diferentes grados.

Al igual que un cantante explora y trabaja sus diferentes tonos de voz, una persona que busca la felicidad puede aprender, gracias a la experiencia y a la práctica, a alcanzar el punto más alto de la misma y obtener mejores resultados.

Y piensa que no hay nada que haga resultar más atractiva a una persona que este estado de felicidad, o su compromiso firme para alcanzarla.

Nunca podrás sentirte alegre si te concentras en pensamientos negativos, y la insatisfacción es muy difícil de producir cuando piensas positivamente. La baja moral de una persona, tan frecuente entre personas emocionalmente sanas, suele ser el resultado de un pensamiento negativo o pesimista.

Somos lo que pensamos durante todo el día. ¿Con qué llenas tu mente? Especialmente cuando no hay ninguna cuestión que requiera tu atención inmediata,  ¿piensas en las facturas que tienes pendientes por pagar, lo insatisfecho que estás en tu vida social y te lamentas por tus errores?

¿O piensas en ese problema que has resulto hoy con éxito, en lo afortunado que eres por tener tu grupo de amigos o en nuevas cosas que te gustaría probar o aprender? Las consecuencias en nuestra personalidad están muy claras…

El lado negativo que todos tenemos es a priori más poderoso que el positivo por el tipo de sociedad en que vivimos y al principio tendrás que eliminar pensamientos negativos y reemplazarlos varias veces. Hay diferentes técnicas específicas para ello. Con el tiempo y la práctica de alimentarte con pensamientos positivos, conseguirás la costumbre de pensar positivamente y adquirir el hábito de sentirte feliz.

Es el compromiso con nuestro bienestar que cada cual debemos pactar con nosotros mismos.

Tus puntos fuertes.

Desde hace más de una década la Psicología Positiva viene enfatizando una forma de estudiar la naturaleza humana basada en las fortalezas, más que en las patologías y disfuncionalidades.

Este enfoque centrado en las fortalezas constituye una revolución en la forma de abordar la personalidad y la conducta humana, y marca distancia con el enfoque de la psicología tradicional, orientada más en los problemas humanos y en cómo resolverlos, en manejar las debilidades, en curar lo que está disfuncional, olvidando el lado positivo del ser humano, dejando una visión sombría y pesimista de la naturaleza y comportamiento.

El conocer nuestros puntos fuertes y potenciarlos nos permitirá que aquellos aspectos más excelentes de nosotros fortalezcan nuestro atractivo y carisma.

Al respecto los psicólogos Martín Seligman y Chris Peterson se preguntaron: “¿Por qué si existe una clasificación de los trastornos mentales, no lo hay de las fortalezas humanas?”. A tal efecto propusieron un esquema de clasificación de las virtudes y fortalezas para facilitar la creación de estrategias de evaluación.

Para Seligman y Peterson el concepto de “virtud o fortaleza” está referido a aquellas capacidades que pueden adquirirse a través de la voluntad, los cuales representan rasgos positivos de la personalidad.

Los autores diseñaron un instrumento de medida de las fortalezas humanas, basándose en una clasificación de los recursos positivos del individuo. El Inventario de fortalezas (VIA) es un cuestionario de 240 ítems con 5 posibles respuestas cada uno, que mide el grado en que un individuo posee cada una de las 24 fortalezas y virtudes que han sido desarrolladas por el Values in Action Institute bajo la dirección de los propios Seligman y Peterson.

Las 24 fortalezas que mide el VIA se agrupan en 6 categorías:

Sabiduría y conocimiento: 1.Curiosidad, interés por el mundo; 2.Amor por el conocimiento y el aprendizaje; 3.Juicio, pensamiento crítico, mentalidad abierta; 4.Ingenio, originalidad, creatividad, inteligencia práctica; y 5.PerspectivaCoraje: 6.Valentía; 7.Perseverancia y diligencia; 8.Integridad, honestidad, autenticidad; y 9.Vitalidad y pasión por las cosas.

Humanidad: 10.Amor, apego, capacidad de amar y ser amado; 11.Simpatía, amabilidad, generosidad; y 12.Inteligencia emocional, personal y social.

Justicia: 13.Ciudadanía, civismo, lealtad, trabajo en equipo; 14.Sentido de la justicia, equidad; 15. Liderazgo; 16.Capacidad de perdonar, misericordia;

Moderación. 17. Modestia, humildad; 18.Prudencia, discreción, cautela; y 19.Auto-control, auto-regulación.

Trascendencia: 20.Apreciación de la belleza y la excelencia, capacidad de asombro; 21.Gratitud; 22.Esperanza, optimismo, proyección hacia el futuro; 23.Sentido del humor; y 24.Espiritualidad, fe, sentido religioso.

Te propongo que rellenes el cuestionario (vienen las claves de corrección): Cuestionario nuestros puntos fuertes La semana que viene veremos como sacarle el máximo partido a los resultados y potenciar nuestro atractivo y personalidad.

El conocer nuestros puntos fuertes y potenciarlos nos permitirá que aquellos aspectos más excelentes de nosotros fortalezcan nuestro atractivo y carisma.

Te propongo que rellenes el cuestionario (vienen las claves de corrección): Cuestionario nuestros puntos fuertes.

Conclusión.

Siempre podemos optimizar nuestra personalidad, sacarle partido, mejorarla. Tenemos todos nosotros rasgos atractivos y podemos encontrar nuestra propia manera de atraer. Utilicemos nuestra mejor materia prima: ¡nuestra forma de ser!

Antoni

 

 

10 comentarios
  1. Antoni Martinez
    Antoni Martinez Dice:

    Gracias a ti AM por entrar. La serie de artículos sobre Personalidad atractiva y carismática continuará a lo largo de las próximas semanas, seguiremos este viaje hacia nuestro mejor Yo,
    ¡no os lo perdais!

    Responder
  2. Alejandro
    Alejandro Dice:

    Me ha parecido muy interesante. Desde luego hay que trabajar nuestras cualidades para mejorar a diario. Muchos animos con este trabajo que realizan, me parece estupendo. 😉

    Responder
    • Antoni Martinez
      Antoni Martinez Dice:

      Gracias Alejandro. El recibir este apoyo nos anima a seguir escribiendo. Pronto llegarán más artículos de la serie “Personalidad atractiva y carismática”.

      Responder
  3. María
    María Dice:

    Ciertamente conocernos es el primer paso, para luego aceptarnos, mientras mejor nos llevemos con nosotros mismo, mejor sera la relación con los demás.

    Responder
  4. Carla
    Carla Dice:

    Que buen artículo, al leer la primera parte dije …y la segunda cuando! Ya la encontré..voy por ella, seguro me irá bien. Gracias !

    Responder

Trackbacks y pingbacks

  1. […]  – Tus puntos fuertes. Valórate y reconócete como persona valiosa y especial. Este punto es tan importante que excede el contenido de este artículo, por ello te presento aquí algunos artículos donde desarrollo a fondo este tema: Personalidad atractiva y carismática. […]

  2. […] más fácilmente, y de ahí que las series sobre las fortalezas personales o sobre cómo tener una personalidad atrayente fueran esencialmente […]

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *