Terapia conductual dialéctica

La Terapia Conductual Dialéctica (o TCD) es un tipo de terapia cognitivo-conductual ubicada también en el ámbito de la llamadas terapias de tercera generación. Esta surge como una terapia para  tratar a las personas con trastorno limítrofe de la personalidad, extendiéndose después su uso a otras tantas aplicaciones.

Características de la terapia conductual dialéctica (TCD)

En su origen, la primera prioridad para el tratamiento de TCD es apuntar a las conductas potencialmente mortales que a menudo se manifiestan en personas con problemas graves de salud mental. Como decíamos, sus usos se han ido ampliando con éxito en otras aplicaciones diferentes.

Una característica interesante de la TCD es que los terapeutas intentan eliminar activamente los comportamientos que interfieren con la terapia. Estos comportamientos son cualquier cosa que se convierta en obstáculos entre el cliente y el tratamiento exitoso, como el rechazo a luchar por los objetivos de TCD, las sesiones perdidas, etc.

Me parece un gran acierto. Si eres terapeuta sabrás de lo que estoy hablando 😉 Es más, esto es algo tan importate que creo que podría hacerse un libro entero sobre ello.

A continuación, los terapeutas de TCD intentan corregir los comportamientos que interfieren con la calidad de vida del cliente, incluidos los comportamientos de relaciones no productivas, los problemas de comunicación y la mala toma de decisiones financieras.

Nuevo acierto. La persona es un todo y hay que abordar aquellas cosas que realmente son importantes. Si hay un motivo de consulta habitual, mucho más allá de categorías diagnósticas o trastornos específicos, es el del ámbito de relación con los demás. Esto se extiende a los problemas de comunicación, causa o consecuencia de estas relaciones no productivas.

Respecto a la mala toma de decisiones financieras, este es un aspecto básico en la vida de muchas personas. Desde no saber ahorrar, no entender bien qué es una hipoteca (y caer en la trampa), a no saber que son activos, pasivos, inbresos recurrentes… Uno de los motivos de abandono de la terapia, es precisamente, “no me lo puedo permitir”. Más que el que la persona diga eso, es lo que está a la base de ello, los conocimietos y habilidades en su relación con el dinero.

¿Qué trabaja la TCD?

Las habilidades de comportamiento que se enseñan en terapias grupales e individuales se clasifican en una de cuatro categorías:

  1. Atención Plena. Trabajando mediante herramientas de mindfulness o de conciencia plena, de ahí la conexión con las terapias de tercera generación.

  2. Tolerancia de la angustia. Relacionado con lo anterior, se sigue un proceso para gestionar mejor los propios sentimientos de ansiedad, dándose cuenta de su presencia y de la posibilidad de que se vayan, sin aferrarse o tratar de huir de ellos.

  3. Eficacia interpersonal. La TCD pone el foco en las habilidades en la relación con los demás. Concretamente, en poder llegar a ser más eficaces en la relación con los demás y por tanto tener mayores capacidades interpersonales.

  4. Regulación de la emoción. Igualmente, la capacidad de autoregularse emocionalmente es un aspecto fundamental de esta terapia. La propia gestión de las emociones y su autorregulación.

Todos estos aspectos son muy importantes, y merecen consideración detallada. Dado el enfoque de mi blog, donde tengo preferencia por la Psicología Positiva y terapias de tercera generación, voy a centrarme más al la parte del mindfulness. Vamos a verla al detalle y a sacarle todo el partido 😉

control ambiental

Eficacia De La Terapia Conductual Dialéctica: Atención Plena.

En diferentes intervenciones en los inicios de esta nueva forma de terapia, se agregó una formación en Terapia Dialéctica Conductual y Atención Plena (TDCAP) al tratamiento psicológico general para evaluar su efectividad.

Se desarrolló un módulo sobre la Atención Plena para ayudar a los clientes a lograr la llamada “mente sabia” y se centró en dos conjuntos de habilidades, denominadas “qué” y las habilidades de “cómo”. En seguida vamos a profundizar en ellas.

La Atención Plena es como vemos una habilidad central que se enseña en TCD, ya que ayuda a los clientes a crear conciencia sobre sus propios pensamientos y sentimientos.Este me parece un pleno acierto, ya que integrarla en un proceso más amplio de terapia y el encaminar a practicar la Atención Plena ayuda a los practicantes de TCD a reducir el ritmo de sus pensamientos, a reconocer los pensamientos por lo que son y a enfocar su enfoque.

¿Cuáles son las habilidades de “Qué” en la TCD?

Este primer conjunto de habilidades está destinado a ayudar al cliente a aprender a:

1. Simplemente observar su experiencia.

2. Describir su experiencia usando etiquetas verbales.

3. Y a estar completamente presente en el momento y en sus acciones sin sentirse cohibido.

Estas habilidades le permiten al cliente estar consciente de lo que les está sucediendo y de su parte en su propia experiencia. Tomar conciencia de sus propios pensamientos y arraigarse en el presente forma la base para el próximo conjunto de habilidades de “cómo”.

¿Cómo funcionan las habilidades de “cómo” en la TCD?

El conjunto de habilidades “cómo” se refiere al objetivo de enseñar a los clientes cómo observar, describir y participar en su propia experiencia. Este conjunto de habilidades está destinado a ayudar a los clientes a:

1. Aprender a tener experiencias de una manera no evaluativa o sin prejuicios.

2. Enfocarse en una cosa a la vez y aprender a devolver su atención al objetivo cuando se desvía del rumbo.

3. Ser eficaz, o mantener su enfoque en sus objetivos, independientemente de su estado de ánimo actual.

Los clientes también fueron llevados a través de una serie de otras intervenciones de Atención Plena, incluida la respiración consciente, el escáner corporal y otras prácticas simples de conciencia.

El resultado de este estudio mostró que las personas que recibieron capacitación TDCAP además del tratamiento habitual obtuvieron mejores beneficios en comparación con el grupo que recibió solo el tratamiento psiquiátrico habitual.

Además, se descubrió que mientras más minutos pasase una persona practicando Atención Plena, mayores serían las mejoras en los síntomas psicológicos.

Estoy totalmente de acuerdo con ello. Por mi experiencia en consulta y también por lo que nos ofrecen los último hallazgos sobre la efectividad del minfulness.

Conclusiones respecto de la terapia dialéctica conductual.

TCD claramente tiene algo que enseñarnos a todos en la aplicación de una amplia gama de técnicas y ejercicios de Atención Plena. La mejor noticia es que estos ejercicios se pueden aplicar a otros clientes y grupos individuales con sus propios beneficios únicos. Echemos un vistazo a algunos ejemplos fácilmente aplicables.

Antoni Martinez
Psicólogo y psicoterapeuta apasionado por la Psicología Positiva. En Valencia y activo online. Me encanta el proceso de enseñar y aprender en cada taller que imparto y de cada persona que conozco. Conoce mucho más Sobre mi
Antoni Martinez on EmailAntoni Martinez on InstagramAntoni Martinez on LinkedinAntoni Martinez on Youtube
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Comentar enriquece el debate :)

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.