,

Se la dueña de tu vida (I). Introducción a la violencia de género.

sandraherreros-14Empezamos una serie de artículos a cargo de Sandra Herreros, psicóloga especialista en este ámbito, directora de Psique centro de Psicología y colaboradora de Psicología en Positivo Valencia. Sandra, además de una persona optimista, cercana y perseverante, es una excelente profesional con la que vamos a reflexionar sobre este tema tan importante:

Durante muchísimos años, las mujeres hemos sufrido las consecuencias de una sociedad restrictiva y machista, jerárquica en beneficio para el hombre en nuestro país. No es a modo de consuelo, pero cierto es que esta ideología sociocultural abunda por todo el mundo.

Centrándonos en la sociedad española, es cierto que hemos ido avanzando, eliminando muchos tipos de discriminación sexista, pero hoy en día todavía seguimos sufriendo algunas de dichas consecuencias, como es la violencia de género.

Introducción a la violencia de género

En el siguiente artículo me gustaría introducir este concepto, el cual iremos profundizando a lo largo de varios artículos con el fin de proporcionar estrategias a nuestras lectoras para la identificación de esta lacra, y proporcionar algunos recursos psicológicos que puedan ser útiles para combatirla.

No hace falta que nos vayamos muy lejos para poner un ejemplo de lo que he denominado sociedad restrictiva, machista y jerárquica en beneficio para el hombre.  Hasta 1975, el Código civil español equiparaba la mujer casada a los niños, a los locos o dementes y a los sordomudos que no supieran leer ni escribir, por lo que se la prohibía contratar (art. 1263).

Como muchas veces ha contado María Telo, que tanto luchó por eliminar de nuestro Código tan ofensivas discriminaciones, la mujer tenía la obligación legalmente impuesta de obedecer al marido. El artículo 57 del Código civil dice textualmente: «El marido debe proteger a la mujer, y ésta obedecer al marido.» El Preámbulo de la ley 24 de abril de 1958 lo explica de esta manera: “existe una potestad de dirección, que la naturaleza, la Religión y la Historia atribuyen al marido, dentro de un régimen en el que se recoge fielmente la tradición católica que ha inspirado siempre y debe inspirar en lo sucesivo las relaciones entre los cónyuges”.

Afortunadamente, hoy en día esto nos parece un disparate a la mayoría (tomado de José Antonio Marina y María de la Válgoma. La lucha por la dignidad (capítulo 7, “La lucha por la igualdad de la mujer”, p. 130 a 132). Anagrama. Barcelona, 2000).

Roles de género

Aunque estos antecedentes carezcan a simple vista de importancia, están en la base del concepto actual de violencia de género: la asunción de los roles de género y  los estereotipos de género, es decir, lo que se supone que es un comportamiento socialmente apropiado para un hombre y/ o una mujer, y las ideas simplificadas que asumimos caracterizan a cada uno de ellos.

Estas ideas son las que nos llevan a entender que cada persona, dependiendo de su género (femenino o masculino) tiene “prohibidos” ciertos comportamientos. Es un buen ejemplo el artículo del Código civil anteriormente mencionado, donde se asumía el rol de la mujer como sumisa a las decisiones del hombre.

Por supuesto, estas ideas van cambiando con la sociedad y la cultura, la educación generación tras generación y diversos factores asociados. ¿Qué es lo que estamos queriendo decir? QUE LA VIOLENCIA SEXISTA SE TRANSMITE. Cada uno de nosotros podemos aportar nuestro granito de arena, a través de la educación a nuestros hijos:

–         Practica con ellos juegos no sexistas: la idea de que las niñas deben llevar el color de rosa y jugar a las muñecas, ya nos está indicando una prohibición o asunción de un estereotipo. ¿Por qué no jugar a ser bomberas? ¿Por qué no jugar con coches? Empecemos por ahí.

 introducción a la violencia de género

–         Eduquemos en emociones de forma igualitaria: los hombres también lloran.

–         Si tienes en casa una hija y un hijo, no les trates de forma diferente sólo por el mero hecho de serlo: reparte las tareas de forma igualitaria y marca las mismas reglas de convivencia.

En próximos artículos seguiremos hablando de la educación en igualdad y de temas como la dependencia emocional, ¡hasta pronto!

Antoni Martinez
Psicólogo y psicoterapeuta apasionado por la Psicología Positiva. En Valencia y activo online. Me encanta el proceso de enseñar y aprender en cada taller que imparto y de cada persona que conozco. Conoce mucho más Sobre mi
Antoni Martinez on EmailAntoni Martinez on InstagramAntoni Martinez on LinkedinAntoni Martinez on Youtube
9 comentarios
  1. Patricia
    Patricia Dice:

    Muy interesante la propuesta de fomentar en los más pequeños el juego espontáneo y no sexista. Afortunadamente en la actualidad en las Escuelas Infantiles permiten a niños y niñas que jueguen libremente y elijan indistintamente los juguetes (cocinita, camión, muñeca o balón). Sería fantástico si luego en la realidad cotidiana los padres les diéramos la oportunidad de escoger sus regalos de navidad, actividades extraescolares y corte de pelo en función de sus aptitudes, motivaciones y gustos versus la presión del inconsciente colectivo sobre el juguete y actividad que es más deseable socialmente elegir según el sexo de nuestro hijo

    Responder
  2. Sandra
    Sandra Dice:

    Hola Patricia!
    Estoy totalmente de acuerdo contigo. Afortunadamente, como ya se explica en el artículo, la sociedad ha avanzado notablemente, pero todavía quedan algunos aspectos que trabajar. Nosotros somos los únicos que podemos hacerlo. Ya sabes lo que se dice.. “Si quieres que cambie el mundo, primero tienes que cambiar tú”. Lo importante es empezar con estas reflexiones. ¡Muchas gracias por aportar la tuya!
    Antoni, muchas gracias por la bienvenida! Seguiremos dando que hablar sobre algo que es importante que no se olvide.
    Un abrazo para ambos.

    Responder
  3. Paola Alarcon
    Paola Alarcon Dice:

    La violencia de genero es una problemática mundial, pues creo que en todos los países existe. Yo soy mexicana y en mi país este problema es de todos los días; sin embargo, cada día existen mas movimientos sociales en donde se busca la igualdad de genero. Pero lo mas importante es educar a las nuevas generaciones para que no haya distinciones.

    Responder
    • Sandra
      Sandra Dice:

      Exactamente, Paola! La educación en igualdad es la base para erradicar esta problemática en un futuro. Encantada de que nos leas desde México.
      Un abrazo.

      Responder
  4. Paco
    Paco Dice:

    lamentablemente todos los días jugamos con un lenguaje cotidiano que ha sido fundado en bases erróneas de los “dueños de la “comunicación” y es desde ahí donde parte la principal raíz que con el paso del tiempo y a lo largo del proceso de institucionalizacion del lenguaje ha demarcado esa gran y eterna lucha del llamado genero, (no olvidar que la violencia no es unidireccional en todos los casos), el mismo lenguaje es violento.
    el lenguaje hacia nosotros mismos como individuos parte de la propia percepción que tenemos cada uno de nosotros, de pararnos frente a un espejo y comenzar a respetar nuestra propia condición de “ser” humano, y claro que el juego-juguete es una herramienta para alcanzar esa meta de auto respeto para saber respetar.
    Enseñar a nuestras hijas e hijos el proceso del valor humano, a no discriminar aun en los procesos mas sencillos con intención malévola, a saber que la igualdad de genero no es dar en partes semejantes, que lo que es para mi a veces no es lo indicado para ti, sino lo que realmente necesitamos como seres individuales para ser mejor conmigo mismo y por ende con los demás, re-educar en un valor universal de equidad que comienza en primera instancia en la forma en como nos expresamos.

    saludos!

    Responder
  5. Sandra Herreros
    Sandra Herreros Dice:

    Paco, totalmente de acuerdo. El lenguaje es nuestra herramienta por excelencia, pero cierto es que está bien que reflexionemos sobre nuestra forma de utilizarlo, tanto hacia nosotros/ as mismos/ as como hacia los demás. Gracias por tu enriquecedor comentario!

    Responder

Trackbacks y pingbacks

  1. […] No hace falta haber visto en vivo y en directo un iceberg para saber que engaña. Que puede ser inofensivo a la vista, pero puede que debajo de él se escondan toneladas de hielo. Esto es lo que pasa con la violencia de género: lo que conocemos de ella, o lo que es observable en nuestra sociedad, es lo que se transmite en los medios de comunicación, las estadísticas, las muertes.. Pero detrás de estos datos, existe un sinfín de aspectos que están en la base de dicha clase de violencia, como explicamos en el artículo anterior. […]

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *