Entradas

Crítica a artículo: «El lado oscuro de la Psicologia Positiva»

En este post me gustaría añadir algo de luz acerca del artículo del pasado 6 de enero, en el Huffington Post, «El lado oscuro de la Psicologia Positiva«, publicado por el psicólogo David Martin a modo de crítica. Dado que ha causado cierto revuelo, y ya que a mi entender está lleno de incorrecciones.

El autor no se ha informado adecuadamente en mi opinión, vaya pues este comentario con el fin de añadir una visión más ponderada.

Por otro lado, quiero añadir que precisamente el Huffington Post se caracteriza por su rigor en la publicación de artículos sobre Psicología y Salud, por lo que me ha sorprendido este artículo sesgado.

Respecto al artículo en sí, coincido en que el problema que toda teoría o modelo puede correr es su interpretación simplista. Para que ello no suceda así, cabe profundizar, explorar, comparar… Pare ello encontramos buenos aportes como la revista Papeles del psicólogo, que dedica un monográfico: Psicología positiva aplicada: clínica y educación y que responde bien a las últimas críticas a la psicología positiva.

críticas a la psicología positiva

En lo referido al resto, vamos por partes:

1)La anécdota de Seligman con la que comienza el artículo la narra en uno de sus libros. Lejos de basar el surgimiento de la Psicología Positiva en un conversación con su hija, como se dice en al artículo. Seligman argumenta a lo largo de decenas de páginas porque debe haber una psicología que refuerce el espectro positivo. Agradecería pues que el autor del artículo citase la fuente y la información completa.

2) El marketing de la felicidad tiene poco que ver con una disciplina basada en la ciencia como es la Psicología Positiva. Como ejemplo para los interesados, en esta muy completa web, Positive Psychology News Daily en Español. 

3) Ningún psicólogo positivo o no, o ningún educador en su sano juicio defendería que los niños y niñas sólo deben experimentar emociones positivas y ausencia de frustración. Eso sería defender lo indefendible y desde luego la Psicología Positiva aplicada en la educación no lo hace.

4) Rhonda Byrne y El secreto NO son Psicología Positiva y no se encuentran dentro de este movimiento, como ya expuse en este artículo: La ley de la atracción…¿funciona?

5) Deepak Chopra NO es Psicología Positiva. Este es un médico que ha investigado sobre temas de desarrollo personal y espiritualidad.

6) Twitter es una buena herramienta de comunicación, que como toda herramienta, se puede utilizar de maneras muy diferentes.

Creo que nadie puede hacer critica de que se utilice desde para poner frases que inciten a la reflexión, o chistes, o para difundir los propios artículos. Dicho, esto, igualmente puede servir para difundir contenidos interesantes.

7) Dudo que haya algún psicólogo, positivo o no, que apoye la idea de que la felicidad pase por la negación o evitación de las experiencias dolorosas. Mejorar lo que no nos gusta y enfatizar lo que sí y nos hace felices. Desde un simple sentido común, parece algo bastante recomendable por lo que esto no se puede imputar en las críticas a la psicología positiva.

8) En el artículo sólo se cita a Seligman cuando la Psicología Positiva tiene un alcance mundial. Por centrarnos en nuestro ámbito y sin propósito exhaustivo citaré a la SEPP (Sociedad Española de Psicología Positiva) y su gran labor organizando congresos, por ejemplo, a la Universidad Jaume I de Castellon y sus postgrados en Psicología Positiva o a los  compañeros de Madrid de Positivarte.

Igualmente desde nuestro centro Psicología en Positivo aportamos nuestro granito de arena. Dos ejemplos: incorporando la enseñanza de la Psicología Positiva que empezamos en nuestra Escuela de Aprendices en Psicología y con la creación del grupo de trabajo en Psicología Positiva en el Colegio de Psicólogos de nuestra comunidad.

La crítica certera que tiendo a creerme son aquellas que aportan tanto lo positivo como lo mejorable de algo y esta no será una excepción. Como ningún modelo o teoría lo es, la Psicología Positiva no es la panacea ni una varita mágica.

Es un gran aporte para mejorar nuestra labor como psicólogos y que ayuda de manera eficaz a las personas. Esto y no otra cosa, ayudar más eficazmente a las personas es lo que queremos y deseamos los profesionales que vocacionalmente nos dedicamos a la Psicología. Un positivo abrazo.

Antoni 

 

Mindfulness y Psicologia Positiva


El pasado 30 de mayo tuve el placer de asistir como ponente invitado a los Encuentros Mindful del Espai Respira Vida en Valencia, dando una charla sobre Mindfulness y Psicologia Positiva. A continuación incluyo un extracto de la misma, en la que pudimos hablar sobre la apasionante conexión de estas dos disciplinas.

Mindfulness y psicología positiva.

Una gran pregunta inicial que todas las culturas, sociedades y pensadores se han planteado ¿qué produce una felicidad real y duradera y que confiere significado a la vida de las personas?

Hay actualmente muchas investigaciones que muestran la clara sinergia de ambas disciplinas. Una muy reciente publicada en el Washington Post, 26 de mayo entrevista a Sara Lazar. Sí, ya sabíamos que hay cambios en la medida en que utilizamos el cerebro, pero también en el volumen del mismo, especialmente de ciertas áreas.

Hay diferencias entre personas que no meditaban (grupo control) y personas grandes meditadoras: más materia gris (funcionamiento y procesamiento) en la corteza insular, o ínsula (papel en las emociones y en los sentimientos). También en la corteza sensorial y auditiva. También en el córtex frontal, asociado con la memoria ejecutiva y la toma de decisiones.

 Tiene sentido. En atención plena, estamos especialmente centrados en nuestra respiración, algunos sonidos quizás, el ahora y de alguna manera restringiendo suavemente los pensamientos. Nuestros sentidos se amplifican y se abren.

 La corteza se hace más pequeña a medida que nos hacemos mayores; en meditadores de 50 años de edad era igual de media que en personas de 25.

mindfulness y psicología positiva

Yo diciendo cosas

 ¿Y si estas personas ya tenían estas diferencias? En otro experimento compararon las áreas del cerebro antes y después de un programa de mindfulness de ocho semanas. Bastantes cambios, el principal en el núcleo anterior cingulado, implicado en la autoconciencia y en la rumiación. Otro el puente de Varolio, un área donde muchos neurotransmisores nacen.

 Respecto al tiempo, esto es interesante, proponían 40 minutos pero las personas hicieron 27 minutos. Y a pesar de llevar 20 años meditando me gustó el hecho de que defendía la necesidad de más estudios con neuroimagen (ver que pasa) y que al igual que la alimentación o el ejercicio no lo cura todo hay que aplicar a quien tienes delante.

En todo caso el mindfulness resultaría beneficioso para la mayor parte de personas y necesidad de tener un profesor.

Un cerebro con conciencia plena es capaz de producir que un organismo sea feliz. Ayuda a mejorar al solucionador de problemas. Si no hay problemas que resolver en el ahora… pasamos al futuro (ansiedad) o al pasado (depresión). Al contrario, nos vamos a pensamientos expansivos…

 Diferentes maneras de conseguir esta vida plena, saludable y feliz. Hipnosis, autohipnosis. Reestructuración cognitiva… y la Psicología Positiva.

 ¿De qué nos habla la Psicologia Positiva? Podéis ver una buena introducción de la misma en el anterior enlace. Desde el principio procuró encargarse de recuperar, relanzar y establecer un programa consensuado sobre temas y áreas que la Psicología general. ¿Cómo la definimos? La Psicologia Positiva sería pues una rama de la psicología de reciente aparición que busca comprender, a través de la investigación científica, los procesos que subyacen a las fortalezas y emociones positivas del ser humano.

 Así, como conceptos clave: flow, resiliencia, inteligencia emocional, creatividad, optimismo, sentido del humor, saboreo, gratitud, relaciones positivas… Existen ya sociedades, investigadores, profesionales, postgrados… y sus profesionales actúan en intervención en salud, organizacional, educativa, clínica…

En conclusión.

Retomamos la pregunta inicial. Pregunta: ¿Qué nos hizo sentir bien hoy? Diferentes formas de medir la felicidad: La Psi Pos establece tres factores. La vida buena (emociones positivas), la  vida comprometida (“flow”) y la vida con sentido. Esto fue completado con el Modelo PERMA.

¿Qué herramientas de Psicologia Positiva pueden estimular la conciencia plena y cambios cerebrales? Por ejemplo el diario de gratitud, que tengas un buen día, la mente del mindfulness, saboreo (guardarlo en memoria)…

Esto aplicable a diferentes niveles según las propia necesidades, como por ejemplo propuse en: Supera la depresión, Psicología Positiva para el Día a Día, Herramientas profesionales de la Psicología Positiva.

La unión del mindfulness y  Psicologia Positiva nos proporcionan las bases del bienestar que ayudan a las personas a llevar una vida más plena, saludable y feliz.

Cómo autoaceptarse incondicionalmente: pautas eficaces

En la consulta y en los talleres y charlas que imparto periódicamente con frecuencia se presentan mayoritariamente interesados por la psicología y personas que quieren superar alguna dificultad personal.

 

Sin embargo en este grupo amplio también se dan dos tipos de perfiles más específicos. Se trata, por un lado, de algunas personas que han dejado de lado su autocuidado y por otro de algunas personas que se exigen tanto a sí mismas que acaban por hacerse daño, es decir que no son capaces de autoaceptarse incondicionalmente.

 

Una cosa es el deseo de superación de manera sana y otra la obsesión por el control de todo, por la perfección. Si poco de lo que te ocurre te satisface, o te sientes frustrado a menudo porque las cosas o las personas que te rodean no son como desearías, desengáñate: son tus tendencias perfeccionistas las que te están poniendo la vida más difícil.

 

Muchas personas en la sociedad actual creen que si no son modélicas no valen nada. Éste es un sentimiento que acobarda e inmoviliza, pero además tiene una base irracional, porque pretende alcanzar un objetivo inalcanzable: no equivocarse nunca y ser siempre el mejor.

 

Lo cierto es que es imposible ser excelente en todo, o en la mayor parte de los aspectos y habilidades de la vida. Tener ese tipo de exigencias conduce sí o sí a la ansiedad, a la frustración y quizás a la depresión. Precisamente, una actitud correcta en este sentido será la mejor prevención contra la depresión.

autoaceptarse incondicionalmente

 

Aunque la educación y el entorno que nos rodea nos pueda haber hecho creer lo contrario, no podemos ni debemos intentar ser perfectos, salvo que queramos ser permanentemente infelices. La Psicología Positiva nos ayuda enormemente a ello, ya que acepta lo negativo y se centra en estimular lo positivo.

 

Si has caído en la trampa del perfeccionismo para salir de ella intenta seguir las siguientes recomendaciones:

 

PAUTAS PARA AUTOACEPTARSE INCONDICIONALMENTE

 

Darnos permiso para ser lo que somos, es decir,  seres humanos falibles, imperfectos. Eso es lo que somos todos: ni «supermanes» ni personas de por sí poco válidas o competentes.

 

No juzgues la valía intrínseca de las personas en función de sus logros y la aprobación de los demás. Que tu jefe te ascienda no hará de ti mejor persona. Nuestra sociedad adora a cierto tipo de «triunfadores», en todo caso los signos externos de éxito no siempre se corresponden con personalidades fuertes y maduras.

 

• Valora tu capacidad para conseguir las metas y objetivos que te has propuesto, pero abstente de juzgarte o calificarte a ti mismo, por un logro, un fracaso o una conducta, cualquiera. Somos personas que hacen cosas que están bien y otras que están mal, pero eso no nos convierte forzosamente en buenas o malas personas.

 

• Intenta no definir el error o fracaso como algo totalmente negativo, sino como el mejor maestro. Aprendemos del error. Si no fuera así, la humanidad no hubiera existido durante tanto tiempo.

 

Resumiendo, la clave está en ser benevolente con uno mismo e ir dando pasos en esta aceptación incondicional de uno mismo. ¡Tu bienestar y tu salud a corto, medio y largo plazo te lo agradecerán!

Si tienes alguna duda sobre este tema puedes escribirme aquí, también te animo a dejar un Comentario en la parte inferior del post).

 

Antoni 

 

 

Lecciones de vida (IX) Crea tu propia vida (Wayne Dyer y Louis L. Hay)

Dos grandes maestros como son Louise L. Hay y Wayne Dyer nos muestran en este vídeo varios consejos sencillos para diseñar la propia vida.

Estos dos grandes nombres de la autoayuda todo lo que proponen es a la vez sencillo y eficaz, conviene el fijarse en sus palabras, interiorizarlas y aplicar sus enseñanzas.

Yo soy psicólogo, según la titulación en España psicólogo general sanitario. Además investigador el obtener el programa de doctorado el DEA.

Sé que puede sorprender que incluya en mi blog una referencia, además entusiasta, a estos dos conocidos nombres de la autoayuda.

Y además haciendo una defensa de los mismos

Y esto es así porque me parecen un inmejorable ejemplo de cómo cambiar a mejor mediante los conocimientos que actualmente nos brinda la psicología y la psicoterapia.  Os dejo con ellos:

 

Espero me comentes aquí abajo que te ha parecido el vídeo. En lo personal, he habalado en el blog del uso de afirmaciones, un método de trabajo que ha utilizado bastante Louise L Hay. Me gusta, aunque hay matizaciones que hacer.

Se trata de pensar, sentir y visualizar las aformaciones. Y estas han de ser realizables, posibles y deseables por parte de la persona.

Más allá de la ley de la atracción, hay que pensar en la ley de la acción.

Antoni

10 maneras de ser más resiliente

Actualmente la investigación nos enseña que mientras algunas personas parecen ser resilientes de manera natural, los comportamientos resilientes pueden ser igualmente aprendidos.

Las siguientes recomendaciones y técnicas son ejemplos sobre cómo centrarte en potenciar tu propia resiliencia y por tanto aumentar tu capacidad de sobreponerte a las circunstancias difíciles, como los trabajamos en consulta en los programas terapéuticos:

1. Cree de manera positiva en tus habilidades.

La autoestima está comprobado que juega un papel muy importante en afrontar el estrés y recuperarse de acontecimientos difíciles. Recuérdate habitualmente sobre cuáles son tus fortalezas y logros.

Convertirte en alguien más confiado sobre tu propia habilidad de responder y manejar las crisis es una manera inmejorable de construir futura resiliencia.

2. Encuentra un sentido y propósito a tu vida.

En ocasiones el hecho de enfrentarnos a una tragedia o mal momento, nos motiva a buscar y a encontrar un sentido a nuestra existencia, lo que puede tener un papel muy importante en nuestra recuperación.

Esto puede incluir el involucrarse más en nuestra comunidad, cultivar nuestra espiritualidad o participar en actividades que sean significativas para uno mismo.

 

3. Desarrolla una amplia y sólida red social.

El tener personas capaces de dar afecto y soporte alrededor de uno, actúa como un factor de protección en tiempos de crisis.

Así, es importante el tener personas en las que uno pueda confiar. Simplemente hablando sobre una situación complicada con alguien a quien estimemos y nos tenga estima no hace que el problema se vaya, pero el compartir estos sentimientos, obtener ayuda, recibir feedback positivo y encontrar posibles soluciones conjuntamente, es de mucho valor.

Por cierto esta lectura estoy seguro de que te va a gustar; es una pequeña delicia: Tres amigos en busca de la sabiduría.

4. Di sí al cambio.

Ser flexible es un parte muy importante de la resiliencia. Aprendiendo como ser más adaptables, estaremos mejor equipados a la hora de responder a una crisis vital. La gente resiliente frecuentemente utiliza estos acontecimientos como oportunidades de moverse en direcciones diferentes.

Mientras algunas personas pueden romperse con cambios súbitos y fuertes, los individuos altamente resilientes pueden ser capaces de adaptarse y seguir adelante.

5. Cultiva de manera activa tu optimismo.

Permanecer optimista durante periodos complicados puede ser difícil, pero mantener un punto de vista esperanzado es una parte saliente de la resiliencia.

Pensar en positivo no implica ignorar el problema y sólo focalizarnos en soluciones positivas. Lo que nos quiere motivar es a comprender que los obstáculos son transitorios y que uno posee las habilidades para enfrentarse a ellos (y que aunque no los tenga los puede desarrollar).

Con lo que uno se enfrenta puede ser difícil, pero es importante permanecer con un halo de optimismo sobre un futuro donde también ocurran cosas buenas.

maneras de ser más resiliente

 6. Cuídate, nútrete, acompáñate.

Cuando estamos estresados es fácil que no nos cuidemos tanto y dejemos de lado nuestras propias necesidades, haciendo menos ejercicio y no durmiendo lo necesario; estas son reacciones comunes a las crisis personales.

Centrándote en seguir desarrollando tu autocuidado es importante, especialmente cuando ha pasado algo negativo.

Organízate y saca tiempo para hacer actividades que te gusten. Cuidando de tus propias necesidades, puedes darte un empujón para mejorar tu salud en general y tu resiliencia en particular y así afrontar con garantías tus retos vitales.

 7. Desarrolla tus habilidades de solución de problemas.

La investigación psicológica nos dice claramente que aquellos que pueden sacar diferentes soluciones a un problema serán capaces de afrontarlo mejor que aquellos que no. Cuando te enfrentes a un nuevo reto, haz un listado de algunas de las soluciones potenciales al mismo.

Experimenta con diferentes estrategias y céntrate en desarrollar una vía para aquellos problemas más comunes. Practicando tus habilidades de solución de problemas de manera regular, estarás mejor preparado para encarar aquellos retos futuros más difíciles.

8. Proponte metas.

Los momentos de crisis en ocasiones parecen irremontables. Las personas resilientes son capaces de ver estas situaciones de manera realista, y entonces se fijan objetivos razonables para afrontar el problema.

Cuando te encuentres a ti mismo abrumado por una situación determinada, céntrate en afrontar cada cosa a su momento, de lo más urgente a lo más importante. Haz una lluvia de ideas de las posibles alternativas, y diseña los pasos a seguir para conseguir estas metas.

Si tienes dificultades para ello, esta es tu lectura: Guía práctica para establecer y conquistar metas efectivas.

 

9. Da pasos para solucionar el problema.

El hecho de esperar a que pase la dificultad suele prolongar las crisis. En vez de eso, comienza a trabajar en resolver ese asunto de manera inmediata. Puede ser que no haya una solución fácil o pronta, pero siempre hay alternativas posibles para hacer esa coyuntura mejor y más sobrellevable.

¿La clave? Centrarse en los progresos que ya hayas hecho y planificar los pasos siguientes, más que descorazonarse por la cantidad de trabajo que aún debes hacer.

10. Sigue trabajando en tus habilidades.

La resiliencia puede llevar un tiempo para ser construida, por lo que no te desmotives si sigues teniendo situaciones que te causan problemas. En realidad, la resiliencia no es algo extraordinario que solo pocas personas poseen, si no que puede ser aprendida por casi todos.

La resiliencia psicológica no engloba una serie específica de acciones concretas, si no que puede cambiar sobremanera de una persona a otra. Eso sí, el practicar algunas de las características comunes de la gente resiliente nos lleva a desarrollar nuestras ya existentes fortalezas, como también nos explica la Psicología Positiva.

pd.- si quieres ir mucho más rápido y preguntar sin compromiso cómo podemos trabajar juntos tu resiliencia y resistencia ante las dificultades, puedes contactarme personalmente en contacta@antonimartinezpsicologo.com


Antoni

 

 

Consejos de felicidad para la depresión post vacacional

Amig@ lector@, cuando pasan las vacaciones las vacaciones, aunque seguramente estuviéramos muy bien tomando un zumo natural en un lugar fresquito, dejando pasar las horas, te propongo que afrontemos este cambio de una manera optimista, encontrando los puntos buenos del retorno.

Dentro de la Psicología popular se ha dado a conocer el síndrome postvacacional; en realidad, está lejos de ser un trastorno psicológico, pero sí puede venirnos bien combatir algunos de sus síntomas. También se le conoce popularmente como depresión postvacacional.

Quizás sea el relajo de la rutina, volver a encontrar a amigos o el hecho es volver a nuestra ocupación habitual. ¿Qué tal si aprovechamos para pensar en aquellas cosas que nos hacen felices y potenciarlas, y en aquellas que no y disminuirlas, en esta época de transición, tal y como nos enseña la Psicología Positiva?

Ahí va un adelanto, te propongo que leas cada una de ellas y ver si te sientes identificado con alguna de las causas respecto de tu vida:

 

1. Ver la botella medio llena o medio vacía

El mundo es neutro – el mundo es, y punto-, y tan acertado o equivocado es considerarlo enteramente terrible o completamente paradisíaco.

Siempre habrán cosas buenas y cosas malas en él, y dependerá de cómo y cuándo las percibamos nosotros. Podemos educar la forma de percibirlo; tanto en vacaciones como en nuestra actividad habitual este cambio de punto de vista es posible.

 

2. Competencia y cooperación

La competencia genera insolidaridad y desprecio, aunque hay casos gozosos – deporte, juegos – nuestro día a día debería construirse en el respeto hacia aquellos merecedores del mismo. No es cuestión de ser un buenazo porque sí y ofrecer un altruismo universal, sino de devolver un aprecio solidario al que lo practica.

Una carrera por ser más y mejor que el otro es demasiado fatigosa y estresante, y lo más probable es que acabe repercutiendo en nuestro bienestar, sensación que puede darse al volver al trabajo. Seamos conscientes de ella como primer paso para evitarla.

 

3. Aburrimiento y excitación

Hay que aprender a aburrirse. El descanso y los tiempos muertos forman parte de nuestra naturaleza, e ir por la vida demasiado deprisa hace que no apreciemos lo bello y bueno de los pequeños detalles y la quietud.

¿Tiene miedo el ser humano actual el miedo de mirar dentro de sí mismo y por eso se mantiene siempre ocupado? Aquí podemos recordar y valorar los buenos momentos de ocio y descanso de las vacaciones.

Aún volviendo a la rutina, ¿por qué no mantener estos tiempos de descanso de tanto en tanto?

 

4. Fatiga – energía

La fatiga corporal es beneficiosa para nuestro organismo: significa que lo utilizamos con disfrute y nos hace gozar más del descanso. Pero la fatiga nervioso es sinónimo de estar sobrepasado por las obligaciones, por responsabilidades y por los horarios.

Tratemos de priorizar qué debemos hacer y lo que es válido para nosotros por nosotros, sin dejar que nos marquen un horario estresante… o peor, haciéndolo nosotros mismos, el cual puede ser un buen aprendizaje de nuestras vacaciones.

depresión postvacacional

5. Envidia – aprecio de los otros

Este es muy buen punto postvacacional. Yo soy yo, los demás son los demás. Lo que a otros contenta no tiene por qué realizarme a mi. No hay un patrón de felicidad común del mismo modo que no debería haber dos personas iguales.

Intentemos disfrutar de lo que tenemos y no torturarnos con el anhelo de cosas que no sabemos si nos harán felices, como propósito.

6. El sentimiento de aceptación

Si vuelvo de vacaciones y estoy molesto con todo el mundo probablemente no todo el mundo esté en mi contra, si o que estaré haciendo algo para motivar este estrés en los demás.

Nuestro subconsciente no puede marcar nuestro yo racional: es difícil pero debemos educar nuestra conciencia para que piense por sí misma y haga frente a aquellas creencias que nos han inculcado sin pasar por nuestra capacidad crítica de reflexión.

7. Manía persecutoria – entendimiento

No, no todo está en mi contra tras volver de las vacaciones.

Todos juzgamos a los demás sin darnos cuenta, está en la dimensión valorativa de nuestra forma de expresarnos.

Pero eso no quiere decir que haya una conspiración constante para nosotros: el aprecio es subjetivo y no somos tan importantes como para ser objeto de odios colectivos.

8. Miedo a la opinión pública – aceptación de opiniones

Como decía un sabio el éxito es algo horrible porque depende la opinión de los demás. La opinión es subjetiva, y desconfiemos del criterio de todos aquellos que en masa opinan lo mismo.

Ser uno mismo y mantenerse fiel a los principios generará pocas opiniones positivas en el mundo actual, pero serán siempre mil veces más valiosas porque contendrán sinceridad y afecto a esta actitud: nos querrán por ser como somos.

En definitiva, tras las vacaciones es un momento inmejorable para pensar en aquellas cosas que nos hacen más felices o infelices, ¡y enfocar el nuevo curso con un enfoque renovado! Seguro que valdrá la pena. Hasta las próximas vacaciones 😉

Antoni 

Fortalezas Personales (V). Lealtad, diez puntos clave.

 Desde la Psicología Positiva se estudian conceptos que,  desde la psicología tradicional,  se han considerado menos. La lealtad podría ser un muy buen ejemplo. Otras disciplinas, como la filosofía, o los códigos de conducta de determinados colectivos (pensemos como ejemplo paradigmático a los antiguos guerreros samurais, que llegaban a pagar su falta de lealtad con la muerte o el suicidio) los tienen mucho más explicitados.

lealltad

 

Sin embargo, dentro de la Psicología Positiva, esta fortaleza personal viene incluida dentro de la categoría Justicia. Definiciónde lealtad: es la fidelidad al compromiso de defender lo que creemos y en quienes creemos, en los buenos y en los malos momentos. Cabe así que nos hagamos dos preguntas:

 

1. ¿A qué o quiénes somos leales?
2. ¿Qué o quiénes lo sería con nosotros?

 

Tras una respuesta sincera, podemos meternos a fondo en cómo desarrollar la lealtad. Su utilidad radica en el sentido de pertenencia, de colaboración, como puntos de base importantes para un sano equilibrio psicológico. Estar conectados con otros y sabernos leales es básico para un sano autoconcepto. Espero os sirva, ¡también siendo leales a este blog!. A continuación viene un pequeño decálogo sobre aspectos importantes de la lealtad.

 

Decálogo de la lealtad

 

1. La persona leal, lo es con la familia, los amigos, la ciudadanía.

2. Hablar mal de alguien que no está presente es una falta de lealtad a esa persona.

3. Tener sentido de pertenencia, cuidar nuestros patrimonio y espacio protegidos.

4. El compromiso con nuestros superiores (elegidos voluntariamente) debe ser total.

5. La palabra dada es sagrada: ser fiel a ella.

6. Pertenecer a un grupo es identificarse con su cultura organizacional, alinear sus principios.

7. Compromiso significa lealtad y es para todos. La unión hace la fuerza.

8. Propiciar un buen ambiente de trabajo es una manifestación de lealtad.

9. Hablar en forma directa y clara, hazlo como les gustaría como le hicieran contigo.

10. Se deben buscar y conocer las virtudes de las personas con las que convivimos.

 

Antoni

¿Estás dispuest@ a conseguir lo que quieres? Persevera.

La perseverancia es aquella cualidad positiva como parte de nuestars fortalezas personales que nos permite seguir avanzando hacia nuestros objetivos a pesar de los obstáculos. Precisamente en esta definición encontramos la clave para poder desarrollar la perseverancia en la segunda parte de la frase. Para poder alcanzar el éxito debemos tener claros cuáles son nuestros objetivos. Estos deben de ser:

Realistas, ni imposibles ni tan por debajo de nuestra posibilidades que no impliquen un reto.

Cuantificables, se deben de poder medir y hacer operativos.

Deseables, que realmente supongan un estado o logro apetecible.

Por ejemplo, uno puede tener el objetivo de gozar de mejor estado físico, lo cual sería deseable, pero no sería cuantificable y no sé si realista (¿Cuál es nuestro estado físico actual?¿Cómo vamos a mejorarlo?). Modificado, este podría ser «Hacer ejercicio al menos media hora durante tres veces por semana para poder correr moderadamente sin cansarme».

COMO SER MÁS PERSEVERANTES Y ALCANZAR NUESTROS OBJETIVOS

Una vez definidos los objetivos, para poder ser perseverantes, estos deben de extenderse en el tiempo. Es decir, debemos de crear un hábito, una costumbre, una rutina. Una vez esta creada, será mucho más fácil lograr aquello que nos proponíamos. Los seres humanos, por cómo trabaja nuestro sistema nervioso, sobre todo el cerebro, somos animales de costumbres. Una vez instaurado un hábito, tanto positivo como negativo, no es fácil de modificar… por supuesto esto lo podemos utilizar a nuestro favor.

perseverancia

Te propongo que, por otro lado, en tu ánimo perseverante, te premies por los logros parciales conseguidos. Esto te hará más fácil y agradable el camino. ¡Ánimo!

Frase: «la sabiduría mayor es tener sueños lo suficientemente grandes para no perderlos de vista mientras los perseguimos» (William Faulkner).

Antoni Martínez. Psicología en Positivo.

Lecciones de vida (VII). Para vivir (Manuel Vicent)

Estimados lectores, quiero retomar este más que interesante artículo de Manuel Vicent en El País. No se pueden explicar más claras estas lecciones de vida que nos propone Vicent, muy en la linea de la Psicologia Positiva. Que las disfrutéis, ya que son para pensarlas y aplicarlas. Recibid mientras un positivo abrazo:

manuel vivent para vivir

PARA VIVIR

 

Si uno deja de fumar no es para vivir más años, sino para vivir mejor ahora mismo y no tener que resollar como una foca al subir veinte peldaños. Si uno come en pequeña cantidad comida sana y no ingiere grasa animal, hamburguesas con carne de perro y gallinejas fritas con aceite de motor, no es para adelgazar o bajar la tripa, sino para respetar el propio cuerpo y no someterlo a la humillación de tener que digerir semejante basura.

Si en lugar de apoltronarse ante el televisor para recibir indefenso su descarga diaria de estiércol, uno se mueve, camina una hora al día o se machaca en el gimnasio, no es para exhibir en la cama un pecho de lagarto o presumir de bolas ante las amigas en el bar, sino para sentirse flexible y no verse obligado a gemir una blasfemia al salir de taxi o al levantarse del sofá. Si se renuncia a habitar espacios cerrados que huelen a aliento fétido, y se inspira aire fresco y limpio hasta el fondo de los pulmones, esta actitud sólo tendrá sentido si además de purificar las células con oxígeno verde, uno busca que la naturaleza entre a formar parte del espíritu.

No fumar, comer sano y hacer ejercicio, sirve para ofrecerse al placer de ahora mismo, puesto que la eternidad cabe entera en el día de hoy, sin esperar a mañana. Mientras uno vive de forma saludable sigue siendo inmortal. Los últimos años que te resten de tu paso por esta tierra, si te has convertido ya en un desecho humano, puedes regalárselos al sepulturero.

Estas reglas sólo atañen al cuerpo, pero hay que acompañarlas de una sencilla disciplina espiritual si se pretende llegar más allá. El ambiente degradado por los insultos que se infieren mutuamente los políticos es mucho más venenoso que el óxido de carbono. Prohíbete respirar ese aire.

Aléjate del pesimista que sólo busca amargarte el día, y usa tu nuca como basurero psíquico para depositar en ella su frustración. Nunca discutas con el creyente que lleva el fuego del infierno incluso en el mechero. Su fanatismo es peor que la carne de perro. Guárdate del que pretende darte lecciones con una verdad absoluta o con un bate béisbol. Son dos formas de partirte la cabeza. Y si un moralista con halitosis te señala con el dedo, huye y no te detengas hasta que veas que en el horizonte arden las palmeras.

 

(Manuel Vicent – El País – 14/03/2010)