La autoexigencia o el perfeccionismo son aspectos de la personalidad que muchos niños y adultos padecen. Si bien pareciera ser un rasgo positivo, y en muchos aspectos lo es, también acarrea tensión y sufrimiento. La tendencia perfeccionista puede aplicarse a una o todas las áreas de la vida. Hay quienes son autoexigentes en lo laboral,…

Este contenido es sólo para miembros del Club Positivo.
Acceder Registrarse