Por qué tu puedes cambiar tu forma de ser (y por qué otros no).

forma de ser

¿Yo puedo cambiar? ¿Realmente puedo mejorar mi forma de ser?

Esta es la cuestión que cada persona que acude a la consulta se hace en la primera sesión. Y que a veces también me hacen de forma explícita; cuando no se verbaliza, siempre está presente de forma implícita. Con eso no me refiero a mejorar de algún trastorno o síntoma, si no a si la persona en si puede cambiar.

Lo cierto es que cada uno de nosotros piensa en algún momento que lo suyo no tiene solución, que es un caso perdido o que si alguien no cambiará en algo es quien viste y calza. Que tire la primera piedra quien jamás haya tenido ese pensamiento, aún de forma fugaz. Hasta los psicólogos que escriben blogs.

Cambiar nuestra forma de ser implica hacer evolucionar nuestra personalidad. Una vez adultos, la personalidad ya está creada y permanece de manera relativamente estable; fíjate en ese relativa, ya que siempre es posible optimizarla.

Cambiar nuestra personalidad se encuentra bastante cerca de hacer cambiar nuestra manera de pensar. Es decir, podemos aprender a pensar de manera diferente. Pero antes de seguir con esto quiero compartir contigo este vídeo, donde se nos habla de la plasticidad del cerebro, ese órgano tan poderoso que tiene la capacidad de moldearse según cómo lo utilizamos:

Cómo hacer cambiar la forma de pensar.

Hay diferentes maneras de modificar nuestra manera de pensar. Una de las herramientas que más utilizo en consulta es la terapia racional emotiva del psicólogo Albert Ellis. Mi admirado doctor Ellis proponía que son nuestros pensamientos lo que nos pueden causar dificultades, y que estas se manifiestan en lo que hacemos y en lo que sentimos. Fíjate en qué se forma con lo que pensamos, decimos y hacemos: nosotros mismos y lo que perciben los demás de nuestra persona.

A veces nuestra manera de pensar nos ayuda y se basa en la realidad objetiva (pensar de manera racional) y en otras nos perjudica y se basa en una manera de pensar errónea (pensar de manera irracional). Según Ellis hay tres creencias irracionales básicas que muchas personas arrastran desde la infancia:

– Debo actuar bien y merecer la aprobación de mis actuaciones o de lo contrario soy considerado como una persona inútil.

– Los demás deben tratarme consideradamente y con amabilidad, precisamente de la forma que quiero que me traten, de lo contrario esa persona me pone nervioso, o me deprime, o me hace enfadar, o me hace sentir inseguro.

– Las condiciones en las que vivo deben estar bien dispuestas para que consiga prácticamente todo lo que quiero, cómoda, rápida y fácilmente y no me ocurra casi nada de lo que no quiero. 

Quizás hayas pensado que estas frases son de sentido común. Vuelve a leerlas y piensa en algún ejemplo de tu vida, sin ir más lejos de la última semana, donde puedas haberte visto reflejado en alguna de ellas. ¿Ahora puede que tengan más sentido? En ese caso te pido que pienses una sola situación donde esos pensamientos se mostraron como falsos. Es decir, encuentra una excepción a esos pensamientos de todo o nada. Si hay una excepción, no son ciertos y por tanto podemos trabajarlos y cambiarlos.

La terapia cognitiva no es necesariamente sencilla y conlleva implicación. Pero yo he podido comprobar que es la herramienta más potente que he utilizado para hacer cambiar nuestra forma de pensar y por tanto de sentir.

Para finalizar te confesaré que el texto entre paréntesis del título llevaba truco. Todo el mundo puede cambiar su forma de ser, optimizarla, hacerla evolucionar… Pero si no quieres que los demás se enteren y no mejoren no comentes esto, no lo compartas en las redes sociales… 🙂 Un positivo abrazo.

Antoni

pd.- ¿quieres ponerte manos a la obra y empezar a cambiar? Siéntete libre de comentarme tus dudas abajo en los comentarios.

11 comentarios
  1. itzel romero
    itzel romero Dice:

    pienso que ,nadie puede cambia a los demás , si queremos cambiar que sea por nosotros mismos y bueno en cuanto a los demás “así los conocimos tal cual son ” pero a veces nuestros subconscientes crean una perspectiva diferente a la que son y es hay cuando pensamos que ellos cambian pero en realidad no

    Responder
  2. L
    L Dice:

    Bueno segun lo q pude leer veo q todos podemos cambiar y eso es simbolo de evolucionar nuestra personalidad y yo comparto lo mismo y creo q cada uno puede mejorar y q el ser humano es un ser cambiante.

    Bueno quisiera comentar lo q me pasa últimamente para despues hacer la pregunta en la quisiera q me ayuden, pasa q mi novio es alguien con varias cualidades y defectos como todos, pero pienso q esos defectos los puede mejorar, el es consciente de ello y me ha dicho q si le gustaria mejorar, pero el tema de como yo estando desde fuera (ya q no se trata de mi), puedo ayudarle a cambiar eso y mejorar. A veces tengo q confesar q me desespera porq no me gusta esta forma de ser de el e incluso he llegado a pensar q tal vez no somos el uno para el otro, pero al mismo tiempo me siento mal por juzgarlo de no tener la mejor forma de ser.

    Dentro de las cosas q pienso q puede mejorar esta el q es muy directo, tosco y poco empatico al decir lo q piensa a otra persona eso lo hace ver como un tipo muy duro. Tambien Es un poco egoista. Tambien Pienso q puede ser mas educado y menos relajado ademas de q a la hora de hablar no es delicado con las palabras y lo mismo con la educación.

    Que alcance me pueden dar al respecto, yo mi novio lo quiero mucho pero no quiero arriesgarme a q mas adelante seamos infelices debido a esto q comente. Yo por no quererlo con esas características si no mejora y el por no sentirse querido, creo q vivir así seria una tortura.

    MUCHAS GRACIAS DE ANTE MANO

    Responder
    • Antoni Martinez
      Antoni Martinez Dice:

      Gracias por tu comentario. Tienes razón en lo que comentabas, desde fuera no podemos hacer cambiar a los demás. El cambio debe de hacerlo uno mismo, que es el único que puede, ya que es quien debe modificar sus acciones, pensamientos y emociones, si es que quiere.

      Ahora bien, lo que podemos hacer es ayudar. Por ejemplo podemos indicar, ya que hablamos de relaciones de pareja, cómo nos sentimos cuando el otro se comporta de determiada manera. “Me sento así cuando haces esto” , por ejemplo. No con afan recriminatorio si nopara hacer al otro participe de lo que sentimos.

      A partir de ahí mejor premiar que castigar. Por ejemplo cuando el otro se ha esforzado y ha empeado a cambiar cosas… ¡Siempre mejor el premio que el castigo, nos motiva mas! 🙂

      Responder

Trackbacks y pingbacks

  1. […] recuerda que el proceso de cambio para que sea duradero, como por ejemplo el cambiar tu forma de ser, siempre requiere de varios pasos como estos, siguiendo con los que des tú en tu propio proceso […]

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *