Como sanar el colon irritable

antoni-martinez-psicologo-valencia

Consejos prácticos cada semana para pensar y sentir en positivo.

LLévate de regalo el primer capítulo de mi libro Tu vida en positivo.

antoni-martinez-psicologo-valencia
Consejos prácticos cada semana para tener una Autoestima Positiva.

LLévate de regalo el primer capítulo de mi libro Tu vida en positivo.

A lo largo de 2017 me sorprendió una enfermedad con un tipo de síntomas que nunca antes había experimentado, y de la que había oído hablar sólo superficialmente. En este post quiero compartir con vosotros como logré entender qué pasaba y cómo superarlo.

Artículo mejorado y ampliado en abril de 2021

Qué es el SII – colon irritable

Voy a hablar del SII (síndrome del intestino irritable), también conocido como colon irritable. La colitis ulcerosa sería un trastorno parecido, creo que bastantes cosas de este artículo serían aplicables también.

El SII es un trastorno cuyos síntomas principales están relacionados con dolor abdominal así como cambios en el funcionamiento del intestino. Este es el órgano en la parte final de nuestro sistema digestivo, encargado de expulsar los restos de alimentos tras la digestión, asi como de absorber agua y minerales. Así, también pueden darse periodos de diarrea o estreñimiento.

Pueden haber síntomas leves o graves, pudiendo llegar a ser incapacitante y a impactar por ejemplo en la vida social de la persona.

Creo que los profesionales sanitarios tenemos el deber de velar por quienes nos piden consulta, escuchan en el podcast o nos leen como en el caso de este blog. Desde nuestros conocimientos que deben ser rigurosos, actualizados y profundos.

Pero no sólo eso. Personalmente sólo confío en profesionales que se nota hablan también desde su propia experiencia personal. Que no temen mostrarse.

Y ello implica también claridad y honestidad con los procesos que nosotros mismos experimentamos 😉

Sanar el colon irritable

Lo primero es que tras este proceso que viví de autoconocimiento y de enfermedad me queda claro que este es un trastorno que implica tres niveles.

Quien piense que una enfermedad es simplemente una alteración química, se ha quedado en un paradigma antiguo, del siglo XX. Una enfermedad es una señal del cuerpo para nuestro cambio. Desde una psicología integradora el cambio va a venir desde áreas diferentes.

El cuerpo nos está gritando que hay un desequilibrio y que hemos de cambiar cosas.

Incluso un resfriado común es más que un virus que nos ha entrado. Sí, ese es el desencadenante, pero siempre hay un nivel emocional y espiritual.

En este proceso hubieron personas que me ayudaron  mucho. Mi médico de cabecera, quien al inicio me ayudó a controlar los síntomas,  Carlos Lacomba, de Saliment,  educador para la alimentación, la salud y el bienestar, quien me encauzó para superar el problema y tiempo después mi amiga y nutricionista Alba Nutriveda. También Mi ahora también amigo Roberto Jiménez Navas, de Santosha Valencia, con quien he descubierto el trabajo energético, kundalini yoga y muchas cosas más.

Vamos a ver los tres niveles de curación en el caso del SII.

La parte física

Indudablemente hay una parte física en el SII que debe de ser considerada. Es un trastorno relacionado con cómo digerimos los alimentos.

En este proceso, aprendí que hay ciertos hábitos, alimentos y combinaciones de alimentos que son más óptimos que otros. Esto hace inclinarse la balanza hacia encontrarse mejor o peor y es fundamental; al final del artículo expondré cómo fueron las soluciones correctas para mi.

Anota este otro concepto, peristaltismo. Este es el conjunto de movimientos de contracción del tubo digestivo, necesarios para que este funcione bien.

La parte emocional

Para mi, esta ha sido la parte fundamental.

2017 fue un año enormememente complicado a nivel emocional. El proyecto colectivo de Psicología en Positivo cambió y mis ex compañeras y yo decidimos seguir caminos diferentes, lo que dió pie a discusiones muy fuertes entre varias personas e incluso abogados.

Tuve que mudarme de forma imprevista y no deseada del piso donde residí muy a gusto cuatro años. No sólo eso, mi querido gato Gizmo falleció tras una larga enfermedad, muchos veterinarios y muchos hospitales. Sólo estuvo un año conmigo pero fue el primer animal que adopté. Si has perdido a un amigo animal ya sabes cómo es el proceso.

Todo llegó de golpe, casi al mismo tiempo y perdí diez kilos de peso. Para alguien que no es de complexión ancha, es mucho peso corporal. Me sentía mal, cansado y muy enfadado. Y me faltaba tanta energía que casi no podía andar por la calle.

Las emociones están implicadas en la homeostasis del cuerpo, que es el proceso de adaptación del organismo.

Es decir, cuando hay emociones intensas implicadas estan van a manifestarse de forma diferente. En mi caso fue con los síntomas del colon irritable.

Si nosotros estamos irritados, una parte de nuestro cuerpo (o varias) van a estar irritadas. Y ello nos está pidiendo que hagamos cambios, los cambios que necesitamos para resolverlo. Y con ello llegamos al apartado siguiente.

La parte espiritual

¿Qué sentido, significado y lugar ocupa aquello que me está sucediendo en un momento determinado de mi vida?

Ciertas situaciones nos están brindando la oportunidad de poder trabajar nuestras fortalezas personales tras esas pruebas de la vida.

A mi no encajaba ese trastorno. Desde luego no quería que pasara, y no quería aprender nada de ello. Pero… años después al volver la vista atrás me he dado cuenta de que era algo que me tenía que suceder.

Fue fuente de aprendizajes de búsqueda, de ir más allá de la psicología.

Es cómo un máster vital. Si superamos determinadas situaciones, si les damos un encaje y un sentido… ¿que no seremos capaces de superar?

Consejos prácticos para sanar el colon irritable

Vamos a hacer un resumen de cosas que a mi me han venido bien y que he podido recoger tanto del médico de cabecera, de la educación para la salud, de los libros así como de lo que he aprendido por mi mismo.

Como ves, todos estos consejos son muy prácticos y probablemente a ti también te hagan bien. En todo caso, prueba y adopta lo que te convenga y descarta lo que no.

Masticar bien

Empecemos por lo básico. Comer bien es clave para lograr una digestión completa que evite la sensación de llenura e hinchazón. La digestión empieza en la masticación, así que toma tu tiempo para que lo que ingieras sea completamente una papilla y que por tanto ponerte lo más fácil posible la digestión.

Veinte masticaciones por bocado, mezclando bien con la saliva.

Hidratación

Es fundamental el tomar bastante agua. Aumenta la ingesta de agua (de 1.5 a 2 litros diarios), sobre todo si predomina el estreñimiento. Este es un hábito de salud aconsejable para todo el mundo pero muy especialmente en este tipo de trastornos.

Si como a mi te cuesta beber, ten siempre una botellita contigo y bebe sorbos de vez en cuando. Infusiones, cafés y algún zumo casero también entraría aquí en beber.

Haz ejercicio aeróbico

Mantenerse activo es indispensable para la salud y en este caso el caminar, caminar rápido, o nadar son las actividades más recomendables. Todo lo que implica moverse, elige tu deporte. Ayuda de forma muy importante el peristaltismo.

Además, ayudas a que los movimientos del intestino sean más fluidos y si haces ejercicio en postura vertical estarás ayudando mucho a ello. Nota: no hagas siesta. Esto implica tumbarse y eso dificulta la digestión. Aprovecha para dar un paseo a la manzana de 15 minutos. Yo lo hago así todos los días.

Combinaciones de alimentos

Este es un punto clave. Excede el contenido de este artículo, por lo que te animo a que consultes a un profesional.

Evita alimentos procesados y aumente los ricos en proteínas, en todo caso (Nota: la proteína animal que viene de la carne cuesta más de digerir). Consume alimentos preferentemente como vegetales. Estos deben ser la base de tu aliemntación y que consumas una cantidad adecuada de fibra cada día.

No usar medicamentos a largo plazo

No estoy en contra del uso de medicamentos o suplementos. Tienen su función y su utilidad. Lo que pasa es que suele ser la primera opción, cuando debería ser la última y hacer cambios en nuestro estilo de vida antes.

Al principio si te ves desbordado pueden ser buena idea aquellos movimientos que te ayuden a realizar los movimientos intestinales. Pero a largo plazo pueden debilitar tus intestinos y crear dependencia. Lo mismo con los suplementos.

Comidas más frecuentes y menos abundantes

Muy importante, hacerlo así es preferible para no irritar el intestino. Seis comidas pequeñas al día en lugar de tres comidas grandes manteniendo un horario fijo para consumirlas. A mi me ha venido bien para hacer digestones menos pesadas pero prueba tu propio patron.

Reacción ante los síntomas

No es lo que te pasa. Es lo que haces con lo que te pasa.

Cada persona y su SII tiene un patrón diferente. Aquí lo importante es no desesperar y ello nos lleva directamente a los dos puntos siguientes.

Meditación

La meditación es la gran vía del cambio. Y de transformar tu salud. Este punto te sonará menos relativo a la meditación. pero la evidencia ya es muy alta a favor de que la mente infliuye directamente en la materia. Por ejemplo en lo que pasa en nuestro cuerpo.

Si nunca habías oído hablar de esto, entras en un mundo de conocimientos fascinante. Te voy a dejar estos materiales para que profundices. Hay personas que han curado enfermedades mucho más graves que el SII transformando la acción de su mente y la literatura científica las recoge.

De momento ves escuchando esto:

Sigue aumentando tu autoconocimiento

La sensación de estrés está relacionada con el síndrome de colon irritable al causar espasmos en el tracto gastrointestinal. En muchas webs te van a  decir que es aconsejable practicar técnicas de relajación como el yoga y la meditación.

Vamos a profundizar un poco en ello. Sí, claro que te va a ayudar. Aquí lo que te recomiendo es que prestes atención a tus emociones. No para controlaras, pero sí para gestionarlas mejor.

Elimina la palabra “enfermedad crónica”para sanar el colon irritable

Esta palabra debería estar prohibida. ¿Por qué? Porque nos situa sí o sí en el rol de paciente.

Es decir, en el que poco podemos hacer para sanar, más allá de aliviar los síntomas. Si consigues que en tu mente no se crónico no lo va a ser.

Cuidado, esto no implica ser ilusos. Los cambios pueden darse en meses o en años. Pero es plenamente posible.

Sigue adelante en tu curación

Este es un proceso que puedes seguir. Tienes las pautas necesarias para ello.

Sé que nuestro cuerpo y mente se resiste al cambio. No siempre es fácil y a mi me ha venido muy bien el pedir ayuda.

Y esto te lo dice un psicólogo sanitario con experiencia. En lo relativo a cambiar nosotros mismos, en ocasiones nos va a venir muy bien un primer impulso.

Si quieres que hablemos en persona de ello, estaré encantado de poder ayudarte. Escríbeme a contacta@antonimartinezpsicologo.com, respondo el 100% de correos que recibo 😉

¡Ah! Y para acabar te dejo una entrevista donde hablo de este tema a fondo. Emociones y trastornos digestivos:

 

 a

One Comment

  • Hola! Soy Antoni. He querido hacer una actualizacion de este articulo fruto de una pregunta en mi email. A dia de hoy estoy bien respecto al colon irritable. Estoy curado. Mi tendencia siempre fue hacia la hinchazon abdominal y el dolor. Esto quiere decir que a dia de hoy estoy libre de tooodo tipo de sintomas? A veces tengo y esto es un aviso de que debo mantener los buenos habitos. Mantener a raya el estres, comer bien y descansar mejor. Llenarme de energia desde primera hora de la mañana tomando algo el sol y estirandome. Se sale de esto, e insisto en la idea de que no es crónico!

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.