Entradas

Crítica a artículo: «El lado oscuro de la Psicologia Positiva»

En este post me gustaría añadir algo de luz acerca del artículo del pasado 6 de enero, en el Huffington Post, «El lado oscuro de la Psicologia Positiva«, publicado por el psicólogo David Martin a modo de crítica. Dado que ha causado cierto revuelo, y ya que a mi entender está lleno de incorrecciones.

El autor no se ha informado adecuadamente en mi opinión, vaya pues este comentario con el fin de añadir una visión más ponderada.

Por otro lado, quiero añadir que precisamente el Huffington Post se caracteriza por su rigor en la publicación de artículos sobre Psicología y Salud, por lo que me ha sorprendido este artículo sesgado.

Respecto al artículo en sí, coincido en que el problema que toda teoría o modelo puede correr es su interpretación simplista. Para que ello no suceda así, cabe profundizar, explorar, comparar… Pare ello encontramos buenos aportes como la revista Papeles del psicólogo, que dedica un monográfico: Psicología positiva aplicada: clínica y educación y que responde bien a las últimas críticas a la psicología positiva.

críticas a la psicología positiva

En lo referido al resto, vamos por partes:

1)La anécdota de Seligman con la que comienza el artículo la narra en uno de sus libros. Lejos de basar el surgimiento de la Psicología Positiva en un conversación con su hija, como se dice en al artículo. Seligman argumenta a lo largo de decenas de páginas porque debe haber una psicología que refuerce el espectro positivo. Agradecería pues que el autor del artículo citase la fuente y la información completa.

2) El marketing de la felicidad tiene poco que ver con una disciplina basada en la ciencia como es la Psicología Positiva. Como ejemplo para los interesados, en esta muy completa web, Positive Psychology News Daily en Español. 

3) Ningún psicólogo positivo o no, o ningún educador en su sano juicio defendería que los niños y niñas sólo deben experimentar emociones positivas y ausencia de frustración. Eso sería defender lo indefendible y desde luego la Psicología Positiva aplicada en la educación no lo hace.

4) Rhonda Byrne y El secreto NO son Psicología Positiva y no se encuentran dentro de este movimiento, como ya expuse en este artículo: La ley de la atracción…¿funciona?

5) Deepak Chopra NO es Psicología Positiva. Este es un médico que ha investigado sobre temas de desarrollo personal y espiritualidad.

6) Twitter es una buena herramienta de comunicación, que como toda herramienta, se puede utilizar de maneras muy diferentes.

Creo que nadie puede hacer critica de que se utilice desde para poner frases que inciten a la reflexión, o chistes, o para difundir los propios artículos. Dicho, esto, igualmente puede servir para difundir contenidos interesantes.

7) Dudo que haya algún psicólogo, positivo o no, que apoye la idea de que la felicidad pase por la negación o evitación de las experiencias dolorosas. Mejorar lo que no nos gusta y enfatizar lo que sí y nos hace felices. Desde un simple sentido común, parece algo bastante recomendable por lo que esto no se puede imputar en las críticas a la psicología positiva.

8) En el artículo sólo se cita a Seligman cuando la Psicología Positiva tiene un alcance mundial. Por centrarnos en nuestro ámbito y sin propósito exhaustivo citaré a la SEPP (Sociedad Española de Psicología Positiva) y su gran labor organizando congresos, por ejemplo, a la Universidad Jaume I de Castellon y sus postgrados en Psicología Positiva o a los  compañeros de Madrid de Positivarte.

Igualmente desde nuestro centro Psicología en Positivo aportamos nuestro granito de arena. Dos ejemplos: incorporando la enseñanza de la Psicología Positiva que empezamos en nuestra Escuela de Aprendices en Psicología y con la creación del grupo de trabajo en Psicología Positiva en el Colegio de Psicólogos de nuestra comunidad.

La crítica certera que tiendo a creerme son aquellas que aportan tanto lo positivo como lo mejorable de algo y esta no será una excepción. Como ningún modelo o teoría lo es, la Psicología Positiva no es la panacea ni una varita mágica.

Es un gran aporte para mejorar nuestra labor como psicólogos y que ayuda de manera eficaz a las personas. Esto y no otra cosa, ayudar más eficazmente a las personas es lo que queremos y deseamos los profesionales que vocacionalmente nos dedicamos a la Psicología. Un positivo abrazo.

Antoni