, ,

13 cosas para recordar cuando la vida se pone difícil

Todos somos capaces de sobrevivir a las malas circunstancias, incluso cuando estamos en etapas muy complicadas. El secreto de todo esto se centra en tener una buena actitud, afrontándolo de forma positiva y efectiva. ¿A qué pensabas que era más difícil?

A continuación, te proponemos una serie de consejos para que sepas afrontar la vida de una forma asertiva y positiva.

13 cosas que intento recordar para superar los momentos de bajon

  1. Cambia si está en tu mano y acepta las cosas si no puedes cambiarlas

Nos sentimos tristes cuando nos resistimos a aceptar cómo son las cosas en la realidad. Si sabes que puedes cambiar algo, aunque sea un detalle, ¡hazlo! ¡Actúa cuanto antes! Pero si esa situación es de fuerza mayor, como una enfermedad, tienes dos alternativas: aceptarlo y seguir adelante con fuerza o amargarte y obsesionarte con esa situación.

  1. Tu peor enemigo eres tú

Ten en cuenta que en la mayoría de ocasiones nosotros mismos, somos nuestro peor enemigo. La propia perspectiva influye mucho en la felicidad de cada uno. Si piensas que algo es un problema, entonces todos tus esfuerzos y pensamientos serán negativos, pero si crees que puedes aprender de ello, dejará de evocarte este tipo de sensaciones.

  1. Si quieres que el mundo cambie, empieza primero a cambiar tú

Otro de los puntos a tener en cuenta es que el mundo que nos rodea es un claro reflejo de nuestro interior. ¿Hay a tu alrededor personas con vidas muy caóticas y estresantes? ¿Se sienten caóticas en su interior completamente o en parte? Sí, seguramente así sea. Nos gusta pensar que si cambiamos la situación, esta nos cambiará a nosotros, pero la realidad es que es totalmente a la inversa. Primero tenemos que cambiar nosotros para que el resto del mundo también esté dispuesto a hacerlo.

  1. Si te equivocas y fracasas, no lo tomes como una derrota, sino como una oportunidad de aprendizaje

Debes comenzar a eliminar de tu vocabulario la palabra “fracaso”. Además, debes tener presente que la gente exitosa no ha salido de la nada, antes de llegar a la cima han fracasado varias veces y soportado muchas dificultades. Incluso Thomas Edison comentó: “no fallé al inventar la ampolleta, solo encontré 99 maneras que no funcionaron correctamente”. Toma tus supuestos “fracasos” como pasos que te aproximan hacia esa meta final.

  1. Elimina de tu cabeza el “y si…” y piensa que las cosas suceden por algo

Aunque te parezca difícil de creer, es totalmente verdad. Por regla general, cuando echas la vista atrás, hacia tu pasado, serás capaz de ver por qué era necesario que eso precisamente no saliera adelante. Puede ser que ese trabajo que querías y no terminaste de conseguir, te hubiera quitado más tiempo para estar con tu familia, pero que el que sí lograste sea más flexible. Ten fe y piensa que las cosas suceden cómo deberían ser.

  1. Aprovecha el aquí y ahora

Ten claro que el momento presente nunca volverá a suceder otra vez. Siempre hay pequeños detalles del día que valen la pena, ¡así que no dejes que se pasen por alto! Pronto será tan solo un recuerdo. Incluso los momentos más duros de nuestra vida pueden terminar viéndose como algo positivo cuando los recordemos en un futuro. Esto me recuerda a la canción country de Trace Adkins, que dice: “Vas a perder esto, vas a querer esto de vuelta. Vas a desear que estos días no hayan pasado tan rápido. Puedes no saber esto ahora, pero te lo vas a perder.”

  1. Equilibra tus emociones

Muchas personas viven el día a día con una mente restringida. Se caracterizan por querer alcanzar un deseo determinado, pero cuando no lo consiguen, sus emociones se centran en la negatividad. Intenta tener una mente independiente en su lugar. Esto quiere decir que cuando realmente quieras conseguir algo, debes ser feliz si puedes o si no. Es importante que tus emociones se mantengan estables para superar los momentos de bajon.

El equilibrio emocional depende también de nuestros buenos recuerdos

El equilibrio emocional depende también de nuestros buenos recuerdos

  1. Enfréntate a tus miedos

Aunque no lo creas el miedo puede ser un gran aliado y una gran fuente de inspiración para que logres tener éxito. Por ejemplo, cuando estudiaba en la universidad, odiaba tener que hablar en público – uno de los 3 temores principales de las personas. Sin embargo, a día de hoy ese miedo por fin lo he superado. Me sigo poniendo nerviosa, pero ya he perdido mi sentido del ridículo. Enfrentarte a esto solo requiere de superación y constancia.

  1. Ser feliz cuesta muy poco

Cada vez son más las personas que restringen su felicidad, impidiéndose disfrutar del día a día, aunque muchas veces tampoco saben cómo divertirse. Algunas incluso son adictas a sus problemas y momentos caóticos, tanto que ni siquiera saben quiénes son sin ellos. A partir de este momento, ¡date el placer de ser feliz! Aunque tan solo sea media hora al día, es fundamental que te centres en lo bonito de la vida y no en su complejidad.

  1. Las comparaciones son odiosas

Normalmente lo hacemos con personas superiores a nosotros, pero ¿qué sucede si no eres igual que Angelina Jolie? Nada. Todos somos únicos y diferentes. Piensa que siempre habrá alguien en mejor situación que en nosotros, pero también en peor, así que deja de focalizarte en este punto.

  1. Deja el victimismo de una vez

Sal del camino que tienes establecido. Ten presente que eres víctima de tus propios pensamientos, actos y palabras. Ninguna persona “te hace” ser algo. Tú eres el creador de tu propia experiencia con el mundo. Asume tu responsabilidad y sé consciente de que puedes salir realmente de las dificultades en vez de hundirte cada vez más en ellas. Deja a un lado esa mentalidad de víctima y esfuérzate por alcanzar el éxito.

  1. Las cosas pueden cambiar, ¡y lo hacen!

Muchas veces cuando nos encontramos con una situación mala, pensamos que no vamos a poder salir, que nada cambiará. Sin embargo, la realidad es que nada es permanente, así que deja de pensar de esta forma. Tú tienes que realizar alguna acción con el fin de que todo cambie. No va a suceder de la noche para la mañana.

  1. Si pones de tu parte, todo es posible

Todos los días suceden reales milagros. Confía: todo termina pasando con el tiempo. Solo tienes que ser capaz de creer y pensar que un día u otro, sucederá. Una vez lo logres, habrás ganado la gran batalla.

Descripción del autor: Edith Gómez es editora en Gananci, apasionada del marketing digital, especializada en comunicación online. Se niega a irse a la cama cada noche sin haber aprendido algo nuevo. Le inquietan las ideas de negocio y, más aún, aportar una mirada creativa al pequeño mundo en el que vivimos.

Twitter: @edigomben

Antoni Martinez
Psicólogo y psicoterapeuta apasionado por la Psicología Positiva. En Valencia y activo online. Me encanta el proceso de enseñar y aprender en cada taller que imparto y de cada persona que conozco. Puedes recibir mucho más contenido exclusivo en mi newsletter ;)