,

Sobre la valentía y cómo atreverte

www.antonimartinezpsicologo.com

www.antonimartinezpsicologo.com

Comienzo con una serie de artículos basados en el excelente trabajo de los profesores en Psicología Positiva Rashid y Anjum, “340 Ways to Use VIA Character Strengths”. Este me parece un material que adaptado, debíamos de tener disponible sí o sí en castellano.

La valentía puede definirse como la voluntad de ejercitar el valor, logrando  objetivos frente a la oposición, interna o externa. Nos anima a superarnos y a atrevernos a pasar a la acción.

Así, es la capacidad de tomar medidas para ayudar a los demás a pesar de los riesgos significativos o peligros. Esta fortaleza permite a las personas evitar acobardarse ante las amenazas, los desafíos, o el dolor asociado al intentar hacer buenas obras. Actos valientes que se realizan voluntariamente con pleno conocimiento de la potencial adversidad involucrada.

Así, dichos actos valientes se acometen voluntariamente con el pleno conocimiento del potencial adverso que conllevan; aunque tengamos miedo, ello no nos para. Las personas valientes, la mayor importancia la dan al propósito más elevado y a la moral, independientemente de cuales puedan ser las consecuencias… lo que precisamente nos permite superar las dificultades.

Ejemplos de películas para trabajar la valentía: La Lista de Schindler (1993), La Casa de mi Vida (2001).

Propuestas para desarrollar la valentía.

Te propongo elegir varias de estas actividades o rutinas para estimular la valentía. A partir de las mismas, además, puedes generar tus propias fórmulas:

1. Promueve la defensa de los valores y causas que consideres nobles, de forma significativa y que llegue a los demás (escribir, hablar, participar en una protesta, o unirse  a una organización activista.).

2. Habla a favor de algo, o escribe sobre una idea aunque sea impopular para un grupo determinado.

3. Da pequeños pasos prácticos para un cambio social constructivo.

4. Informa de una injusticia, de un abuso, de una práctica inmoral flagrante, o del abuso de poder o de los recursos, a las autoridades pertinentes, incluso  si el autor es alguien cercano a ti.

5. Protege o defiende a alguien (como ser un hermano menor o una mujer maltratada) incapaces de hacerlo  por sí mismos.

6. Haz preguntas difíciles que a ti y a otros os permitan enfrentaros a la realidad.

7. Aclara tus valores  pensando en la mejor manera que te han servido en las situaciones difíciles.

8. Cultiva la reputación de reconocer y apreciar los actos valientes que se llevan a cabo a pesar de los desafíos.

9. Identifica un área en la que por lo general has rehuido los enfrentamientos. Practica las  frases, los tonos y los gestos que le permitan la próxima vez, afrontar eficazmente la situación. Recuerda, aquí estamos hablando de la asertividad (pincha en el enlace anterior para trabajarla a fondo).

10. Recopila historias actuales de valentía en situaciones de la vida cotidiana.

 11. No temas ser diferente, con una actitud positiva.

12. No temas hacer amistad con alguien que es diferente y positivo. Tanto en este punto como en el anterior, fíjate que estamos hablando del carisma.

¿Puedes compartir aquí otras maneras de ejercer la valentía, o acciones y situaciones en las que lo hayas sido? Esperamos leerte, ¡démonos ejemplo aquí los unos a los otros!

Antoni.

¡Comparte en las redes sociales y comenta aquí abajo si te ha gustado el artículo!

6 comentarios
  1. Psicologo Barcelona
    Psicologo Barcelona Dice:

    Para muchas personas algo más cercano y que requiere mucha valentía por su parte es expresar lo que sienten a las personas indicadas. A veces la inseguridad, el miedo, la vergüenza o los prejuicios, nos hacen callarnos cosas que nos ayudarían a ser más felices. Ahí van algunos ejemplos:

    – Decirles a las personas que nos importan que las queremos o hacer algo bonito por ellas.
    – Dar las gracias a esa persona que nos ayudó tanto en cierto momento.
    – Devolver un plato que no nos ha gustado o que no está bien en un restaurante.
    – Preguntarle directamente a esa persona que es antipática con nosotros si tiene algún problema con nosotros.

    Son pequeñas acciones cotidianas, que una vez realizadas te llenan de satisfacción y te proporcionan tranquilidad. Hay que ejercitar la valentía diariamente!

    Responder
    • Antoni Martinez
      Antoni Martinez Dice:

      Muy buenas indicaciones. Aqui podriamos incluir efectivamente el expresar lo que sentimos a quienes tenemos cerca. Tambien podemos llamarlo comunicacion emocional. Como decias, se pueden ir cambiando pequeñas cosas en el dia a dia para ello, acabando por formar un habito!

      Responder
  2. Arturo Alessio
    Arturo Alessio Dice:

    A mi me gustaría enriquecer un poco este artículo con dos recomendaciones que me dieron muy buenos resultados:

    1. Rodearse de al menos una persona que sea valiente, pasar mucho tiempo con ella y tratarla directamente: en mi caso se trata de un familiar cuya influencia ha producido en mí una valentía notable y cuyos resultados se han venido reflejando en un buen incremento de mis ganancias y mi salud. Llevo 6 meses ejercitándome con él, atendiendo nuestra nutrición con mucho cuidado, coqueteando con chicas, etc., etc. En resumidas cuentas, estoy contento por su influencia.

    2. Alejarse de personas tóxicas: Este punto viene siendo lo contrario al primer punto, pues se trata de cerrar las puertas de manera definitiva y permanente a las personas que nos mantienen dubitativos y con la cabeza baja… muchas veces estas personas vienen con buenas intenciones y hasta resultan ser muy cercanos a nosotros, y en ese caso lo mejor será decirles lo que nos hace sentir tal o cual comentario por parte de ellos.

    En mi caso, para dar otro ejemplo, me vi forzado a cerrar mis puertas a una chica con quien tuve una relación y que me hacía dudar mucho sobre mis fortalezas como hombre y seductor, ya que su forma de ser es la de alguien que desatiende a la persona que dice querer, tuve que dejarla. Y en otro caso, un familiar con buenas intenciones me hablaba mucho sobre los defectos de esta chica, cosa que me devolvía al estado emocional al que ella me tenía acostumbrado; en ese caso solo tuve que decirle a mi familiar lo que me producían sus comentarios y pedirle el favor de “no inyectarme más veneno”, el resultado de esto me ha sentado muy bien y por eso lo recomiendo, no como un psicólogo, sino como el antiguo paciente de uno.

    Responder
    • Antoni Martinez
      Antoni Martinez Dice:

      Buenísima respuesta, Arturo, tu comentario ha enriquecido y no poco el artículo. Cuando tenemos a alguien cerca con una característica positiva notable – caso de la valentía – tenemos un montón ganado. Y si eso lo combinamos con alejarnos algo de alguien de tipo más “tóxico”, no pueden darse más que mejoras.

      Para ambas cosas, también para cerrar relaciones de pareja y lo que conllevan en nuestro entorno, hay que ejercitar la valentía, bien entendida, por lo que te felicito. ¡Espero volver a leerte por aquí!

      Responder

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *