Entradas

El secreto de la felicidad

Encontrar el secreto de la felicidad, a veces puede resultar más sencillo de lo que a priori parece. Y si.. ¿empiezas a buscar sentido a lo que haces?

Muchas personas pasan su vida amargadas, sin encontrar la felicidad, pensando siempre en buscar un trabajo mejor, una casa mejor, una vida mejor…cosas que quizás nunca llegan, pero no solo eso cuando llegan, en seguida buscan mejorarlas o cambiarlas porque eso no les ha dado la felicidad.

Una gran fuente de infelicidad, suele ser el empleo ya que desgraciadamente el mercado no puede absorber a todas las personas en los puestos que desearían o para los que se han preparado, absorbiendo a estas personas en otros puestos que no son los soñados por ellas. Esto es una gran fuente de infelicidad, que arrastra a las personas hacia la negatividad, y a los problemas que esta conlleva.

Si estas en esa situación, y buscas felicidad, ¿Cómo lograrla?

Muy fácil, simplemente busca sentido a aquello que haces de la siguiente forma.

  • Celebra cada éxito: En todos los puestos se obtienen resultados, felicitaciones y similares, celébralos ya que son buenos resultados, y una prueba de que aunque no estés en tu trabajo soñado estás haciendo un buen trabajo, ese es un buen motivo para encontrar felicidad.
  • No olvides las cosas pequeñas: Aunque no lo creamos, las pequeñas cosas son las que mayor impacto acaban teniendo en nuestra vida, por ello debemos buscar la motivación en el ellas, y no en los grandes logros, es probable que no hayas llegado a aquella gran meta que te propusiste y creas estar estancado en tu trabajo, pero si te fijas en las pequeñas cosas que te permite tu trabajo actual y que si no lo tuvieras, no podrías hacer estarás mas cerca de la felicidad, que de la infelicidad.
  • Encuentra el sentido:  Si lo que haces tiene sentido para ti es mucho más fácil encontrar la felicidad, es probable que creas que solo vas cumples y te vas, y no veas el sentido a lo que haces, pero si piensas con una visión más amplia es probable que tu trabajo sirva de apoyo a otros, sea una pieza del engranaje que si falta probablemente este no funcionase de la forma adecuada, o que seas parte de la base de una gran pirámide empresarial, donde si falla la base esta se desmoronaría, pero no solo encontrar el sentido profesional también el sentido personal, quizás estés cansado de madrugar o de pasar horas y horas sentado en la oficina, pero si le encuentras sentido a esas tareas sin duda encontraras la felicidad, el sentido puede ser desde conseguir dinero para poder vivir, ahorrar para un viaje, o ganar experiencia, simplemente debes buscar ese sentido y creer en el para alcanzar felicidad.
  • Mantén la mente abierta: Piensa en aquello que hace felices a las demás personas, y la parte que tu pones con tu trabajo para que esto sea posible, pues aunque no lo creas formas parte de la construcción de esa montaña aportando tu granito.
  • Créate una identidad solida: Es importante que creas en tu misión y tu visión como parte de esa cadena para lograr la felicidad, por ello si te comprometes con una identidad que exprese eso, fomentas el dialogo, buscas el bien común y actúas con determinación, reinventándote siempre que algo falle estarás muy cerca de la felicidad.

felicidad

Y es que muchas veces las barreras que nos impiden alcanzar la felicidad nos las imponemos nosotros olvidando aquello que realmente nos hace felices, y centrándonos en alcanzar objetivos imposibles, u objetivos que si llegan no nos darán la felicidad por que no es aquello que necesitamos, y en cuanto los tengamos en seguida estaremos a la búsqueda de otro para lograr alcanzar esa felicidad, alegando que aquello no era realmente lo que buscábamos, y así infinitamente.

Por ello si buscas la felicidad, el secreto es realmente buscar sentido a aquello que haces actualmente, fijarte en las pequeñas cosas del día a día que son posibles gracias a eso, que en definitiva, esas pequeñas cosas son las que acaban haciendo grandes cosas, también teniendo una mente positiva, abierta a los cambios y a reinventarse, y creando una identidad sólida que respete estos valores positivos, y que nadie pueda tumbar. De esta manera alcanzaras la felicidad, buscando sentido a lo que haces.

Este artículo ha sido realizado por Ricardo Villarpeña mentor y escritor, con máster en dirección de RR.HH por la universidad Isabel I de Castilla, y estudios en psicología en la UNED/UOC. Ojea sus libros y… conócelo!

También pueden interesarte:




Qué es Crecimiento personal

Definición de crecimiento personal

crecimiento personal

El crecimiento personal es  la capacidad que tenemos las personas para aprender de nosotras mismas, dejando nuestra puerta abierta a nuevas experiencias aunque resulten un desafío; hace referencia al desarrollo humano.

Según el modelo de Carol Ryff, si tenemos un nivel óptimo en esta dimensión percibiremos una sensación de desarrollo continuo, nos veremos en progreso, estaremos abiertos a nuevas experiencias y seremos capaces de apreciar las mejoras personales.

En cambio, en caso de tener un nivel bajo en esta dimensión obtendremos sensaciones de no aprender de los retos que nos plantea la vida, sentiremos que no mejoramos y no seremos capaces de transferir logros pasados al momento presente.

Con ello, si poseemos un buen crecimiento personal, nos sentiremos en continuo aprendizaje, siendo capaces de aprender de aquello que vamos recibiendo y sabiendo que tenemos los recursos para ir mejorando y salir fortalecidos de las distintas situaciones.

–oo0oo–

Descubre el Club Positivo, la comunidad online que te permitirá multiplicar tu crecimiento personal:

Que es el crecimiento personal: 7 principios clave para que no pierdas el tiempo

Descarga aqui ¿Qué es el crecimiento personal? En ocasiones pienso en si en una conversación debo decir que parte de mi trabajo se orienta al crecimiento personal. Técnicamente ahora los psicólogos que hacemos terapia debemos decir que somos “psicólogos generales sanitarios”. Sin embargo, en lo personal me sigo sintiendo más identificado con poder ayudar a…

Este contenido es sólo para miembros del Club Positivo y Club Positivo pago anual.
Acceder Registrarse

Cómo ser más flexible y adaptarse mejor a los cambios

“Todo cambia, nada desaparece. No hay nada en el mundo que sea permanente. Nada avanza de manera inexorable. Todas las cosas creadas son de naturaleza cambiante. Incluso los siglos se deslizan en constante movimiento”.

Antes de empezar: si eres más de escuchar que de leer, puedes acceder al podcast del programa Bioradio, donde hablamos de este mismo contenido, a partir del inicio del programa, en el minuto 0:05 😉

 Constantemente todo cambia a nuestro alrededor… y también en nosotros. Los ciclos son necesarios e inevitables. No podemos conseguir que siempre sea verano, aunque esta sea una idea apetecible a priori ¿Te gusta y te sientas comod@ en el cambio?

El cambio tira de nosotros en muchas direcciones. Una parte de nosotros lo teme, tenemos nuestros hábitos, los cuales tienen su función y su parte positiva. Los hábitos nos permiten estar dentro de nuestra zona de comodidad. En todo caso los cambios externos nos pueden dar miedo. También, esta sería la otra cara de la moneda, los cambios son estimulantes.

Nos gusta la novedad y las cosas nuevas. Ambas partes conviven en cada persona, en proporciones diferentes.

Podemos cambiar nuestras conductas, nuestras emociones, nuestras actitudes e incluso nuestra personalidad, si bien esa en menor medida y de manera más lenta. Si bien tendemos a la estabilidad y a la permanencia – somos animales de hábitos – cuando encontramos algo que no nos satisface movilizamos la energía necesaria para la transformación.

adaptarse a los cambios

Si el cambiar anticipamos que nos causará problemas, esto se puede convertir en una muralla. Sin embargo, retomemos aquí el pensamiento de los cambios como oportunidades, con el que estoy muy de acuerdo. Evolucionar nos permite dejar atrás. Mutar, limpiar, ordenar. Así ante cada cambio, con esta actitud, podremos considerar esa situación como un progreso, como un crecimiento.

Lo físico cambia, lo psicológico también; una de las cosas que los psicólogos en consulta vemos más es el no querer cambiar, el no poder o el temerlo.  Si bien puede ser un tormento el no aceptar las situaciones tal y como son, si cuando cambian las recibimos como vienen, podremos fluir y buscar soluciones.

Por supuesto, hay acontecimientos buenos, neutros y malos y sus consecuencias son diferentes en cada caso. Pueden haber tensiones relativas al cambio: ¿cómo las afrontamos?

Cómo adaptarse a los cambios

1. Aceptar. Aceptar no significa gustar. Significa que la cadena de acontecimientos para que algo sucediera se ha dado en nuestra vida. Pensar que las cosas deberían ser diferentes no es atender al orden natural de las cosas.

Ramiro Calle siempre es un buen referente para ello. Si quieres mejorar en la aceptación compasiva, te recomiendo este libro suyo.

2. Pensar – meditar. El dedicar un tiempo a relajarnos y a pensar objetivamente sobre nuestros cambios nos puede proporcionar una mirada más clara. La meditación, en sus diversas formas, ayuda a desarrollar una visión más ecuánime.

3. Ejercitar nuestra flexibilidad en el día a día. De manera proactiva y constante.

 

Potencia tu flexibilidad

Precisamente es la flexibilidad la herramienta que nos permite adaptarnos a los cambios. El que no salgan las cosas tal y cómo queríamos que sucedan no lo llevamos bien. Sin embargo a veces las cosas no son por casualidad, si no que son una “causalidad”. Dejemos que surjan las cosas. Es imprescindible. Incluso más divertido en ocasiones.

Pueden haber aspectos inamovibles en nosotros, como nuestros valores y que nos guste manifestar en ocasiones. Otros serán menos importantes. Valorarlos será todo un arte y un bonito reto: puede que valore como lo más importante mi paz interior. Todo lo que no tenga relación con ello, será accesorio, según tu escala de valores.

Precisamente esta flexibilidad nos permite en ocasiones a no luchar en las diferentes situaciones, manteniendo además lo que valoramos. Finalmente el saber adaptarnos nos hará personas más evolucionadas, más maduras y más completas.

Para finalizar, te recomiendo este capítulo de Redes, con Eduard Punset, donde hablan acerca de cómo entrenar nuestro cerebro para conseguir una mayor flexibilidad mental.

Antoni

pd.- si quieres ir mucho más rápido y preguntar sin compromiso cómo podemos trabajar juntos acerca de esos cambios en tu vida y de tu flexibilidad, puedes contactarme personalmente en contacta@antonimartinezpsicologo.com

Psicologia Positiva pàra el Día a Día

¿QUIERES MULTIPLICAR TU CRECIMIENTO PERSONAL CON LA PSICOLOGÍA POSITIVA? 

Apúntate y recibe gratuitamente en tu email mi ebook "Psicología Positiva para el Día a Día" con mi método de 7 pasos.