Entradas

Como superar las creencias limitantes

Las creencias son ideas que tenemos acerca del mundo, del futuro y sobre nosotros mismos. Estas creencias pueden ser potenciadoras, si sirven para que consigamos lo que queremos o limitantes, si lo que consiguen es frenarnos.

Las creencias limitantes son pensamientos del tipo “no valgo para nada”, “todo me sale mal”, “no sirvo para esto”, “no puedo conseguirlo”, “nunca seré lo que quiero ser”. Esos pensamientos limitan nuestra acción, son automáticos, surgen de manera inconsciente y a menudo resultan incontrolables.

Muchas de nuestras creencias nos acompañan desde la infancia: la educación en casa, en el colegio, nuestros amigos, vecinos, familia, la cultura donde nos desarrollamos, la ciudad donde vivimos… el contexto en el que crecemos moldea estas creencias y quedan en nosotros. El resto de creencias han ido desarrollándose conforme hemos ido experimentando y viviendo.

superar creencias limitantes

¡El trabajo con las creencias limitantes es esencial en el proceso de desarrollo personal!. Hay una frase que me encanta que dice “cuando alguien cree que puede hacer algo, lo hace“.

 

COMO IDENTIFICAR Y SUPERAR CREENCIAS LIMITANTES

 

Pasar de tener creencias limitantes a tener creencias potenciadoras es posible. Es necesario pues:

1) Detectar cuáles son esas creencias. En ocasiones esto puede ser fácil y que seamos conscientes de las mismas. Sin embargo, dado que son automáticas, puede ser más complicado y que necesitemos ayuda.

2) Cuando nos aparecen. Esto es importante ya que suelen darse en determinados momentos bajo determinadas condiciones.

3) Qué nos impiden conseguir. Básico, vital porque el saber qué es lo que nos estamos perdiendo puede ser el motor del cambio.

4) Sustituirlas por otras que nos ayuden. Para ello hay procedimientos como el ABC de Ellis, u otras técnicas de terapia cognitiva muy útiles.

Resumiendo, localizar y reemplazar las creencias que nos limitan nos da una mayor libertad y bienestar, objetivo más que deseable, ¿no te parece? Algunas de las verdades más poderosas que nos podemos encontrar son de alguna manera las más sencillas.

Supera tus creencias limitantes aumentando tu autoeficacia.

El concepto de autoeficacia es dentro de Psicología una de las mismas. Este concepto ha sido muy estudiado desde la Psicología Positiva, y engancha con conceptos de los que he hablado mucho en este blog, como la resiliencia o como las fortalezas personales. Vamos a ver cómo utilizarla para reforzar lo que vimos más arriba.

Lo cierto es que creyendo que puedes lograr lo que deseas es uno de los factores más importantes – quizás el que más – en el secreto para conseguir el éxito. Y ello no en un sentido mágico, si no de crear posibilidades mentales, de comenzar a andar a paso firme el camino para lograrlo.

Para acabar sintiéndonos eficaces en nuestro trabajo, relaciones sociales o de pareja deberemos probarnos y juzgar adecuadamente que tenemos pericia en esos ámbitos.

Autoeficacia viene de una conocida teoría en psicología, ya clásica. El precepto básico en la teoría de la autoeficacia es “las creencias de las personas en sus propias capacidades para producir los efectos deseados de sus propias acciones”.

El psicólogo Albert Bandura fue el primer impulsor de este concepto. Así, esta va sobre los determinantes de los comportamientos que las personas hacemos y sobre los que decidimos tender,  cómo perseveramos en ellos y cuanto nos esforzamos para afrontar los retos y los obstáculos.

autoeficacia

La teoría de la autoeficacia igualmente sostiene que estas creencias de eficacia sobre uno mismo juegan un papel principal en el ajuste psicológico, los problemas psicológicos y la salud física, así como en los cambios de conductas tanto propios como guiados por un profesional.

En este camino del que hablaba la experiencia me ha demostrado que hay una palabra clave para llegar a sentirnos eficaces. Evidentemente necesitaremos diferentes habilidades, pero la principal va a ser la perseverancia. Esa persistencia para conseguir lo que queremos e ir un paso más allá, para enfrentarnos a los sucesivos retos y acabar ganando etapas intermedias, a modo de carrera ciclista.

Siendo perseverantes acabaremos siendo resilientes, y ello nos permitirá vernos como autoeficaces. ¿Cómo comenzamos a desarrollar la autoeficacia e incluimos la perseverancia en este proceso? Vamos a verlo.

Tres pautas para desarrollar tu autoeficacia.

Con estos tres pasos vas a poder seguir aumentando tu autoficacia, y por tanto rompiendo con tu propia experiencia del día a día tus creencias limitantes:

– Se realista de tus capacidades actuales.

Se trata de vernos de manera precisa y honesta. Quizás ya seamos eficaces en diferentes ámbitos y lo que necesitemos sea desarrollar nuevas habilidades en otros campos. Sé positivo en tu valoración, pero no olvides el ver en que punto estás.

– Metas progresivas.

Sin prisa pero sin pausa. Los grandes cambios y huidas hacia delante no te harán llegar lejos. Sí el introducir cambios progresivos y constantes.

– Pide retroalimentación a los demás y datela a ti mismo.

Los otros van a ser una muy buena fuente de información. También tu propia persona, ello a ver si has podido progresar o no en tu búsqueda de la autoeficacia.

El camino te irá dando pistas de por donde tirar. Recuerda aquí que una perseverancia bien entendida no es darse cabezazos una y otra vez contra una pared infranqueable, si no persistir con inteligencia. Quizás deberías probar cosas nuevas o adaptar las que ya haces bien. Este vídeo me parece muy ilustrativo ya que nos habla de la resiliencia, ¡espero tus comentarios más abajo!:

Antoni

pd.- en el taller online Aprende Pscología Positiva podrás encontrar también cómo desarrollar la resiliencia tanto en ti como en tus clientes, pacientes o alumnos, en el caso que seas un profesional del desarrollo personal.

Lecciones de vida (V) Mario Benedetti. “Que tengas un buen día”

www.antonimartinezpsicologo.com

Precioso texto atribuido a Mario Benedetti, enorme ejemplo de Psicología Positiva y de Psicología Cognitiva. Aprovecho para recomendaros este libro suyo, que es mi favorito y una delicia: “El Amor, Las Mujeres Y La Vida. Poemas de amor“. Os dejo con Benedetti:

“Esta mañana desperté emocionado
con todas las cosas que tengo que hacer
antes que el reloj sonara.
Tengo responsabilidades que cumplir hoy. Soy importante.
Mi trabajo es escoger qué clase de día voy a tener.
Hoy puedo quejarme porque el día esta lluvioso
o puedo dar gracias porque las plantas están siendo regadas.

Hoy me puedo sentir triste porque no tengo más dinero
o puedo estar contento que mis finanzas me empujan
a planear mis compras con inteligencia.
Hoy puedo quejarme de mi salud
o puedo regocijarme de que estoy vivo.
Hoy puedo lamentarme de todo
lo que mis padres no me dieron mientras estaba creciendo
o puedo sentirme agradecido de que me permitieran haber nacido.
Hoy puedo llorar porque las rosas tienen espinas
o puedo celebrar que las espinas tienen rosas.

Hoy puedo autocompadecerme por no tener muchos amigos
o puedo emocionarme y embarcarme en la aventura de descubrir nuevas
relaciones.
Hoy puedo quejarme porque tengo que ir a trabajar
o puedo gritar de alegría porque tengo un trabajo.
Hoy puedo quejarme porque tengo que ir a la escuela
o puedo abrir mi mente enérgicamente
y llenarla con nuevos y ricos conocimientos.
Hoy puedo murmurar amargamente

porque tengo que hacer las labores del hogar
o puedo sentirme honrado porque tengo un techo para mi mente y cuerpo .
Hoy el día se presenta ante mi esperando a que yo le de forma y aquí estoy, soy el escultor.
Lo que suceda hoy depende de mi, yo debo escoger qué tipo de día voy a tener.
Que tengas un gran día… a menos que tengas otros planes.”

Mario Benedetti

www.eljardindellibro.com

pd.- comenta aquí abajo incluyendo otros poemas que nos remitan a aprendizajes vitales en desarrollo personal o relacionados con la Psicología 😉

Psicologia Positiva pàra el Día a Día

¿QUIERES MULTIPLICAR TU CRECIMIENTO PERSONAL CON LA PSICOLOGÍA POSITIVA? 

Apúntate y recibe gratuitamente en tu email mi ebook "Psicología Positiva para el Día a Día" con mi método de 7 pasos.

La indefensión aprendida como base de la depresión

La indefensión aprendida es un proceso en la psicología animal y la psicología humana relacionada,que explica la condición de un ser humano o un animal en la que  ha aprendido a comportarse pensando que no puede hacer ninguna otra cosa en tal situación.

Ello incluso cuando la oportunidad se restablece para que ayudarse a sí mismo y evitar un desagradable o circunstancia perjudicial para el que ha sido sometido.

indefensión aprendida

La teoría de la indefensión aprendida explica que la depresión clínica y relacionados con las enfermedades mentales puede resultar de una percepción de ausencia de control sobre el resultado de una situación.

Esto he podido comprobarlo muchas veces en consulta y cualquiera puede observarlo en su entorno, en determinadas situaciones donde la otra persona piensa que solo tiene una alternativa de acción, tendente a sentirse desamparado.

Martin Seligman, bastante antes de lanzar a la Psicología Positiva, es considerado también el creador de esta teoría. Se inició en la Universidad de Pennsylvania en 1967, como una extensión de su interés en la depresión.

En el siguiente vídeo podemos ver muy claramente una sencilla explicación de la misma. Aprovechemos para hacernos la pregunta: ¿que sucede cuando nos enfrentamos a una tarea o reto con un estado de ánimo de confianza, motivación y pensando que vamos a hacerlo bien?

Como pudiste ver en el vídeo, inducir la indefensión aprendida es bastante fácil. Se trata de que la persona llegue al razonamiento, comúnmente incorrecto, de que no tiene alternativa o escapatoria a una situación determinada.

Darle la vuelta a la indefensión aprendida.

Todo lo que hemos aprendido lo podemos desaprender, y esto es igualmente cierto en la indefensión aprendida.

En ese sentido lo primero que debemos hacer es analizar de manera más justa y realista la situación. Pensamos que nuestro pensamiento y manera de razonar es perfecto; esto no es así en un buen número de situaciones.

Si una determinada situación nos provoca malestar y queremos cambiarla, tratemos de mirar con los ojos de otra persona. Por ejemplo, alguien externo, ¿cómo analizaría esa situación?

Fíjate que esto mismo sucede cuando en esa misma situación pedimos consejo a un amigo, o cuando pensamos que le sucede a otros lo que a nosotros nos está pasando. Nuestras mismas respuestas nos sorprenden.

El paso dos es llevar a cabo esas alternativas de respuesta. Dar el paso siguiente, hacer un cambio por pequeño que sea. Ver que esa posibilidad es real.

En tercer lugar, analizar si lo que hemos hecho ha tenido resultado. De ser así, insistir y crear un hábito.

La indefensión aprendida se combate creando una nueva realidad, primero a nivel mental y luego en nuestro día a día ¡El esfuerzo siempre valdrá la pena, créeme!

pd.- ¿te has sentido identificado con lo que comento en este artículo? Déjame un comentario y te responderé antes de que pasen 48 horas. Y si quieres ponerte manos a la obra inmediatamente, consulta nuestros servicios de terapia psicológica.

Antoni 

ebook supera la depresion¿Quieres mejorar tu estado de ánimo inmediatamente? Conoce Supera la Depresión, el book con el método probado en consulta que ha ayudado a centenares de personas.