,

Líbrate del pensamiento positivo

¿En verdad existe el “pensamiento positivo”? Los pensamientos son creados por nuestro cerebro, por nuestra conciencia. En nuestra conciencia no hay dualidad. No hay positivo o negativo… por tanto, ¿qué quiere decir la expresión pensamiento positivo?

En este artículo quiero matizar qué es el pensamiento positivo, su conexión con el proceso de pensamiento y un apunte final sobre Psicología Positiva y cómo podemos aprovechar el conocer esta diferencia para nuestro desarrollo personal ¡Vamos allá!

Hay una dualidad clara en el mundo material, que utilizamos para entendernos. Derecha e izquierda, luminoso y oscuro y un largo etcétera. Pero la dualidad se acaba cuando nos referimos a los pensamientos.

yin yang

Nuestros pensamientos abarcan un rango enorme de colores, no todo es blanco o negro

Los pensamientos surgen de la mente y esta se pone en marcha por medio de nuestra conciencia, que eres tu. La esencia de ti y de tu persona. Salen de ese interior también muy influidos por tu memoria, por las experiencias que hayas vivido. Cuando escuchamos a los demás y atendemos los estímulos de los demás acabamos creando nuestras propias ideas de sus pensamientos e ideas. Pero seguimos siendo los creadores de los mismos.

Un pensamiento aparentemente positivo en una persona podria tener carga negativa en otra. Por ejemplo si en uan reunión de amigos alguno de ellos propone un viaje todos juntos a una zona de playa animada una semana, esta podría ser la mejor de las ideas para uno y un pequeño infierno para otro. Cada cual pensaría diferente.

Podemos sonreír y reír mientras decimos “Te odio”, o podemos fruncir el ceño mientras decimos “Te quiero”. ¿Qué vibraciones estamos mandando en ese momento?

Aquí un breve apunte: lo mismo podríamos decir de las emociones. Hay positivas y negativas… ¿o hay simplemente emociones?

La trampa del pensamiento positivo.

Es verdad que es difícil escapar a esta dualidad. Las personas que vienen a la consulta a mejorar y cambiar piden aprender a “pensar en positivo”, a “sentirse bien”, a tener menos “pensamientos negativos”. Es una manera de hablar que los profesionales entendemos y acogemos.

Pero por esta vez, vamos a pesar qué queremos decir con esto. Cógete un bebida favorita y estíra un poco los músculos, que nos metemos en terreno interesante 🙂

Antes de tu condición de pensar está tu condición de ser. Tus pensamientos están condicionados por tu estado de ser. Si te encuentras bien sale la sensación de paz, de amor y de alegría. Si te encuentras mal, le acabas amargando la vida a todo el barrio.

¿Cómo podemos mejorar en este punto? Siendo conscientes, dándonos cuenta. Hay un montón de ejercicios y herramientas para ello. Si al acabar de leer este artículo quieres saber distinguir mejor y que no te den gato por liebre, como hace la misma ley de la atracción, métete en este artículo.

Pensar bien.

Te lanzo una propuesta. ¿Preferirías pensar en positivo… o pensar bien? La psicología cognitiva habla de los pensamientos irracionales. Aquí hay algo que me encanta: un pensamiento irracional no dice que no razonemos… ¡si no que razonamos mal!

Ejemplo: mi amiga Margarita no quiere quedar conmigo para tomar un café y decirnos cosas bellas. Le he propuesto dos veces de quedar y ella no ha podido. Claro, no se porqué habría de poder gustarle yo. Es tan guapa y tan brillante… Seguro que además tiene muchos chicos interesados en ella. Quizá no debería volver a proponérselo. Prefiero estar sólo, además es difícil que encuentre a nadie.

En estas apenas cinco líneas hay una batería de razoamientos incorrectos. Estos son corregibles si pensamos de manera más adecuada, racional y que favorezca a nuestros objetivos. Vamos a comparar:

Pensamiento positivo. Si me esfuerzo mucho podré conquistar no sólo a Margarita, si no a todas las chicas que yo quiera. Yo lo valgo y soy increíble. Todo lo que deseo si lo deseo lo suficiente puedo hacerlo realidad. Yo creo mi realidad y esta es maravillosa.

Más no es mejor. Mejor es mejor.

Aceptar las nuevas ideas.

Sucede muy rápido. Cuando alguien dice algo con lo que no estamos de acuerdo inmediatamente pensamos “eso es incorrecto” o “no estoy de acuerdo”. Esto es porque tendemos a estar apegados a nuestras creencias. Tras ello viene una emoción como la irritación o la ansiedad. Esto no es malo; significa que algo no está alienado o por ello sentimos algún tipo de perturbación emocional.

Este proceso es sutil y nuestra reacción emocional es tan instantánea e intensa que es difícil ver que está provocada por nuestro propio pensamiento. Yo te molestará lo suficiente si no es frecuente, intensa o nos lleva a algún tipo de consecuencia violenta. En este punto es cuando vamos a la consulta del psicólogo, o al fisio porque tenemos contracturas musculares, o al médico a que nos dé medicación.

nuevas ideas

Podemos modificar la actividad de nuestro cerebro ¡Hagámoslo de manera correcta!

¿Forzar el pensamiento positivo?

Todos hemos oído ese popular cliché, “¡Tienes que ser positivo!” Acaba convirtiéndose en una creencia no solo posible si no necesaria. Vamos a ver si esto es bueno para ti.

Antes hemos visto algo de los opuestos del mundo físico (alto – bajo, gordo delgado…). Ahí puede haber una tensión entre opuestos.

Por precisamente esa tensión puedes comenzar a forzarte a pensar en positivo, y por tanto resistiéndote a lo que percibes como pensamiento negativo. La resistencia y el forzar son hábitos internos que cogen la energía de tu conciencia. Suprimir viene a continuación, y puede convertirse en un hábito también. La resistencia y el forzar empiezan a salir en tus comportamientos y palabras en el contexto de tus relaciones.

Hay una alternativa. Esta es volver a nuestro estado natural de equilibrio. En nuestro centro somos paz, somos sentimientos de amor a los demás, somos alegría. Pero hemos estado saboteando esto con nuestras crrencias y sistemas de creencias – las que hemos aprendido y las que hemos creadoñ alejándonos de nuestra verdad.

En Psicología Positiva (la ciencia, el conjunto ordenado de conocimientos) podemos cambiar estos sistemas de creencias por otros más adaptativos. Aquí, por tanto, hay una conexión y herencia recibida muy beneficiosa de la Psicología General.

Pautas para pensar mejor.

A estas alturas del artículo ya vamos teniendo claro que el pensamiento positivo es algo que puede ser sustituido por el pensar mejor. En un primer lugar comprobémoslo con nosotros mismos. En la relación con los demás, que al final es algo que nos importa mucho:

  • ¿Por qué decides que alguien que conoces es negativo?

  • ¿Cómo afecta esa decisión a tu hablidad de ser proactivo / compasivo con esa persona?

  • Pregunta a tres amigos y que te den un ejemplo de pensamiento positivo y pensamiento negativo. Tras ello explícales porque ninguno es positivo o negativo en sí. Esto te permitirá clarificarlo y entenderlo para ti.

Los comentarios son bienvenidos, estimad@ expensador@ en positivo.

Antoni

Antoni Martinez
Psicólogo y psicoterapeuta apasionado por la Psicología Positiva. En Valencia y activo online. Me encanta el proceso de enseñar y aprender en cada taller que imparto y de cada persona que conozco. Puedes recibir mucho más contenido exclusivo en mi newsletter ;)