Artículos sobre recursos profesionales para profesionales de la ayuda (psicología, coaching, terapias, educación) para su mejor ejercicio. Blog con recursos, materiales, enlaces y los contenidos más útiles.

¿Cómo empiezo a practicar mindfulness con mis pacientes?

 

El mindfulness, según Kabat-Zinn (2003) es “el proceso de observar expresamente cuerpo y mente, permitiendo que nuestras experiencias se vayan desplegando de momento a momento y de aceptarlas como son… En definitiva se trata de prestar atención de manera intencional al momento presente, sin juzgar“.

La meditación es un método soteriológico, es decir, se trata de un camino para la salvación o la liberación pero no para la curación A continuación, te explicamos las claves y procesos que necesitas tener en cuenta para poder empezar a practicar mindfulness con  pacientes.

¿Qué postura es mejor?

Podemos realizar la meditación en distintas posturas: sentados, tumbados, de pie o caminando. Las más utilizadas suelen ser sentado y caminando.

En cuanto a la práctica sentados las diferentes opciones en cuanto a ello son en la postura del loto, medio loto, cuarto de loto, la postura del sastre o sentados sobre un cojín, silla o banco.

Debemos tener en cuenta, que si realizamos la meditación sentados deberemos mantener nuestra espalda recta sin forzarla, el mentón suavemente bajado, lo cual nos a ayuda a que la mirada baje, extremidades reposando sobre los muslos o regazo sin tensión, sonrisa suave y ojos abiertos o cerrados; según desee el terapeuta o paciente.

¿Cuánto tiempo debe durar la práctica?

Para la práctica con principiantes el tiempo variará entre 5 y 10 minutos, a medida que vayamos integrándonos y familiarizándonos con ella, se irá aumentando el tiempo hasta unos 20 o 25 minutos de práctica formal. En cuanto a la práctica informal, en nuestro día a día, en distintos momentos o lugares, el tiempo se verá limitado por cualquier momento que escojamos, sin haber ni un mínimo ni un máximo.

mindfulness

Aquí y ahora

¿Qué soporte de atención escojo?

Los distintos soportes de atención que encontramos son:

– Soportes con forma: respiración, una vela, una imagen…
– Soportes sin forma: ecuanimidad, amor…

Para los principiantes resulta más fácil escoger como vehículo la respiración, debido a que es algo que siempre se encuentra con nosotros y además está ligada a nuestros estados emocionales, de manera que podemos influir en ellos indirectamente conforme nuestra respiración va cambiando.

¿Cómo funciona la atención?

Es importante que conozcas que la atención funciona en un proceso basado en la orientación, enganche y desenganche.

Así pues, en un primer momento nos orientaremos hacia el soporte elegido, a continuación nos centraremos en él y nos engancharemos a él, de forma que excluiremos todo lo demás y cuando finalicemos nos desengancharemos paulatinamente del soporte empleado.

¿Qué reglas o pautas debo tener en cuenta para practicar mindfulness con pacientes?

La primera pauta que deberás tener en cuenta es que la respiración se aceptará tal cual sea su ritmo, no se tratará de cambiar, simplemente la aceptaremos tal cual sea en ese momento y nos engancharemos a ella.

Deberás conocer el concepto “mente de mono“, el cual implica básicamente una consecución de pensamientos, que no nos dejan desconectar y centrarnos en el momento presente para meditar. Es aquí, donde deberá aplicarse la regla No-R, No-R.

Esta regla básica en la meditación se traduce como no-resistirse, no-rendirse. Así pues, cuando nos aparezcan pensamientos que interrumpen nuestra práctica, simplemente los aceptaremos con ecuanimidad y recordaremos volver a centrar nuestra atención en el soporte elegido, lo haremos tantas veces como suponga necesario, lo esencial es no resistirse y no rendirse en nuestra práctica.

También será importante que realices anotaciones para mantener la atención en la respiración, este tipo de anotaciones pueden ser tal que así “inspiro, expiro“, “in, out“, “in, ex“.

Además de todas estas pautas, deberás ser consciente de que de ti depende en gran parte el proceso de meditación, ya que serás tu quien guiará al paciente durante todo momento, por ello, resulta muy importante que tu también practiques la meditación para poder reconocer como se siente el paciente si no consigue engancharse o en que
momentos pueden surgirle problemas durante la práctica y que estrategias puedes aplicarle.

Tamara Aleixandre

Las 6 técnicas que necesitas para enseñarle positivismo a tus empleados

Muchas veces pensamos que el ser un líder es tener que ser siempre duro y exigente, pero lo cierto es que el positivismo hace parte esencial de la productividad de tu empresa. Para poder transmitir el positivismo y entusiasmo a tus empleados, debes reflexionar y pensar sobre tu vida para saber si estás listo.

No te quedes atrás en tu rol de liderazgo, pues tanto tu trabajo como el de los demás depende de tu motivación para enseñarle a los otros que se puede tener metas y ver el mundo con un poco de gratitud para salir adelante siempre con más ganas. Ser positivo suena imposible en algunas ocasiones, pero se puede hacer si se sabe que cosas buenas pueden llegar y porque el panorama positivo te beneficiará al final.

Estas son las técnicas que debes utilizar para enseñarle el positivismo a tus empleados:

  1. Motivación en todo momento: no basta con que felicites a tus empleados cuando hacen algo bueno. Es esencial que como líder sepas decirles cuanta gratitud tienes por su trabajo y por sus logros. Si al contrario, están dando menos de lo que suelen darte, es hora de que les demuestres un poco de motivación en toda situación. Por ejemplo, puedes crear reuniones cada mañana—hazlas cortas, de no más de 10 minutos—para dar las tareas del día, o las metas de la semana, y luego unas frases de inspiración que les demuestre a tus empleados que son capaces y que tú si te preocupas por ellos.
  1. Date el tiempo de conocer a tus empleados: el peor líder es aquel que no sabe nada de sus empleados. Es parte de tu rol como jefe conocer algo de sus vidas, de sus objetivos, de sus gustos etc. No tienes que convertirte en su mejor amigo necesariamente, pero si tomar algo de tiempo para charlar con ellos y entablar una relación un poco más personal. Si tus empleados sienten que los conoces y que quieres ayudarlos a avanzar en su vida profesional, tendrán una perspectiva positiva sobre su trabajo diario, sobre la empresa, y sobretodo sobre tu rol como líder.
  1. Ajusta las responsabilidades de cada empleado según sus fortalezas: no es justo para nadie que una persona tenga que cumplir con responsabilidades que tal vez no le convienen. Muchas veces las empresas—especialmente aquellas grandes—se olvidan de que los empleados son personas con fortalezas y debilidades, y tienden a darles cualquier responsabilidad posible y necesaria. Si quieres que tus empleados tengan más motivación y sean felices en su trabajo, debes trabajar para ajustar sus responsabilidades según su desempeño.

Como líder debes fijarte en las verdaderas fortalezas de tus empleados para saber que pueden hacer con la mejor destreza y que tareas se verán mejor en manos de otros. En el momento en que tus empleados vean que puedes ayudarles a dar lo mejor de si mismos y que sabes cuales son sus capacidades, se sentirán más seguros y mucho más positivos en cuanto a su trabajo.

  1. Flexibilidad: nadie es una maquina de trabajo, por lo que muchos de los problemas empresariales de hoy en día vienen de la falta de flexibilidad laboral. Como líder, puedes darle la oportunidad a tus empleados de trabajar en horas más flexibles, en un ambiente más cómodo, y con la confianza de poder ir a ti cuando necesiten ayuda o consejo. Empieza por cosas como un horario que les convenga con su vida familiar, pues así podrán trabajar a su máximo potencial y sin mucho estrés. Dales también la oportunidad de tomarse días personales cuando haya necesidad, para que regresen al trabajo agradecidos y llenos de energía. Ofrece la posibilidad de trabajar desde casa cuando las cosas sean más lentas.

La flexibilidad es difícil en ambientes corporativos, pero un buen líder—uno moderno—sabe que sus empleados trabajan mejor cuando pueden vivir su vida aparte del trabajo. El positivismo solo llega si hay suficiente apoyo tanto en la vida personal como la profesional, y la flexibilidad laboral se los dará.

  1. Ambiente laboral amistoso: es casi imposible ser positivo si no te llevas bien con las personas con quienes trabajas. Si eres el jefe, es tu responsabilidad asegurarte que todos se sientan cómodos y seguros. Procura desde un principio ofrecer oportunidades para que tus empleados se conozcan entre si y establezcan una relación de compañerismo y amistad. Esto es esencial en empresas pequeñas o en startups, pues los equipos son más chicos y por tanto las buenas relaciones pueden significar el éxito o el fracaso de la empresa. No olvides que si hay un problema entre empleados, es tú labor mostrarles el camino a la reconciliación, por lo que debes estar atento a las relaciones entre tus empleados siempre.
  1. Buen salario: este punto puede ser insignificante para quienes tienen ya un buen salario, pero la realidad es que muchos empleados son infelices y ven su trabajo con pesimismo porque tienen un mal salario y se siente explotados. No permitas que tu situación se convierta en una de resentimiento y falta de pasión por el trabajo. Con un pequeño aumento al año, o con ofrecerles bonos anuales a tus empleados si cumplen con ciertas metas generales, ellos van a saber que si valoras su tiempo y que estás buscando ayudarles económicamente. Claro, habrá momentos en que la empresa no pueda darles mucho dinero, pero ellos sabrán entender siempre y cuando se los demuestres, sea con gestos pequeños, como darles una salida de grupo al mes, ofrecer almuerzos para todos de vez en cuando, organizar una fiesta de fin de año etc.

Estas son algunas de las técnicas que funcionan para conseguir que tus empleados vean su trabajo con más positivismo y una actitud mucho más beneficiosa para tu empresa. Es una buena forma de enseñarles como ser positivos aunque las cosas vayan mal, pues solo así lograran tanto el éxito profesional como el éxito en sus vidas personales. ¡Ya sabes, el ser positivo te llevará muy lejos!

Qué es Liderazgo positivo

Dentro de la Psicología Positiva uno de los conceptos que más auge está teniendo es el del liderazgo positivo. Mediante el desarrollo de nuestras cualidades de líder podemos inspirar a los otros, organizar actividades, conseguir objetivos y  crear ambientes de trabajo dinámicos y que inviten al crecimiento personal.

En un 99% de sesiones de terapia, talleres o preguntas en el blog surge la misma pregunta: ¿es posible cambiar? ¿hay rasgos que son innatos o que son adquiridos? Y el liderazgo no es una excepción. Vamos a hablar sobre ello ya que, si no pienso que puedo llegar a tener ciertos atributos… ¿cómo voy a poder alcanzarlos?

¿Qué entendemos por posicionamiento de líderes?

Todos tenemos dotes de líder y estas se pueden desarrollar, como por ejemplo hacen los compañeros de Thinking Heads, que trabajan el branding personal. Si no sabes qué es el branding o marca personal aquí te lo defino: nuestro branding personal se puede decir que viene determinada por la percepción que tienen los demás de nosotros y se corresponderá con más o menos exactitud con la realidad. Son esas características que tenemos u que queremos hacer llegar al mundo.

Todos somos expertos y referencias en algo. En el ámbito político, organizacional y deportivo lo tenemos claro.

Pero en el día a día te voy a poner varios ejemplos. El vecino que tira del carro en su comunidad para que se realicen cambios que sean buenos para todos. La amiga que en su grupo de ocio siempre cuida de que los demás estén bien, integrados y que el ambiernte sea positivo. El compañero en que en una situación crítica saca fuerzas de flaqueza y es el referente de comportamiento en esa situación.

branding personal

Así, hay determinadas características que ya tenemos y que podemos potenciar en nuestro branding personal, concepto como decíamos equivalente al de marca personal. Además, está la parte de hacer llegar a los demás esas características. Tendríamos pues dos aspectos:

  1. LO QUE SOMOS
  2. LO QUE HACEMOS CON LOS QUE SOMOS

En el punto número uno, podemos avanzar en averiguar cuáles son nuestras características más notables, aquellas que nos definen y que hacen que en otras personas podamos ser una referencia. Por ejemplo, en este blog hemos hablado largo y tendido de las fortalezas personales.

En el anterior enlace encontrarás una guía para poder averiguar cuáles son, paso previo para poder potenciarlas y hacerlas aún más fuertes.

Respecto al punto dos, aquí debemos centrarnos en poder hacer que los demás se enteren de todo lo bueno que tenemos. Aquí podemos desarrollar diferentes estrategias para ello, desde mejorar nuestra comunicación, asertividad, empatía así como hacer más sólidas nuestras relaciones presenciales y optimizar nuestra comunicacion en redes sociales.

En lo que a mi respecta, tanto en mi vida personal como profesional siempre he intentado aplicarlo. En algunas ocasiones es muy razonable ser seguidor; saber seguir las órdenes y confiar en otras personas como referencia.

En otras he disfrutado mucho liderando proyectos, por ejemplo la creación de la misma Psicología en Positivo, en el pasado la fundación de la asociación Nova Prevenció o siendo coordinador del proyecto En Plenas Facultades de la fundación Salud y Comunidad.

Fíjate que ambas posiciones son compatibles. Además, creo que es un valor añadido el saber cuando liderar y cuando seguir, así como cuando debemos hablar y cuándo debemos callar  ¿Será este un rasgo de sabiduría en quien lo aplica? Es posible.

Igualmente en todo lo que estamos hablando algo importante es creérselo. Es decir, poder dar algún paso más ya para vernos a nosotros mismos como líderes con una marca personal clara. Podemos en nuestro entorno ya dar un paso al frente, o meternos en iniciativas que hagan que esta parte de nosotros se refuerce. Quizá coordinando un grupo de voluntarios en esa ONG en la que llevamos colaborando años, organizando nosotros el próximo viaje con nuestros amigos o expresando nuestra opinión argumentada sobre un tema que nos interese en alguna red social.

Tú puedes ejercer un liderazgo positivo en tu entorno. Siguiendo los anteriores consejos, ptimizando tu branding personal y dando más pasos para ello, deja que el mundo se entere de lo que vales y de todo lo que puedes ofrecer.

Trámites para abrir tu consulta de psicoterapia

Si dispones de las cualificaciones y experiencia necesarias, y estás pensando en abrir tu propia consulta de psicoterapia, es necesario que conozcas las implicaciones de gestionar un negocio.

Una vez te sientas preparado para trabajar como psicoterapeuta privado, gestionar tu propia consulta le proporcionará independencia. Sin embargo, es importante recordar que abrir una consulta privada de psicoterapia implica saber llevar un negocio y, para ello, se requiere de ciertas capacidades.

Como explicamos en nuestro Máster en Emprendimiento para Psicólogos/as, A pesar de su experiencia como psicoterapeuta, la parte administrativa que conlleva un centro privado puede resultar un reto si no dispones de experiencia previa.

Antes de empezar, resulta muy útil adquirir experiencia trabajando en algún centro privado, cuanto más conocido, mejor. Esto no sólo te permitirá poner en práctica tus conocimientos, sino también familiarizarse con el día a día de la gestión de una consulta.

Podrás recibir consejos de profesionales más experimentados, a la vez que aprender pequeños trucos sobre lo que le espera el día que empiece su propio negocio de psicoterapia. Ambos aspectos te dotarán de mayor confianza de cara a abrir su consulta.

10406619_1533688133545794_488521541011673592_n

La importancia del marketing.

Además, necesitarás algunos conocimientos sobre marketing para promocionar tu nuevo centro. Piense en qué áreas deseas especializarte y en cómo vas a promocionar tu negocio.

Si estás planeando trabajar con familias y niños, escoge un área de la ciudad en la que vivan tus clientes potenciales. Explorar las tendencias del mercado te ayudará a ofrecer unos servicios actualizados, reflexiona sobre cuáles de ellas se ajustan mejor a tu perfil y conecta con los clientes adecuados.

Experiencia empresarial.

Disponer de las calificaciones y las capacidades adecuadas es algo imprescindible antes de abrir una consulta de psicoterapia, pero además vas a necesitar adquirir experiencia empresarial.

Considere ampliar tus conocimientos en este campo y estudie, ya sea leyendo libros especializados o bien matriculándote en un curso de gestión de negocios. Cuántos más conocimientos empresariales tengas, más desarrollarás el aspecto administrativo de tu negocio y mejor lo gestionarás.

Las tareas administrativas tales como la facturación o la contabilidad consumen una gran parte de tiempo, por lo que deberás gestionarlas de la manera más eficiente posible, para asegurarte de que puedes ocuparte debidamente de tus clientes.

Una posibilidad a tener en cuenta es la de contratar a un administrativo para que se haga cargo de ellas, si bien esto tiene un precio que se traducirá en una reducción de los beneficios.

Además, debe pensar en la seguridad. Su consulta debe disponer de un sistema de seguridad para evitar el riesgo de problemas. Por ejemplo es imprescindible la protección de datos. 

Protección de datos.

Aquí se trata de más de proteger la seguridad de los clientes con los que se trabaja. Conocer la ley de protección de datos es fundamental, así como hacer los trámites necesarios con la Agencia Española de Protección de Datos

Embarcarse en la aventura de abrir tu propio centro de psicoterapia es un reto muy emocionante, y tomarte el tiempo suficiente para investigar y adquirir experiencia administrativa incrementará tus probabilidades de convertirlo en un negocio rentable.Ánimo con ello 😉

Las posibilidades de la Psicología en el ámbito de la mediación

En esta ocasión contamos con  artículo de Fundación Didáctica, sobre la importancia de la mediación en la psicología.

Desde la publicación de la Ley 5/2012 y la puesta en funcionamiento del Registro de Mediadores en junio de 2014, el sector de la mediación cada vez está cobrando más relevancia dentro del ámbito legal en España, consolidándose como la alternativa ideal para resolver conflictos por vía extrajudicial, con el consiguiente ahorro de tiempo y costes para la Administración Judicial.

Este hecho supone una nueva oportunidad laboral para los psicólogos/as ejercientes y titulados en Psicología.

La estrecha relación entre mediación y Psicología

En la jurisdicción ordinaria, las decisiones son tomadas por un juez y las emociones de las partes quedan relegadas a un segundo plano. La comunicación entre las personas afectadas es casi inexistente y esto hace que los conflictos no se resuelvan desde su raíz.

Sin embargo, en la mediación interviene una persona neutral que propicia y facilita el acuerdo entre las partes, atendiendo a sus circunstancias y emociones. Lo que persigue la mediación, además de resolver el conflicto y alcanzar un acuerdo, es volver a restaurar las relaciones personales en la medida de lo posible. Es por ello que este nuevo perfil profesional reúne muchas cualidades que poseen los profesionales de la Psicología.

 

infografia psicologos

 

En un proceso de mediación, la solución del conflicto realmente nace de las propias partes, con la ayuda del mediador. Como resultado, una solución que es alcanzada por las propias partes será más satisfactoria y duradera en el tiempo.

Podemos ver que la importancia del componente psicológico en la mediación es más que evidente, ya que en el proceso de resolución de conflictos tienen cabida e importancia las emociones, sobre todo en los casos de mediación familiar (aunque también es aplicable a muchos otros ámbitos: civil, mercantil, penal, comunitaria, laboral, etc.).

Las posibilidades de los psicólogos/as en la mediación

Los psicólogos ejercientes o titulados en Psicología son profesionales que, gracias a sus conocimientos y habilidades, poseen las herramientas necesarias para moderar las sesiones de mediación y facilitar que un conflicto pueda resolverse, estableciendo los canales comunicacionales adecuados y atendiendo a las partes contendientes desde la neutralidad para que consigan llegar al acuerdo.

No obstante, desde la Ley 5/2012 se establece además como requisito obligatorio para ser mediador, un curso de 100 horas acreditado ante el Ministerio de Justicia como el que imparte Mainfor. La 12ª edición comienza el 22 de Junio es 100% online y solo dura 8 semanas. Toda la información la puede encontrar en www.cursomediacioncivilymercantil.com

Con esta formación, se garantiza que una mediación sea efectiva, ya que el mediador debe asegurar que se pongan en práctica aspectos tan importantes como la comunicación, la escucha activa y la empatía. Apostando por la mediación podremos asentar poco a poco las bases de una nueva sociedad basada en la cultura de la paz y el entendimiento.

Entrevista al psiquiatra Sergio Oliveros

En esta ocasión contamos con una interesante entrevista al psiquiatra Sergio Oliveros, psiquiatra y director de Grupo Doctor Oliveros, en la que hablamos de la actualidad intervención en salud mental, el papel del psiquiatra y del psicólogo, el papel de las nuevas tecnologías… Os dejamos con la entrevista:

– En su centro trabajan diferentes profesionales. ¿Cuál es el papel de los profesionales psicólogos en la intervención?

Dividimos nuestro trabajo en tres áreas: Psiquiatría, Psicoterapia y Neurología. Cada área se subdivide en adultos e infantil. Los psicólogos completan junto con la mayor parte de los psiquiatras el área psicoterapéutica cubriendo las distintas escuelas de psicoterapia más eficaces en la solución de los problemas que presentan los pacientes que acuden a nuestra consulta.

De esta manera tenemos una intensa actividad cognitivo conductual y psicoanalítica pero también contamos con terapia Gestalt, sistémica, breve estratégica e interpersonal. Los psicólogos también apoyan a los neurólogos mediante la realización de exploraciones neuropsicológicas y tratamientos de neurorehabilitación y en nuestra actividad de peritaciones legales en la elaboración de test psicométricos para la valoración del daño.

– Su intervención terapéutica defiende una versión integradora, ¿nos podría contar algo más sobre ello?

A pesar de los importantes avances obtenidos en los últimos 20 años en el terreno de la Neurociencia los hallazgos no han permitido una reformulación diagnóstica causal de los trastornos mentales. Por otra parte los tratamientos farmacológicos ayudan pero no curan. Hemos desarrollado un trabajo maximizando la eficacia de nuestros tratamientos farmacológicos y minimizando los efectos secundarios.

Pero con esto no podríamos ayudar a más de un 50% de los pacientes que acuden a nuestra consulta. La psicoterapia logra extender esa ayuda hasta un 95% de los casos mejorando la calidad de vida del paciente por la mejoría de sus síntomas y reduciendo la tasa de recaídas posterior. La atención neurológica del enfermo mental cubre el 5% que dejamos descubierto con las otras dos actividades. Mensualmente hacemos sesiones clínicas en las que tratamos de lograr un enfoque de 360º al problema.

– El uso de las nuevas tecnologías actualmente nos da múltiples posibilidades a la hora de ayudar a las personas. ¿Cuáles de estas utilizan habitualmente?

En efecto el vertiginoso desarrollo tecnológico obtenido en los últimos 15 años permite llevar a cabo una divulgación de nuestros conocimientos a todos los rincones del planeta, interaccionar con personas de regiones muy distantes e incluso ofrecerles tratamiento a distancia mediante programas de teleconferencia.

Finalmente la disponibilidad de plataformas como www.recetamedicaonline.es nos permite prescribir a distancia ofreciendo al paciente una receta en su casa en el momento que puede entregar en su farmacia para comprar el fármaco que le hemos prescrito.

– ¿Qué tres libros y que tres profesionales recomendaría a los jóvenes profesionales que se empiezan a dedicar a la salud mental?

A si se refiere a los psiquiatras creo que cuentan con un programa de formación bastante completo en el MIR con 4 años de duración, entrenamiento clínico intensivo y una buena exposición a las fuentes de conocimientos teóricos.

En cambio percibo que la carrera de psicología se centra en contenidos demasiados teóricos y alejados de la psicopatología. Esto hace que tengan serias dificultades por lo general para conceptualizar los casos psiquiátricos privando al paciente de tratamientos eficaces.

Por otro lado, la formación psicofarmacológica es escasa en la carrera de psicología lo que impide que el paciente tenga dificultades para alcanzar un alivio temprano de sus síntomas por no ponérsele en contacto con un tratamiento farmacológico eficaz. Quiero decir, si uno no sabe qué es el trastorno por atracón puede confundirlo con la obesidad o la bulimia y lo que es peor, no sabrá que mejora con inhibidores selectivos de la recaptación serotonina. Se obstinará en una psicoterapia probablemente con resultados pobres y cronificará al paciente.

Por eso creo que la psicopatología y la psicofarmacología son dos áreas en las que el psicólogo debería formarse durante y después finalizar sus estudios universitarios. Creo que un sólo libro puede completar estos objetivos:   «Introducción a la psicopatología y la psiquiatría, 8ª edición». Julio Vallejo Ruiloba, Editorial Masson 2015.

Formarse en psicopedagogía: la importancia de estar bien preparado

La Psicología y su aplicación práctica actual nos demandan a los profesionales el poder tener herramientas que desarrollen mejor nuestra labor. En este deseo de mejora y de actualización, el poder saber orientar, dirigir y motivar en un entorno social, profesional y educativo cambiante me parecen fundamentales.

En lo anterior no sólo me refiero estrictamente en los ámbitos donde estrictamente se desarrolla dicha labor, como por ejemplo los servicios de orientación profesional, gabinetes psicopedagógicos etc, donde por supuesto ha de ser así y esa titulación es necesaria, si no también en otros ámbitos donde los profesionales trabajamos desarrollando un trabajo en el que bastantes de esos conocimientos son necesarios.

Durante años colaboré en la Escuela de Padres del Ayuntamiento de Valencia, además de en el proyecto Escuela de Padres con Talento (antes Universidad de Padres Presencial), como conté en este artículo: Padres y madres mejorando como educadores.

En ambas ocasiones la experiencia fue buena, ya que pude asesorar tanto de manera presencial mediante charlas como online a padres, madres y educadores. Ya entonces esa labor pedagógica me aparecía como fundamental.

formarse en psicopedagogía

Por otro lado también quiero mencionar aquí el haber fundado y colaborado durante seis años en la asociación Nova Prevenció, trabajando con jóvenes y apoyándoles hacia una mejor capacitación profesional en temas de intervención social y salud.

Para ello, todos los integrantes de la asociación constatamos de primera mano la importancia de estar bien formado en asesoramiento hacia otras personas. Por ello recomiendo este postgrado para formarse en psicopedagogía, el  Máster en Psicopedagogía, uno de los más completos y bien pensados para ello, que se puede hacer desde cualquier parte al ser online.

Parecido pasa con la actual Psicología Positiva,  con una gran presencia en los campos de la educación y de las organizaciones. Para formarse mejor a tal respecto podéis pegar un vistazo en  Herramientas de la Psicología Positiva.

La actualización constante y el poder asesorar tanto en un campo profesional como educativo, así como atender a colectivos y necesidades específicas, ¡es fundamental! Por mi parte espero no dejar de aprender nunca y poder ofrecer cada vez una mejor labor de ayuda a todas aquellas personas con las que trabaje.

Antoni.

La terapia cognitivo conductual y sus puntos fuertes (infografía)

La terapia cognitivo conductual es la terapia que aplico en consulta (junto a la psicoterapia positiva). Hay muchos tipos de psicoterapia, por mi parte decidí elegir esta porque pensaba que serían la más adecuada a mi manera de entender la profesión – centrarnos en el presente y encontrar soluciones. El  atender a las personas que acudieran a mi consulta así lo demandaba.

Mi experiencia efectivamente así me lo ha demostrado, además de que combinadas esta y la psicoterapia positiva resultan aún mucho más efectivas.

Puntos fuertes de la terapia cognitivo conductual.

En esta magnífica infografía de mis compañeros y compañeras psicólogos de Madrid – Psicoadapta – podrás conocer a fondo los puntos fuertes de la terapia cognitivo conductual y cómo puede beneficiarte:

 

Terapia-cognitivo-conductual

 

Como en toda terapia basada en el método científico hay una serie de fases. La evaluación es fundamental, ya que nos permite diseñar la intervención más adaptada a los objetivos de la persona.

Basándonos en la evaluación llegamos a la formulación de hipótesis ¿qué hacemos en este momento terapéutico? Vemos diferentes caminos que ha llegado  a persona hasta llegar al momento actual y sobre todo nos centramos en explorar, indagar más para pasar así a intervenir.

En la fase de tratamiento ya desarrollamos las diferentes estrategias que nos permiten aumentar significativamente el bienestar de la persona. Para ello utilizaremos la psicoeducación, le enseñamos diferentes herramientas y proponemos tares a realizar en casa. Actualmente en psicología tenemos un amplio repertorio de intervenciones validadas que se han demostrados eficaces y eficientes.

Tras la intervención podemos dar el alta y entramos en la fase de seguimiento. Esta fase es muy importante ya que aquí consolidamos los cambios, mantenemos la motivación y prevenimos diferentes dificultades que puedan surgir.

Por supuesto  hay otras terapias, y seguramente cada cual tenga preferencias por una y otra. Sin embargo creo que debemos de centrarnos en aquellas que se han esforzado por probar que sus intervenciones son eficaces, como la presente.

¿Te animas a dar un paso más y a ponerte manos a la  obra para aumentar tu equilibrio, bienestar y felicidad? Espero tu mensaje 😉

Antoni