Artículos sobre Psicología Positiva. Blog de Psicología Positiva aplicada con recursos, materiales, enlaces y los contenidos más útiles.

Psicología Positiva: guía introductoria.

Si eres nuev@ en el blog, este es tu artículo. Estoy encantado de qué estés aquí, en tu casa, en tu centro de Psicología Positiva en Valencia y online. Durante los últimos años he investigado, practicado y aprendido sobre psicología en general y Positiva en particular, y espero que ahora te guste el contenido que he recopilado para ti.

Vamos a hacer una introducción a la psicología positiva en cinco minutos. Las fortalezas personales, la educación emocional, el optimismo, la gratitud,  la resiliencia, el flow, el  saboreo, la búsqueda de sentido  y muchos más conceptos increíbles nos ayudan a llevar vidas más equilibradas y con mayor bienestar.

¿Qué es la Psicologia Positiva?

 

Hoy día la Psicología dispone de herramientas eficaces para combatir diferentes trastornos psicológicos; los psicólogos podemos diagnosticar, disminuir los síntomas y eliminar las emociones negativas (ansiedad, tristeza, ira etc. ) con un alto grado de efectividad.

Sin embargo este no es el único objetivo de la Psicología, el de arreglar problemas, si no también el de hacer que las personas sin trastornos lleven vidas más felices y el poder aprender estas habilidades desde la infancia. Si nos planteamos las preguntas:

¿Podemos ocuparnos de la salud más allá de la enfermedad?  ¿Ayudar a los demás a tener una vida mejor y no sólo con menos problemas?

¿Estudiar a las personas que son felices y saber cómo lo logran?   ¿Aprender a saborear los momentos?

¿Experimentar una mayor cantidad de emociones y situaciones positivas?

Psicologia Positiva pàra el Día a DíaDentro de la Psicologia Positiva, encontramos bastantes de las respuestas.

Según los conocimientos de la investigación y la práctica clínica de la Psicologia Positiva la respuesta es sí. ¿Cómo podemos definirla?

La Psicologia Positiva (Positive Psychology) es una rama de la psicología de reciente aparición que busca comprender, a través de la investigación científica, los procesos que subyacen a las cualidades y emociones positivas del ser humano.

Impulsada por el psicólogo norteamericano Martin Seligman, la Psicologia Positiva aporta nuevos conocimientos para alcanzar mejor calidad de vida y bienestar, todo ello sin apartarse nunca de la más rigurosa metodología científica propia de toda ciencia de la salud. Estudia cuáles son nuestras fortalezas personales y cómo desarrollarlas mediante ejercicios prácticos.

Es más, en nuestro día a día la Psicologia Positiva nos ayuda a:

  • Conocer y mejorar nuestras fortalezas personales.
  • Trabajar nuestro optimismo y sentido del humor.
  • Saber que somos resilientes (capaces de ser resistentes y sobreponernos) y mejorar en este aspecto.
  • Fomentar nuestra inteligencia emocional.
  • Estimular nuestra creatividad.
  • Detectar y crear estados de “flow” (fluir haciendo alguna actividad).
  • En definitiva, avanzar en nuestra felicidad personal.

Según palabras del propio Seligman, «el verdadero crecimiento personal y superación de nuestras dificultades no vendrían sólo de eliminar lo negativo, si no de construir y adquirir lo positivo«, como las anteriores emociones positivas.

¿Qué no es la Psicologia Positiva?

 

La Psicologia Positiva no es lo mismo que el «pensamiento positivo».

De hecho, no podría definir exactamente qué es el pensamiento positivo, término que cada vez que se oye más, dado que es una amalgama difusa de libros, materiales y formas de actuar que genéricamente entiendo que quieren promover el pensar de una forma diferente, más optimista.

En este sentido es recomendable el libro «Sonrie o muere. La trampa del pensamiento positivo» de Barbara Ehrenreich.

La Psicologia Positiva no es únicamente una forma de psicoterapia.

La psicoterapia positiva ha demostrado su eficacia y utilidad, sin embargo la Psicología Positiva puede ser conocida y utilizada por todo tipo de personas y profesionales, no sólo psicólogos.

Profesores, médicos, administrativos, líderes sociales, estudiantes, coaches, escritores etc. encontrarán sin duda utilidad en los conocimientos que nos aporta.

La psicologia positiva no es pensamiento mágico.

La Psicología Positiva, desde sus orígenes, tiene eminentemente una orientación  científica con voluntad de poder ser aplicada en la vida cotidiana, en diferentes ámbitos: individual, escuela, familia, empresa, institucional…

Se aleja así se un enfoque esotérico, mágico, como el de la «ley de la atracción» y otras pseudo filosofías.

 La psicologia positiva no es la curación de todos los males.

Como todo, llevado el exceso no es bueno sólo promover sistemáticamente formas optimistas de comportarse.

Sin ningún tipo de dudas el estimular nuestra parte más luminosa, desarrollar diariamente emociones positivas y conocer y optimizar nuestras fortalezas personales nos proporcionará beneficios inmensos.

Pero ello sin caer en lo que en inglés se conoce como «happyology». Se trata de conocer ambas partes de nosotros, encontrando en lo negativo un estímulo para aprender y en lo positivo la sal y pimienta de la vida.

Psicología Positiva: preguntas y respuestas

 

Vamos ahora a por una serie de preguntas y respuestas rápidas para seguir conociendo más:

  • Comenta en qué consiste la psicologia positiva desde tu punto de vista.

Es una parte de la Psicología moderna que nos aporta conocimientos muy interesantes para intervenir en personas, grupos, centros educativos y organizaciones. Es esa parte de la psicología que se centra en aquello que nos proporciona vidas felices y con bienestar.

  • ¿Qué aporta este tipo de psicología a los profesionales que la ejercen?

Muy buenas herramientas prácticas para poder trabajar, sea cual sea la orientación teórica en la que se hayan formado. Una forma diferente de entender el comportamiento humano.

  • ¿Se podría considerar que es una disciplina con una base científica sólida?

Desde luego, su origen es científico. Poco que ver con el pensamiento positivo, la ley de la atracción etc. Hay además a nivel internacional organizaciones como la IPPA o en España la SEPP que se encargan de fomentar la investigación y la excelencia profesional.

  • ¿Qué evalúa la psicologia positiva?

Constructos como el optimismo, la felicidad, las emociones, la resiliencia, las fortalezas personales o el sentido del humor.

  • Para ti, ¿qué ventajas e inconvenientes tiene el uso de esta disciplina?

Como ventajas el enriquecer mucho más nuestro trabajo como psicólogos. Como inconvenientes caer en utilizar solo las tecnicas concretas y no conocer el fondo de las mismas, como hacen los coaches.

  • Basándose en este tipo de psicología, ¿qué es más importante: lo que nos sucede o como lo asumimos?

Ambas cosas son importantes. Lo que nos pasa tiene su peso, al mismo nivel que como lo interpretamos.

  • ¿Crees que esta disciplina podría ser la base de la psicología con la que se pueda tratar cualquier patología?

No, ninguna disciplina puede, ni ninguna técnica. Siempre habrá que elegir según paciente, características del terapeuta, tiempo de intervención disponible etc.

  • ¿Cuáles han sido los resultados de los pacientes con los que has utilizado esta psicología?

Muy bueno combinados con otras maneras de intervenir como la terapia racional emotiva de Albert Ellis.

  • Para terminar, ¿podrías darnos algunos consejos o algunos puntos sencillos en los que apoyarnos, en los que no reparamos y de repente pueden ayudarnos a adaptar esta psicología positiva en nuestra vida?

Como no. Agradecer lo que tenemos y lo que nos pasa es básico para una vida sana y feliz. Por ejemplo, anotando en una libreta cada día dos cosas buenas que gozamos, disponemos o tenemos en nuestra vida.

¿Quieres seguir conociendo  a la Psicologia Positiva?

 

Te doy varias opciones:

1) Descarga gratis mi ebook «Psicologia Positiva para el día a día» registrándote en la web, y encontraás un manual breve con lo principal de la Psicología Positiva.

2) Conoce cómo te puede ayudar a aumentar tu estado de ánimo: Psicoterapia positiva contra la depresión.

3) ¿Quieres mejorar como terapeuta con la Psicologia Positiva? Haz click aquí para cursar nuestra formación online: Aprende Psicología Positiva.

4) Y si lo prefieres puedes ver este vídeo introductorio sobre qué es la Psicología Positiva :

Aún hay mucho más. Conoce las fortalezas personales o nuestro canal de audios dedicado a la Psicologia Positiva 😉

 

Psicología Positiva aplicada (XI). Conseguir y valorar.

*El contenido de este taller que comparto está destinado a conocer más sobre la psicología positiva; si eres un profesional de la psicología, terapias, coaching y educación también tienes disponible Aprende Psicología Positiva, la plataforma educativa online para su aplicación en terapia, educación y divulgación.

 –o0o–

11. Conseguir y valorar.

“¿Por qué escalar montañas? Porque están ahí”. Lionel Terray, alpinista.

Imagínate que tuvieras un talonario cerca de ti. Este sería un talonario un tanto especial, ya que en cada uno de sus cheques no habría dinero si no logros. Junta las manos una encima de la otra, en el aire e imagina que se van arrancando talones y depositándose uno a uno dentro de tu mano. Siente como a medida que tus manos se van llenando de logros, van pesando más, lo mismo hace tu autoestima, logro tras logro… llenándose con su peso.

Haz este ejercicio con tu cliente. El conseguir cosas es parte intrínseca del ser humano. Recuerdo hace tiempo en un documental del programa de Eduard Punset (Redes) donde se explicaba que el homo sapiens, excepto de una vista mediana – buena, no tiene ningún atributo especialmente notable para la supervivencia: ni una armadura externa, ni un olfato híper desarrollado, ni una cola útil…

Pero tiene sólo una que resulta la mejor de todas, la inteligencia.

Su desarrollo nos ha ido permitiendo sobrevivir, llevamos muy arraigado este hecho de lograr, tanto si son grandes cosas como pequeñas. Aqui podrás encontrar el interesante programa: El ser humano.

Desde la teoría de nuestro viejo amigo Seligman se argumenta que este factor que contribuye a nuestro bienestar, como el resto, es independiente de los demás. Por ejemplo, no siempre tendemos al logro para sentirnos estrictamente bien, es decir, estimular nuestras emociones positivas.

El conseguir lo que queremos eso sí puede motivarnos a sentirnos bien, realizados, relajados, completos y muchas cosas más. Es decir el conseguir cosas viene muy arraigado a nuestra condición humana, nos gusta lograr y como decíamos esto puede tener un origen puramente evolutivo.

Este hecho de conseguir es siempre conveniente reforzarlo, si bien algunas personas lo hacen siempre, la mayoría tiende a dar por hecho que conseguir algo es lo normal, es nuestra obligación en la escuela, el trabajo etc. ¡No dejemos de premiarnos, de auto reforzarnos por cada pequeño o gran éxito! Iremos auto condicionándonos a conseguir y premiarnos, estableciendo una dinámica positiva.

Para este propósito la psicología dispone de diferentes herramientas. Igualmente podemos utilizar las de disciplinas afines como el coaching.No entraré aquí en la polémica psicología y coaching, que recuerda a lo del perro del Hortelano; ni come ni deja comer. Dejemos todos comer, ya que ambas disciplinas tienen cada cual sus puntos fuertes. Aunque yo me quedo con la psicología.

Una herramienta sencilla y útil que nos puede ayudar en este proceso es la que se presenta en el siguiente ejercicio:

Ejercicio: consiguiendo metas.

En este ejercicio vamos a planificar qué queremos conseguir y cómo hacerlo. Para ello vamos a establecer metas y submetas. La idea general es la de descomponer la meta general en pequeños pasos. Para empezar, puedes hacer una larga lista de posibles pasos a seguir y elegir después entre ellos los mejores y mejor ordenados. Las submetas deben ser definidas de modo que sean:

– Positivas y deseables

– Realizables

– Que estén dentro de tus capacidades

– Operativas, que sean un paso más respecto a lo que ya se da.

META (amplia o distante)

“Quiero aumentar – conseguir – mejorar:

SUBMETAS:

1.

2.

3.

4.

Tras conseguir cada una de ellas recordemos premiarnos lo antes posible posteriormente. Ello no solo focalizará los objetivos si no que además ya será un paso para conseguirlos. Ponlo en práctica y coméntame en los comentarios 😉

Psicología Positiva aplicada (X). Encontrar el sentido de la vida.

*El contenido de este taller práctico que comparto en el blog está destinado a conocer más sobre la psicología positiva a la hora de ayudar a los demás. Si eres un profesional de la psicología, terapias, coaching y educación tienes disponible Aprende Psicología Positiva, la plataforma educativa con las mejores técnicas de aplicación en terapia y divulgación.

 –oo0oo–

10. Encontrar el sentido de la vida. .

“La realidad de la vida está en lo más profundo de nosotros mismos, en un “lugar secreto”, donde reside”. H. Cayla.

Llegamos al antepenúltimo artículo de esta serie y si en pasos anteriores hemos seguido un proceso de “dentro hacia fuera”, ahora lo haremos a la inversa, “de fuera hacia dentro”.

¿Qué es lo que realmente deseamos hacer en la vida y que nos ayude a ser felices? Como ves este objetivo de significado de vida entronca con la espiritualidad, con el sentido último de nuestra existencia y la Psicología Positiva no podía ser ajena a tal propósito.

Por supuesto este aspecto espiritual, presente en corrientes filosóficas o religiones, escapa al objetivo de este taller; aquí nos concentraremos en promover que la persona se de cuenta, en que se acerque a esa parte de esas grandes preguntas que podemos trabajar hacia nuestro bienestar.

Por ello cabe preguntarnos… ¿qué hay de más grande que yo en mi vida que contribuye a darle sentido? Haz que la persona se tome unos instantes a pensar en ello. La respuesta podría ser más o menos elevada, desde tu religión a hacer realidad una idea, desde nuestros hijos a nuestro equipo de fútbol. Aquello a lo que dedicaríamos lo mejor de nuestra vida y con lo que nos sentimos íntimamente unidos.

Sin embargo, la cantidad de ruido y distracciones que hay en nuestra sociedad actual en muchas ocasiones nos dificulta o impide el darnos cuenta o trabajar en este significado. Sería interesante ver como una persona de hace un siglo se movería en nuestra sociedad actual.

Nuestro viajero en el tiempo alucinaria mucho con la gran cantidad de estímulos que tenemos

Recuerda lo que leímos en Causas de la infelicidad: ¿Tiene miedo el hombre hiperactivo de mirar dentro de sí mismo y por eso se mantiene siempre ocupado?

Algo de eso hay. Quizás no hayamos mirado de verdad dentro de nosotros, o aún no sepamos cómo hacerlo, o se nos haya olvidado cuál era nuestra verdadera vocación, nuestro deseo de verdad o nuestro gran objetivo.

Por ello te animo a que la persona haga el siguiente ejercicio cuantas veces desee. Además te lo va a agradecer, ya que tiene un punto placentero 😉

Ejercicio: reconectando.

Vamos a hacer ahora un ejercicio que nos permitirá concentrarnos y pensar con mayor claridad. La ansiedad, el nerviosismo, los estados mentales agitados… son enemigos de una mente clara y de poder pensar con más libertad.

Para el ejercicio, comienza con una técnica de relajación sencilla si conoces alguna. Si no, puedes leer y grabar en una grabadora o programa de ordenador el texto del final del recuadro.

Cuando estés relajado o relajada, sigue respirando con normalidad y pregúntate acerca de aquello que te gustaría hacer en la vida… aquellas cosas que querrías estar haciendo y no haces… Todo eso que te motiva y te ilusiona. ¿Hay algo que te impide realizarlo? ¿Qué cosas te animan a seguir luchando y conseguirlo? ¿Cómo te gustaría ser recordado?

Texto para entrar en un estado de relajación*:

Me preparo para la relajación… cierro los ojos y escucho atentamente lo siguiente… (p) Poco a poco voy relajando mi cuerpo, librándome de tensiones… dejo los músculos relajados… (p) Observo mi respiración abdominal, lenta y tranquila, silenciosa…observo como cada respiración me ayuda a entrar en el estado de relajación… (p) voy sintiendo ya la calma en mi interior…intento que mi mente no abandone la atención del cuerpo y las sensaciones que me vienen del cuerpo relajado…intento estar consciente en todo momento…no voy a dormirme…mi relajación es más beneficiosa si la vivo conscientemente (p)… me encuentro bien, sin tensiones, reposado… (p)

Me concentro en mis antebrazos (p)… paso a fijarme en mis brazos (p)… hombros… (p) en mi espalda… en mi cara…en mi cuello… todos ellos van estando cada vez más relajados… (p) me fijo en mi pecho… estómago… (p) en la parte superior de mis piernas… en mis gemelos… en mis pies… sigo respirando tranquilamente. (p)

A partir de este momento entro en un estado de relajación…consigo estar en relajación… mi cuerpo y mi mente alcanzan equilibrio y armonía, nada externo va a distraerme…vivo este momento presente intensamente… (p)

Me concentro en este preciso momento, en el aquí y el ahora… tengo la mente atenta, estoy relajado y atento al mismo tiempo… me concentro cada vez más en el momento presente… en esta actividad… en este día… en este instante… mi mente esta atenta y tranquila…

La letra (p) quiere decir pausa; en concreto en ese momento introduciremos una pausa en la grabación de cinco segundos.

¿Recuerdas lo que dijimos en el ejercicio de Tus anhelos? Aquí vamos a retomarlo y vamos a unirlo con un ejercicio de visualización. Puede aprovechar este ejercicio de reconexión para visualizar aquellas cosas que deseas tener, gozar etc. en tu vida.

Proponle que se recree en ello imaginando. Por ejemplo pongamos por caso que haya escrito en su ejercicio el escribir un libro. Así, puede imaginar que ya tiene el libro en sus manos, su textura, su forma, su olor… Aquí la clave está en sentir las emociones que siente al experimentar todas esas cosas.

Pronto, más ejercicios y reflexiones como estas avanzando en nuestro taller positivo.

Psicología Positiva aplicada (IX). Relaciones positivas.

*El contenido de este taller práctico que comparto en el blog está destinado a conocer más sobre la psicología positiva y a la autoayuda. Si eres un profesional de la psicología, terapias, coaching y educación también tienes disponible Aprende Psicología Positiva, la plataforma  online a modo de banco de herramientas con las mejores técnicas de aplicación en terapia, educación y divulgación.

 –oo0oo–

9. Relaciones positivas.

“La gente buena brilla de lejos, como las montañas nevadas”. Buda.

En una teoría que trata del bienestar humano no puede faltar un apartado dedicado íntegramente a las relaciones personales y sociales. Se ha demostrado repetidamente que disponer de un círculo sólido de amigos, conocidos y colegas incide de manera directa en nuestra felicidad.

Primera idea para trabajar con nuestro consultante: proponerle que piense en varias situaciones en las últimas dos semanas donde gozó, disfrutó más y en general, fue más feliz. ¿Qué hacía? ¿Estaba solo o acompañado? Probablemente su respuesta sea que estaba realizando alguna actividad en compañía de otros.

Tener un buen sistema social de soporte (diferentes personas que nos proporcionan cosas diferentes) es muy beneficioso: alguien con quien hablar de nuestros problemas, alguien con quien reír, algunas personas con conocimientos prácticos (un fontanero, electricista, enfermero, un buen colega de nuestra área profesional…), alguien que nos rete, que nos transmita confianza etc.

No es una buena idea el recurrir sólo a una persona para necesidades muy diferentes. ¡Con cada persona de nuestro entorno, con diferentes niveles de solidez en la relación, podemos compartir cosas diferentes!

Hoy en día las redes sociales – tanto de orientación personal, profesional o de flirteo – nos amplían el espectro de relaciones sociales. Estas redes sociales pueden ser tanto físicas (clubs deportivos, intercambios de idiomas tipo “tandem”, acudir a clases, asociaciones de singles…) como virtuales (personales tipo Facebook, profesionales tipo Linkedin, otras orientadas a encontrar amigos o pareja)

Disponemos de muchas opciones, y requieren de movernos por nuestra parte para utilizarlas provechosamente. Si queremos amigabilidad, debemos comenzar por siendo amigables nosotros.

Y tras ese primer paso, recordar la frase “Recorre a menudo el sendero que lleva a casa de tu amigo, para que no se llene de broza”.

Hacer a los demás felices está relacionado con provocar estados de felicidad en nosotros mismos. Algunas personas escriben un“diario de gratitud” que cumplimentan al final del día. Este es un ejercicio ya clásico en Psicología Positiva y enormemente eficaz. La idea del diario provoca que pensemos acerca de las cosas por las que deberíamos estar agradecidos y mueve nuestros pensamientos de los negativos a los positivos.

Estar agradecidos y decirlo – tanto a nosotros mismos como a los demás – centrándonos en aspectos en los que tenemos que estar satisfechos – es hoy día considerado como enormemente importante en la felicidad.

Las personas agradecidas tienen más amistades, mejor salud, son más populares, menos momentos malos que personas menos agradecidas. Como paso previo puede haber simplemente un agradecimiento sincero y sencillo en nuestra vida cotidiana.

Como en un pasado curso de Psicología Positiva, los asistentes comentaron acerca de esta dificultad en agradecer las cosas sencillas. Pruébalo y seguro que notas un cambio a tu alrededor.

Disfrutar en soledad es importante, disfrutar en compañía es importante también. Recuerda las actividades de flujo de las que ya hemos hablado, algunas son para realizar en compañía y otras individualmente. En todo caso, una de las mejores cosas que podemos hacer para aumentar el bienestar es incidir en mejorar y mantener nuestras relaciones personales: que los demás nos recuerden con una sonrisa.

Esta va a ser nuestra propuesta de trabajo con la persona que desee mejorar sus relaciones, tal y como se la contaríamos:

Ejercicio: los círculos relacionales positivos.

Coge tu cuaderno de cambio, ya que en una hoja vas a hacer una figura de círculos concéntricos donde vayas a poner a tus amistades. Van a haber varios círculos; en uno más interno vas a poner a aquellas personas con las que te sientes más cercano e, importante, que se sienten más cercanas a ti. En uno segundo circulo a personas cercanas con las que hay una relación estrecha. En un tercer círculo a conocidos, compañeros de actividades etc.

Estos tres círculos te van a permitir trazar un plan relacional positivo. Así, en él estimularás especialmente a aquellas relaciones del círculo interno, dedicando más tiempo y esfuerzos a ello. En los otros seguirás también cuidando las relaciones quizá no tan intensamente. Además, vas a poder reflexionar sobre si quieres que alguna persona pueda estar en un círculo más interior, o si por el contrario algunas personas deseas que estén menos presentes. Para ello, piensa en que cosas positivas o no aportan a tu vida.

Espero que esta parte del taller te haya resultado interesante y práctica. ¿Conoces otras maneras de hacer que mejoren las relaciones personales?

Para acabar, aquí tienes nuestro podcast sobre relaciones sanas y tóxicas:

Psicología Positiva aplicada (VIII). Cómo estimular el Fluir.

*El contenido de este taller práctico que comparto en el blog está destinado a conocer más sobre la psicología positiva. Si eres un profesional de la psicología, terapias, coaching y educación,  tienes disponible Aprende Psicología Positiva, la plataforma educativa online con las mejores guías de aplicación en terapia, educación y divulgación.

–oo0oo–

8. Cómo estimuar el fluir.

“No hay nada importante que no se haya logrado sin entusiasmo”. Ralph Waldo Emerson.

El fluir o el flow en inglés se refiere a involucrarnos con una tarea o actividad. Puesto que es haciendo cosas donde vamos a encontrar una fuente vital de bienestar, no podía faltar un apartado en este taller dedicado al flow o nivel óptimo de activación en diferentes tareas.

Un apunte: sea cuál sea tu perspectiva teórica vas a poder aplicar las propuestas de la Psicología Positiva fácilmente. Salvo fundamentalistas de uno u otro signo, pienso que podemos coger los mejores conocimientos de cada disciplina y hacerlo nuestros 😉

Vamos a por ello. La teoría de “flow” (fluir, fluidez) de otro de los co-fundadores de la Psicología Positiva, el psicólogo de nombre inacabable Mihály Csíkszentmihályi.

En su origen, esta teoría sugiere que las personas alcanzamos un estado de felicidad alto cuando realizamos alguna tarea y estamos ocupados e inmersos con algo. La motivación es plenamente intrínseca y si bien no es exclusivamente placentera, dado que nos exige un esfuerzo y concentración alta, sí nos proporciona felicidad, como comentábamos.

Incluso hay cambios en la actividad del cerebro; es como si el cerebro “vibrara”, como si «flipara» con la actividad, esto lo puedes ver claramente relacionado con el “fluir” que comentábamos.

Estas pueden ser de tipos muy diferentes, ya sea corriendo, trabajando, escribiendo un poema… Cada persona tenemos diferentes tareas en las que nos sentimos realizados, que suponen un reto y nos hacen movilizar recursos.

Podeos prponerle a la persona el pensar brevemente cual o cuales podrían ser esas tareas en su vida, o cuales fueron en el pasado, aunque por la razón que sea ahora no las realice.

Como características principales tenemos esa motivación característicamente intrínseca, un estado de alta atención, es decir, estamos focalizados en ello y además obtenemos un feedback, es decir, está pasando algo en el ambiente y este nos lo devuelve.

En el caso de que en su caso personal lo consigamos tocando un instrumento musical, sería porque esta actividad le gusta mucho, le exige concentración obteniendo además el resultado de una canción o melodía.

Un aspecto importante es el de la dificultad y reto que nos provoca la tarea. Si somos aficionados al tenis y jugamos contra un profesional, o si por el contrario nos enfrentamos contra alguien que acaba de comenzar a jugar, no podremos encontrar el nivel adecuado de flujo. Si yo jugara contra Rafa Nadal, me lo pasaría genial por la situación, no por el juego en sí  (me arrasaría). Si juego contra alguien que casi no sabe jugar lo mismo, pero a la inversa 😉

Nadal a punto de responder a mi mortífero revés

Para ello, deberíamos de jugar contra alguien de nivel parecido o ligeramente superior, para seguir desarrollando nuestra habilidad ¿Por qué ello nos proporciona bienestar? Porque es en estas actividades que ni son tan fáciles como para aburrirnos ni tan difíciles como para darlas por imposibles donde movilizamos recursos y ponemos en movimiento nuestras fortalezas personales.

Diversas disciplinas como los diferentes tipos de yoga, meditación, mindfulness etc. son buenas catalizadoras y desencadenantes de estados de flujo. Desarrollan nuestra concentración y nos sumergen en el estado óptimo para ello. Si en alguna ocasión has practicado meditación, seguro que te sentiste reconocido en este estado de flujo.

Sin embargo existen actividades muy diferentes que nos permiten alcanzarlo como propone el ejercicio siguiente.

Ejercicio: cómo potenciar los estados de ­flujo.

Durante el mes siguiente realiza alguna de estas actividades, tanto si son nuevas para ti como si ya tienes práctica en ellas, teniendo en cuenta en esta ocasión lo que leíste en este capítulo del manual. En las actividades nuevas seguramente te llevará un tiempo el llegar al estado de ujo, en actividades que hace tiempo que no realizas lo mismo y en aquellas que ya dominas y que tienes controladas puedes probar a añadir un plus de di­cultad:

Actividades físicas: deportes, baile, sexo, artes marciales…

Actividades de los sentidos: contemplar una obra de arte o un paisaje, escuchar música, tocar un instrumento, degustar un buen plato, explorar las potencialidades de un alimento…

Actividades intelectuales: lectura, jugar con las ideas, resolver crucigramas, cultivar el arte de la conversación, idear juegos de palabras, escribir poesía… 

Ahora a practicar el flow. Cuéntame, ¿qué actividades tienes que estimulen tu fluir? ¿piensas que tte será de utilidad con tus clientes o futuras personas que acudan a ti?

3 ejercicios de gratitud que incrementarán tu felicidad

Normalmente mostramos nuestra gratitud a los demás cuando nos sentimos en deuda con ellos, cuando nos hemos beneficiado de sus acciones y cuando queremos que ellos sepan lo que sentimos.

A veces mostrar gratitud es una cosa requerida o esperada, y en otras ocasiones es un agradecimiento espontáneo a alguien, quien sin saberlo, ha alegrado nuestro día. En la mayoría de los casos, mostramos gratitud para devolver el sentimiento de bienestar.

Si bien es admirable querer compartir nuestra gratitud y buenos sentimientos con los demás, rara vez nos detenemos a pensar en el efecto que, nuestra gratitud hacia los demás, tiene en nosotros.

¡Te digo desde ya que hace muy bien! Se ha demostrado que la gratitud:

  • Te ayuda a hacer amigos: un estudio encontró que agradecerle a alguien que recién conoces le hace propenso a buscar una relación más duradera contigo.

  • Mejora tu salud física: las personas que muestran gratitud presentan menos dolores, y una buena sensación física en general.

  • Mejora tu salud psicológica: las personas agradecidas disfrutan de mayor bienestar y felicidad, y menos riesgos de desarrollar depresión.

  • Mejora la empatía: aquellos que muestran gratitud son menos propensos a mostrar venganza contra los demás. Son más empáticos y sensibles.

  • Mejora el sueño: practicar la gratitud regularmente puede ayudarte a dormir mejor.

  • Mejora tu autoestima: las personas que son agradecidas tienen mejor autoestima. En parte, debido a su capacidad para apreciar los logros de otras personas.

  • Mejora la fuerza mental: las personas agradecidas tienen la ventaja de superar traumas y la capacidad de ser resilientes.

Ejercicios de gratitud.

Me imagino que después de haber leído los maravillosos beneficios de la gratitud debes estar pensando: ¿cómo lo hago?

Bueno, ¡hoy es tu día de suerte!

Sigue leyendo para descubrir algunos de los tres ejercicios más populares de gratitud, ¡toma nota!

Escribir

Escribir algunas de las cosas que te hacen sentir gratitud es probablemente el ejercicio de gratitud más popular que existe. El propósito de este ejercicio es pensar en los días pasados y recordar de 3 a 5 cosas por las que te sientes especialmente agradecido.

De esta manera te enfocas en las cosas buenas que te pasaron en un tiempo determinado. Existen varias opiniones en el ámbito de la psicología positiva sobre cuál es la cantidad apropiada de escritura que se debe hacer por semana.

Algunas personas proponen hacerlo todos los días, mientras que otras sugieren hacerlo tan solo una vez a la semana.

Estos argumentos en contra de hacerlo diariamente se deben a que puede ser tedioso y forzado. Se convierte en una práctica que sientes que deberías o necesitas hacer, en vez de algo que quieres hacer.

Cuando la escritura se convierte en una tarea banal, y no en una práctica placentera, entonces debes hacer unos pequeños ajustes en la frecuencia en que lo haces. Es importante que dirijas tu práctica a lo que necesitas.

Quizás escribir un diario durante todos los días por un período de tiempo funcionará, pero con el tiempo, el disfrute de la práctica diaria no se manifestará. Es trascendental que le prestes atención a las cosas por las que te sientes agradecido.

Antes de comenzar a escribir, imagina tu vida sin las cosas por las que sientes gratitud. Verás cómo tu barómetro de gratitud aumentará.

ejercicios de gratitud

Caminata de gratitud

Este ejercicio es fácil de intentar. Solo requiere de tu sentido de gratitud y un par de pies. La caminata de gratitud es solo una manera simple de encontrar las cosas por las que te sientes agradecido en tu vida.

Esto puede ser difícil al principio, pero luego encontrarás una lista interminable de cosas por las cuales agradecer. Cuando estés atravesando por un momento difícil, trata de despejar tu mente y tu alma con una caminata de gratitud.

Así como la combinación de meditación y gratitud puede combatir el estrés, caminar con un punto focal de gratitud puede ofrecer el mismo remedio.

Caminar es terapéutico. Tiene muchos beneficios en la salud tales como el aumento de endorfinas que disminuyen el estrés, mejora de la salud y circulación del corazón, disminución del letargo y la presión arterial.

El objetivo de la caminata de gratitud es observar las cosas que te rodean mientras caminas. Sé consciente de la naturaleza, los colores de los árboles, el canto de las aves y el aroma de las plantas.

Nota la sensación cuando tus pies tocan el suelo. Con suerte, será fácil expresar gratitud por todas las cosas que estás experimentando en el presente.

Los efectos son más potentes cuando puedes disfrutar de una caminata de gratitud con tu pareja o un amigo. De esta manera puedes mostrarles aprecio por poder pasar el tiempo caminando juntos.

Visita o carta de gratitud

Este es, tal vez, el ejercicio de gratitud más poderoso que existe. Escribe una carta (a mano) a una persona que agradeces tener en tu vida.

Sé detallado. Expresa todas las grandes cualidades de esta persona, y cómo ha impactado tu vida para mejor. Si tienes tiempo, entrega personalmente esta carta. Hazlo de manera inesperada.

Tu nivel de gratitud debería dispararse al cielo, mientras observas la dicha que obtiene el receptor al recibir la cara. Probablemente sea uno de los mejores regalos que alguna vez recibirás.

Si te sientes triste e incluso deprimido, deberías poner en práctica este ejercicio. Piensa en alguien que, recientemente, haya hecho algo bueno por ti, alguien a quien no le hayas dado las gracias.

Esta persona puede ser un amigo, un familiar, un profesor o un compañero de trabajo. Trata de elegir a alguien a quien puedas visitar, luego comienza a escribir la carta con la ayuda de esta guía:

  • Escribe como si estuvieses dirigiéndote a la persona directamente.

  • No te preocupes por escribir perfectamente bien.

  • Describe lo que esa persona hizo para hacerte sentir gratitud, y cómo ha impactado tu vida. Sé tan claro como sea posible.

  • Describe lo que estás haciendo ahora, y cómo recuerdas constantemente su acto de generosidad o amabilidad.

  • Trata de que la carta contenga aproximadamente 300 palabras.

Ahora bien, estos son los pasos que debes seguir a la hora de entregar la carta:

  • Planifica una visita. Hazle saber que te gustaría verle para compartir algo, pero sé muy vago con esta información.

  • Cuando te veas con esta persona, dile que te sientes muy agradecido y que te gustaría leerle la carta que le has escrito. Pídele no interrumpirte.

  • Tómate tu tiempo para leer la carta, y mientras lo haces presta atención a sus reacciones.

  • Después de leer la carta, escucha lo que tiene que decir y prepárate para discutir juntos sus sentimientos.

  • Recuerda dejarle la carta a la persona.

Nota: si vives muy lejos de esta persona puedes pautar una llamada telefónica o una videollamada.

Espero que estos ejercicios te hayan parecido útiles para poder practicar la gratitud. Guarda este artículo como un recordatorio sobre la importancia de este hermoso valor, y asegúrate de encontrar al menos tres cosas por las que te sientes agradecido el día de hoy.

¿Alguna vez has hecho una práctica de gratitud? ¿Hay otros ejercicios que conozcas y que funcionen bien para ti? ¡Cuéntanos, nos gustaría saberlo!

P.D. “Uno puede devolver un préstamos de oro, pero estará en deuda de por vida con aquellos que fueron amables”. –Proverbio tradicional-.

Psicología Positiva aplicada (VII). Mantener la motivación en el cambio.

*El contenido de este taller práctico que comparto en el blog está destinado a conocer más sobre la psicología positiva. Si quieres profundizar mucho más tienes disponible Aprende Psicología Positiva, la plataforma educativa online con las mejores guías de aplicación en terapia, educación y divulgación dode tendrás más de 50 recursos y fichas disponibles.

–o0o–

7. Mantener la motivación en el cambio.

A veces en un proceso de terapia o en un taller hay que hacer una parada en los ejercicios, en las lecturas, sentarnos, reflexionar y hablar de cómo van las cosas.

En toda terapia o en todo proceso activo de cambio, llegados a la mitad del proceso encontramos un momento sensible. Tras la motivación inicial y primeros cambios, solemos pensar que ya hemos prosperado bastante. Debemos esperar que la persona siga ahí justo antes de dar un gran avance y pulir lo que ya ha aprendido.

Me atrevo a decir que esta es la principal dificultad. No los ejercicios, no el dinero, no el tiempo. Mantener la motivación hacia el cambio.

Si la persona ha completado los diferentes ejercicios, de no ser así, hemos de animarla a que vuelva atrás y los haga. Son el motor del cambio.

Hay una frase que dice“La gente no fracasa. Tan sólo deja de intentarlo” Todas las personas y clientes que he conocido que gozan en la actualidad de un equilibrio y felicidad por encima de la media tuvieron que trabajar duro para llegar ahí. No les vino caído del cielo, si no que movieron ficha, en ocasiones tuvieron que mover numerosas fichas.

¿Vas a por todas… o te pones excusas como si no hubiera mañana?

Las circunstancias de cada cual son importantes, sin embargo tras haber recorrdio parte del camino espero que ya haya quedado clara la idea de que estas pueden ser modificadas.

No es difícil completar los ejercicios en Psicología Positiva, sí puede ser exigente. Requieren cierto tiempo (tampoco en exceso), una constancia en la práctica y en la lectura.

Cada vez que se realiza un cambio, que se aprende algo nuevo, que se intenta, que uno se da feedback al haber hecho las cosas bien, ¿quien sale ganando? Lo has adivinado: la propia persona.

Aplica estos consejos motivadores con tus pacientes, clientes o alumno. Ahora, demos un paso más en este positivo camino.

Psicología Positiva aplicada (VI). Sentir las emociones positivas.

*El contenido de este taller práctico que comparto en el blog está destinado a conocer más sobre la psicología positiva desde el punto de vista del profesional de la ayuda. Si quieres profundizar en ello tienes disponible Aprende Psicología Positiva, la plataforma educativa online con las mejores guías de aplicación en terapia, educación y divulgación.

–o0o–

6. Sentir las emociones positivas.

“Cada uno de nosotros es su propio clima, determina el color del cielo dentro del universo emocional en el que habita”. Fulton J. Sheen.

Paremos un momento y pensemos en lo siguiente: ¿Sabrías enumerar ahora mismo la mayor cantidad posible de emociones negativas que se te ocurran? ¿Y a continuación de emociones positivas?

Seguramente te haya resultado más fácil citar emociones negativas que emociones positivas. Lo mismo les sucede a las personas que vienen a consulta, a los alumnos de cursos de desarrollo personal y a mi mismo la primera vez que probé a hacer ese listado.

No sólo tenemos más nombres para las emociones negativas (lo cual ya de por si es significativo) si no que estas parece que sean más salientes, más fácilmente accesibles.

Sin embargo las emociones positivas como la alegría, el alivio, la serenidad, el amor, la satisfacción, el apego, armonía, interés, la ecuanimidad, la ternura etc. forman parte de nuestro día a día y debemos promoverlas de maneras y modos diferentes, especialmente en el caso de personas con un trastorno del espectro depresivo o no. Con un estado de ánimo bajo debemos incidir en ello.

emocion positiva

Café positivo

Dentro del muy completo libro Optimismo Inteligente de Mª Dolores Avia y Carmelo Vázquez, figuras notables dentro de la Psicología Positiva en nuestro país, encontramos los siguientes enunciados:

– Cuando el estado de ánimo es bueno, el juicio tiende a ser más benévolo, tanto con uno mismo como con los demás.

– El hecho de estar contentos hace que nos vengan más fácilmente a la memoria recuerdos anteriores de cosas buenas, con lo cual vamos “recuperando material” que corrobora, consolida y prolonga nuestro bienestar.

– Los estados de ánimo positivos generan formas de pensamiento más flexibles, menos rígidas.

– En presencia de emociones positivas, es más fácil que uno tienda a ser más creativo, a dar respuesta a más imágenes positivas y novedosas.

– Cuando uno tiene buen ánimo, también tiene menos dudas y tarde menos en tomar decisiones sobre temas que le conciernen.

Si quieres encontrar otros tantos libros interesantes sobre Psicología Positiva que te recomiendo especialmente, puedes encontrarlos en este artículo: 14 títulos imprescindibles en Psicología Positiva.

Cuando nos encontramos en el espectro positivo de las emociones tenemos una mayor tendencia a ayudar a otros, mostrar comportamientos solidarios, compasivos, generosos o altruistas, lo cual se ha visto en numerosos estudios.

También se sabe que cuando uno está contento y distraído, tolera mejor situaciones de dolor físico, como curas por heridas, accidentes, quemaduras o post operatorios, también se ha encontrado lo mismo al trabajar con dolor producido en situaciones experimentales de laboratorio.

¿En alguna ocasión al comenzar una operación quirúrgica, al ponerte puntos, sacarte sangre etc. el profesional ha bromeado o sacado temas de conversaciones para relajarte o estimular tus emociones positivas en ese momento delicado? Aparte de por puro trato humano, el anterior también es un “efecto secundario” deseable.

Cuando estamos animados todo parece más fácil, parece que fluya. Sin embargo seguro que has escuchado (o pensado) que para moverse, para cambiar, para ponerse en marcha hay que estar mal, haber tocado fondo, experimentar más emociones negativas que positivas de normal.

Esta explicación me ha resultado eficaz en consulta para movilizar hacia el cambio. Viendo las consecuencias tan deseables que tienen las emociones positivas, las personas que acuden a la consulta aumentan su motivación.

Así, ¡las emociones positivas también son un motor muy importante de cambio! Queremos sentir euforia, alegría, esperanza, satisfacción… y estas emociones son de una fuerza enorme. A esto le podemos llamar también“instinto de supervivencia” o“instinto de vida” en algunos manuales.

Sin embargo, este foco en lo positivo no debe de ser mal entendido. En una ocasión, en un programa de radio de debate, la periodista, hablando sobre la Psicología Positiva, me preguntó si el centrarnos en lo positivo no puede llevarnos a adquirir una visión distorsionada de nuestro día a día. ¡Por supuesto que no! Todas las emociones son naturales; llorar no es malo, cumple su función, aunque no siempre sea agradable.

Precisamente, el estimular las emociones positivas nos lleva a compensar la avalancha de noticias negativas que recibimos de los medios de comunicación más populares, especialmente en tiempos de crisis. No se trata de negar lo malo, si no de aceptarlo y cambiar el enfoque y centrarnos activamente en estimular lo positivo.

Como profesionales de la autoayuda, podemos encontrar muchos ejemplos de beneficios del pensamiento positivo, el poder de la mente, etc. Hay maneras más correctas de estimular estas emociones positivas y es imprescibdible que la persona entienda el potencial del cambio.

Uno muy popular y con efecto real es el del uso de las afirmaciones. Estas son frases cortas, motivadoras y positivas. Al leerlas de manera repetida o anotarlas en un lugar visible lo que hacemos es suministrar las instrucciones a nuestro cerebro de qué es lo que tiene que hacer…

Fíjate el contraste con los mensajes que a veces nos lanzamos como “jamás podré hacer esto” o “es insoportable que suceda tal cosa”.

Por otro lado, el optimismo y el pesimismo hoy en día sabemos que se relacionan con una mejor o peor salud de manera muy clara. ¿Promueven la prevención y conductas concretas de búsqueda de apoyo social? Existe una muy interesante disciplina llamada Psiconeuroinmunología que precisamente estudia la relación entre los procesos psicológicos, la salud y el sistema inmunitario.

En todo caso cuando se es optimista se está plantando la primera semilla para el cambio.

Te comento un ejemplo. Recuerdo el caso concreto de un hombre de unos 40, que tenía una bastante complicada situación de pareja. Al preguntarle del 0 al 10 cómo de optimista se veía en relación a que las cosas pudieran cambiar su respuesta fue un sonoro, rotundo e implacable “Cero”. Sin embargo, al cabo de un tiempo de trabajo conjunto a fondo, este cero cambió, habíamos conseguido que viera la vida de otra manera, se había plantado una semilla positiva. Si bien en ese momento posterior no todas sus circunstancias habían cambiado, si se había producido una evolución clara, bastante relacionada con su propio cambio de actitudes.

Te animo  a seguir conociendo las sucesivas entregas del taller; comparte en las redes sociales este artículo y no olvides que tienes una newsletter en la portada de mi web para recibir contenidos exclusivos 😉

Psicología Positiva aplicada (V). Centrarse en el hoy.

*El contenido de este taller práctico que comparto en el blog está destinado a conocer más sobre la psicología positiva de forma práctica y aplicable en talleres, sesiones de terapia o coaching. Si eres un profesional de la psicología, terapias, coaching y educación o una persona que quiere profundizar en el tema tienes disponible Aprende Psicología Positiva, la plataforma educativa online con las mejores guías de aplicación en terapia, educación y divulgación.

–oo0oo–

5. Centrarse en el hoy.

“¡Vivid! No os torturéis con un mañana hipotético. Construiros en vuestro presente, aprended a teneros confianza. Entonces estaréis armados para afrontar lo imprevisible. Y encontraréis vuestra vía, en vuestra hora”. Alain Guillo.

Lo más difícil en cualquier proceso de cambio no es aprender cosas nuevas, si no desaprender lo aprendido y que ya no necesitamos, o que nos está obstaculizando. En este apartado del taller veremos que para comenzar a hacer cosas nuevas debemos soltar lastre y “vaciar el depósito” de aquello que nos entorpezca en nuevos aprendizajes.

Este concepto es clave en consulta o en talleres de desarrollo personal. Las personas suelen preferir aprender cosas nuevas; esto es imprescindible, pero la primera parte, soltar lastre, nos va a allanar el camino de forma determinante.

Pero para ello, querido lector, querida lectora,  en primer lugar realizaremos un ejercicio sincero de aceptación y mejora que quiero proponerte. Como siempre, todo lo que domines tu podrás hacerlo llegar a tus clientes. Utiliza pues estos principios que siguen en tus propias sesiones.

Los siguientes principios nos servirán como comienzo, estarán a la base de lo que vayamos trabajando en los capítulos siguientes y los puedes seguir a modo de mejora constante en cualquier momento de tu vida, ¡vamos a por ellos!:

– Hay etapas en las que es preciso actuar activamente y otras en los que decidimos actuar inactivamente.

Si bien es en la acción activa donde encontraremos el cambio, lo segundo también es importante y significa que consciente y deliberadamente decidimos ser pacientes y esperar un mejor momento para actuar. Así, haremos uso de las condiciones de lugar adecuado, tiempo o momento correcto y gente idónea. No es una excusa para permanecer pasivos si no que se basa en la voluntad de hacerlo bien.

Asumir la responsabilidad de nuestras acciones (activas o inactivas) nos hace libres. Esta responsabilidad personal equivale también a“actuar con responsabilidad”. Ser conscientes del alcance de nuestros actos; aceptar incluso que si el resultado no es el esperado, somos únicamente nosotros quienes debemos corregir, modificar, rectificar los hechos. Somos los únicos responsables de nuestra propia vida.

– El bienestar personal es sinónimo de equilibrio.

Equilibrio entre nuestra parte física, psicológica y espiritual y la atención que dirigimos hacia cada parte. Los problemas psicológicos, físicos o sociales comienzan cuando prestamos una atención exagerada hacia unos de estos aspectos y descuidamos el resto.

centrarse en el hoy

Todo lo que esperas está más allá de tu zona de confort: ¡verdad verdadera!

El ser flexibles en nuestro comportamiento y en nuestra conducta evita que nos estanquemos.

La flexibilidad no es dejarse llevar por las circunstancias. Esta es una cualidad que permite doblarse cuando lo conveniente es doblarse, y estar erguido cuando es lo necesario. Bien conocida es la metáfora del árbol que más resistencia tiene a las tormentas; este no es el de tronco más grueso o ancho, si no el más flexible. Y, por cierto, esto es lo que define mejor a las personas que he visto que más progresan en mi consulta.

Si tú no lo haces, otros controlarán tu propia vida por ti.

Recibimos constaaantes estímulos por parte de los medios de comunicación y de la publicidad sobre lo que está bien y lo que está mal, sobre lo que es deseable o no. Igualmente podemos referirnos en vez de a ese círculo social amplio al más cercano, como nuestra familia o amigos. Hasta que la persona no decida concederse la libertad emocional de ser ella misma y cortar con muchas influencias de la sociedad, no podrá tener por completo el control de su vida.

Lo que da forma a nuestra personalidad no es lo que hacemos de vez en cuando, si no lo que hacemos de forma consistente y sistemática.

La repetición y la persistencia acaba siendo la clave del éxito. El cerebro se acostumbra a los cambios con cierta rapidez pero es necesario insistir mientras tanto en la práctica. Somos animales de hábitos e igual que adquirimos hábitos malos (fumar, comer en exceso, criticar por criticar) podemos adquirirlos buenos (nadar tres veces por semana, comer abundante fruta y verdura, adquirir un estilo de comportamiento asertivo, etc.).

Una vez conocidos estos principios generales que nos servirán de guía, pasemos a fijarnos en aquellas causas que en el pasado puedan habernos llevado a provocarnos infelicidad (¡recordemos lo de desaprender lo aprendido!).

¿Te identificas con alguno de los pensamientos siguientes en cursiva? Puedes anotarlos en tu cuaderno de cambio si así lo deseas. Bajo cada enunciado encontrarás una breve explicación que rebate ese argumento de infelicidad:

Infelicidad Byroniana. Aquella postura ante la vida que sólo concede valor intelectual a la desdicha y al pesimismo – estar deprimido y enfadado con el mundo. Nada sirve para nada y nos rodea la tragedia.

El mundo es neutro – el mundo es, y punto-, y tan acertado o equivocado es considerarlo enteramente terrible o completamente paradisíaco. Siempre habrá cosas buenas y cosas malas en él, y dependerá de cómo y cuándo las percibamos nosotros. La pregunta es ¿podemos educar la forma de percibirlo?

Competencia. Para ser alguien en la vida debemos ser mejores que los demás. Ser ambicioso y buscar el éxito por encima de todo y todos es bueno. Los otros son adversarios y competidores.

La competencia genera insolidaridad y desprecio, aunque hay casos gozosos – deporte, juegos – nuestro día a día debería construirse en el respeto hacia aquellos merecedores del mismo. No es cuestión de ser un buenazo porque sí y ofrecer un altruismo universal, sino de devolver un aprecio solidario al que lo practica. Una carrera por ser más y mejor que el otro es demasiado fatigosa y estresante, y lo más probable es que acabe repercutiendo en nuestro bienestar.

Aburrimiento y excitación. Aburrirse es perder el tiempo, debemos estar siempre haciendo algo. Cuantas más cosas haga en la vida mejor la aprovecho.

Hay que aprender a aburrirse. El descanso y los tiempos muertos forman parte de nuestra naturaleza, e ir por la vida demasiado deprisa hace que no apreciemos lo bello y bueno de los pequeños detalles y la quietud. ¿Tiene miedo el hombre hiperactivo de mirar dentro de sí mismo y por eso se mantiene siempre ocupado?

Fatiga. Debo esforzarme en trabajo, estudios u obligaciones cueste lo que cueste (fatiga nerviosa, pariente de la sobreexcitación).

La fatiga corporal es beneficiosa para nuestro organismo: significa que lo utilizamos con disfrute y nos hace gozar más del descanso. Pero la fatiga nerviosa es sinónima de estar sobrepasado por las obligaciones y responsabilidades. Tratemos de priorizar qué debemos hacer y lo que es válido para nosotros por nosotros, sin dejar que nos marquen un horario estresante… o peor, haciéndolo nosotros mismos.

Envidia. Los otros siempre tienen cosas mejores que yo. Deseo lo que no tengo.

Yo soy yo, los demás son los demás. Lo que a otros contenta no tiene por qué realizarme a mí. No hay un patrón de felicidad común del mismo modo que no debería haber dos personas iguales. Intentemos disfrutar de lo que tenemos y no torturarnos con el anhelo de cosas que no sabemos si nos harán felices

El sentimiento de pecado. Sin saber por qué hay ciertas conductas (afectivas, sexuales, morales) que me causan remordimientos. Mi subconsciente dirige mi yo racional.

Nuestro subconsciente no puede marcar nuestro yo racional: es difícil pero debemos educar nuestra conciencia para que piense por sí misma y haga frente a aquellas creencias que nos han inculcado sin pasar por nuestra capacidad crítica de reflexión.

Manía persecutoria. Todo el mundo está contra mí. Nadie aprecia lo que yo hago. Soy un incomprendido/a.

Todos juzgamos a los demás sin darnos cuenta, está en la dimensión valorativa de nuestro lenguaje. Pero eso no quiere decir que haya una conspiración constante para nosotros: el aprecio es subjetivo y no somos tan importantes como para ser objeto de odios colectivos.

Miedo a la opinión pública. Soy juzgado siempre por los demás. Necesito la aprobación del resto. Debo comportarme de forma que agrade a cuanta más gente mejor.

Como decía un sabio el éxito es algo horrible porque depende la opinión de los demás. La opinión es subjetiva, y desconfiemos del criterio de todos aquellos que en masa opinan lo mismo. Ser uno mismo y mantenerse fiel a los principios generará pocas opiniones positivas en el mundo actual, pero serán siempre mil veces más valiosas porque contendrán sinceridad y afecto a esta actitud: nos querrán por ser como somos.

Si a la respuesta inicial de si te identificas con los enunciados has respondido varias veces sí, no te preocupes pues no es el fin del mundo, ¡ni estas condenado eternamente a la infelicidad! Lo cierto es que la mayoría de personas tenemos presentes varios de esos pensamientos arraigados. La sociedad actual provoca esta manera de pensar que hacemos propia, creyendo que forma parte de nuestra propia personalidad.

El primer paso para suavizarlos o eliminarlos: darse cuenta de ellos. Una vez la persona realmente tega claro cuáles de ellos cumple o incumple, podremos dar el paso siguiente, que será cambiarlo. Consejo: guardate estos principios en un documento e imprímelos para trabajarlos en la consulta.

Eso sí, si alguno de ellos provoca verdaderos problemas de manera habitual, recomiendo priorizarlo. Una manera puede ser asignar puntuaciones a cada uno de ellos, del 1 al 10- En todo caso, recuerda el test de fortalezas personales: todas esas características también forman parte de la persona y como dijimos incluso se pueden fortalecerlas más. Como siempre en Psicología Positiva, aceptamos y aspiramos a cambiar lo negativo, y nos focalizamos en potenciar lo positivo.

No te pierdas los próximos artículos, espero leer tus comentarios aquí abajo 😉

Psicología Positiva aplicada (IV). Conocer las fortalezas.

*El contenido de este taller práctico que comparto en el blog está destinado a conocer más sobre la psicología positiva y para psicólog@s. Si eres un profesional de la psicología, terapias, coaching y educación también tienes disponible Aprende Psicología Positiva, la plataforma educativa online con las mejores guías de aplicación en terapia, educación y divulgación.

–oo00–

4. Conocer las fortalezas personales.

“En la confianza en sí mismo están comprendidas todas las virtudes”. Ralph Waldo Emerson.

Este apartado del taller es muy importante.

En él vamos a descubrir dónde estamos y cuáles son los puntos fuertes de nuestro cliente.

Igual que en una dieta de adelgazamiento nos pesamos o en un programa de economía doméstica hacemos una cuenta de resultados antes de empezar, aquí analizaremos aquello que nos configura psicológicamente. Lo que aquí salga siempre será positivo y nos permitirá seguir fortaleciéndolo.

Por mi experiencia personal dando diferentes cursos de Psicología Positiva y en mi mismo (nunca te propondré algo en este taller que yo mismo no haya probado en mi o con alumnos o clientes de forma satisfactoria), cuando tenemos los resultados de nuestras fortalezas personales es como recibir una buena noticia que siempre habíamos intuido, que de alguna manera ya conocíamos… pero que permanecía medio escondida.

conocer las fortalezas personales

¡Me pillaste aqui en plena acción!

Si alguna vez has rellenado un test clínico, de personalidad o psicotécnico puede que salieran cosas poco agradables o que una puntuación baja en algún punto no te gustara especialmente. En los diferentes test de fortalezas el resultado es diferente: todo aquello que salga nos resultará positivo.

Esto siempre sorprende a mis clientes, acostumbrados a test de trastornos clinicos o de personalidad. Ya era hora de tener un test con contenidos positivos 😉

De ahí vienen las buenas noticias y el cumplimentar el test ya nos permite el estar haciendo terapia positiva. Recuerdo el caso de una chica de 20 años que, viniendo de un entorno personal poco favorecedor para el desarrollo personal, el conocer los resultados del test le permitió ver claramente que aspectos que ella valoraba de si misma y nunca habían sido reconocidos por los otros, eran ciertos y valiosos: había algo legítimo fuera de ella que lo refrendaba.

Para hacer el test tenemos dos posibilidades:

Si prefieres hacerlo en papel, hay una versión más sencilla. Contáctame en los comentarios o en contacta@antonimartinezpsicologo.com para pedírmela.

Si por el contrario quieres hacerlo online, tendrás la ventaja de que podrás guardar los resultados, rehacer el test (más completo y actualizado) en un tiempo, no tener que corregirlo tu y acceder a otros tests y cuestionarios de interés.

Trabajaremos aquí la explicación la versión online de la web Authentic Happiness, siguiendo los siguientes pasos:

Paso 1. Entra en la web: http://www.authentichappiness.sas.upenn.edu.

Paso 2. Selecciona idioma (arriba derecha).

Paso 3. Registra nombre y email.

Paso 4. Clica en cuestionario VIA de fortalezas personales (columna central) y rellénalo.

Aquí vas a encontrar la explicación que le puedes dar a la persona que acuda a ti:

En el test online, ves que los resultados aparecerán de entrada con tus cinco fortalezas personales. Estas son tus características más sobresalientes, las más fuertes. También podrás ver ordenadas el resto de tus fortalezas.

Estos puntos (sobre todo los cinco primeros) configuran la parte más luminosa y más excelente de la personalidad.

Tanto si es heredado como si lo has aprendido, viene a ser tu persona; resume tus capacidades, tus bondades, tus puntos fuertes, aquello mejor que puedes dar y que te permite recibir de los demás otras cosas igualmente buenas. Es lo que puedes aportar a la sociedad, con tu familia, con tus amigos, en tu trabajo y en tu tiempo de ocio, a modo de ofrenda positiva. En suma, todo lo bueno que tu eres y tienes.

¿Te identificas con esas fortalezas? ¿Puedes pensar ahora en situaciones de tu pasado reciente donde te hayas visto reflejado?

Te propongo que estas primeras cinco fortalezas las imprimas en un hoja tipo cartulina, les des el formato que te guste y cuelgues la hoja en un lugar que veas habitualmente. O que reduzcas la letra e imprimas una cuartilla que lleves en la agenda. Ello te permitirá recordar estas fortalezas habitualmente por la razón que sigue: este recordatorio te será de mucha ayuda para el ejercicio que te propongo.

Aquí tienes el listado de fortalezas ordenado por sus familias.

Sabiduría y conocimiento (fortalezas cognitivas).

Curiosidad (interés, apertura a nuevas experiencias).

Amor por el conocimiento y aprendizaje (deseo de aprender).

Pensamiento Crítico (juicio).

Ingenio (originalidad).

Perspectiva (sabiduría).

Coraje (fortalezas emocionales).

Valor (valentía).

Perseverancia (persistencia).

Honestidad (autenticidad).

Pasión por la vida (vitalidad).

Humanidad (fortalezas interpersonales).

Capacidad de Amar y ser amado (amor).

Generosidad (amor altruista).

Inteligencia Emocional (inteligencia personal).

Justicia (fortalezas cívicas).

Civismo (lealtad al equipo).

Sentido de la justicia (equidad).

Liderazgo.

Moderación (fortalezas ante los excesos).

Capacidad de perdonar (compasión).

Humildad (modestia).

Prudencia (cautela).

Auto-control (autorregulación).

Trascendencia (fortalezas espirituales).

Capacidad de asombro (aprecio de la belleza y la excelencia).

Gratitud (agradecimiento).

Optimismo (visión de futuro).

Sentido del Humor (diversión).

Espiritualidad (fe).

Ejercicio. La fiesta de las fortalezas.

Aquí se comunican los resultados a una persona de su entorno. Elegir a una a la que le interese la psicología, el desarrollo personal o que sea una buena escuchante. Comunícarselas a modo de celebración, de algo que se quiere compartir con ella, y anímarla a que cumplimente ella misma el test.

Con ello conseguimos que la persona de un paso más. En este caso, al contar algo, conseguimos reforzarlo más. Explicándoselo a otra persona nos queda más claro a nosotros mismos. Además así nuestro cliente obtendrá feedback de su entorno.

¿Cómo vas con el taller? ¿Bien? ¿Quieres dar un paso más con Aprende Psicología Positiva? Te leo con expectación aquí abajo 😉